BUSCAR:
 Pagina principal | Nuevo testamento | Directorio de música | Mp3 | Links cristianos | Reflexiones | Estudios Bíblicos | Asociados
 Fondos de escritorio | Software | Gifs cristianos | Pasos de vida | Chat cristiano | Consejeria | Sermones en Mp3 |  

Volver al índice de estudios bíblicos


El Bautismo

El Bautismo tal y como se conoce en la Biblia y especialmente en el Nuevo Testamento, es un acto de Fe por medio del cual nosotros pasamos de ser pecadores a santificados en Cristo y que consiste en sumergir completamente el cuerpo del bautizado en agua, con la plena convicción de que esta siendo llevado a la muerte por sus pecados y luego resucitado a una nueva vida al momento de resurgir del agua para recibir el Espíritu Santo.

La primera parte del bautismo se llama "bautismo de agua" y es el que comenzó a practicar Juan el Bautista. Jesucristo tuvo este bautismo. Inmediatamente después de la sumersión en agua viene la resurrección y con ella el Espíritu Santo, llamándose así "bautismo en fuego" o en espíritu. Para llegar al bautismo se establece como condición previa lograr el arrepentimiento o sea haber alcanzado un giro en sus hábitos de vida volviendo la espalda al pecado para comenzar una nueva vida ya no en satisfacción de la carne sino del espíritu. Juan Bautista explica la existencia de ambos bautismos en Mateo 3:11
Mateo 311 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego

Cuando se comenzó esta practica en Israel en tiempos de Jesucristo se hacia en las aguas del Río Jordán. La primera cita del bautismo la encontramos en el Libro de Mateo que relata a Juan Bautista bautizando al pueblo en el Jordán a la vez invitándoles a declarar sus pecados Mateo 3:6 "y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados."

El pueblo judío en una forma general aceptaba la predica de Juan el Bautista y se sometía al bautismo. Lo hacían todos, aun aquellos religiosos extremistas como los fariseos y los saduceos, quienes exigían exageradamente el cumplimiento de la religión al pie de la letra pero que no estaban en condiciones de seguir a Jesús. Juan se incomodaba con la presencia de ellos y en alguna forma los insulto diciéndoles: Mateo 3:7: !Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? También los contrarios de Juan venían a bautizarse en el rio. Lucas 3:12 Vinieron también unos publicanos para ser bautizados,


Juan era muy sincero al aclarar al pueblo que el bautismo que el practicaba solamente era de agua para el limpiamiento (arrepentimiento) de los pecados pero que el verdadero bautismo lo daría el Señor Jesucristo y era con el Espíritu Santo y fuego. Mateo 3:11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Juan establecía así la gran diferencia de lo real del bautismo (espiritual) comparado con el suyo que era solamente de agua. En algunas iglesias aun se practica solamente el bautismo de Juan pues no llevan el elemento importante del arrepentimiento para recibir el Espíritu Santo. Sin arrepentimiento no hay abandono de pecados y por lo tanto el bautismo no es de muerte sino un simple baño de agua. El verdadero bautismo logra que la persona cambie su manera de vivir y que pase del pecado a la santidad.

Jesús quiso participar de este acto por medio del cual el pueblo se limpiaba de sus pecados y El también pidió ser bautizado aun cuando El no tenia nada de que arrepentirse. Mateo 3:13 Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. No obstante que Juan rechazaba tal idea por considerar que Jesús estaba libre de pecados. Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús fue bautizado para que el pueblo tuviera un ejemplo y una secuencia de lo que habría de venir después. Mateo 3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Mateo 11:1 Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos.

Dos Bautismos

Jesús dejaba entrever a los discípulos la existencia de dos bautismos, uno era de agua para arrepentimiento (para limpiar los pecados) y el otro era con fuego en el Espíritu Santo para quitar los pecados del creyente, el primero era considerado bautismo de los hombres y el segundo bautismo del cielo. Jesús les pregunto: Mateo 21:25 El bautismo de Juan, ¿de dónde era? ¿Del cielo, o de los hombres? Y Juan les aclaraba Marcos 1:8 Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él (Jesucristo) os bautizará con Espíritu Santo.
Jesús trataba de que ellos comprendieran que el bautismo del cielo era lo importante y les decía: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Lucas 12:50 De un bautismo tengo que ser bautizado; y !cómo me angustio hasta que se cumpla! JESUS les estaba hablando de su muerte la cual él consideraba una especie de bautismo también y les adelantaba que no solo El sino todos recibiríamos tal bautismo Mateo 20:23 El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados;

El Bautismo es una especie de vestidura o manto protector.

Los Israelitas mientras vagaban en el desierto iban protegidos por una nube que los guiaba en su camino a la Tierra Prometida, esta protección como un manto de seguridad los cubría a todos y por eso dice la Biblia en 1 Corintios 10:2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, el mar también los protegió al abrirse para que todos pasaran cuando eran perseguidos por los soldados de Faraón. Gálatas 3:27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Podemos ver claramente la concepción de Jesús acerca del bautismo, es algo así como un baño de orden divino del cual quedamos vestidos. Es un cambio de vestidura, habiendo estado vestidos del pecado, el agua nos limpia y habiendo pasado por el arrepentimiento, el espíritu nos viste con "vestiduras blancas".

Los discípulos obedecieron la orden de Jesús.

Jesús ordenó a sus discípulos que fueran a bautizar a todo el mundo: Mateo 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; Y Todos pasaron a ser bautizados. Lucas 3:21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; ... No todos recibían el bautismo en el Espíritu Santo, mas lo hacían con agua solamente. Lucas 7:29 Y todo el pueblo y los publicanos, cuando lo oyeron, justificaron a Dios, bautizándose con el bautismo de Juan.

El bautismo es parte del proceso de la salvación y es un acto de Fe, es una manera de mostrar públicamente que creemos a Dios y a su Palabra y que estamos dispuestos a abandonar la vida del pecado y proceder al arrepentimiento. Marcos 16:16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.

Aquellos que se consideraban justos y que más sabían de Dios fueron los que desobedecieron esta orden y no fueron bautizados lo cual incluye que tampoco se arrepintieron. Lucas 7:30 Mas los fariseos y los intérpretes de la ley desecharon los designios de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan.

Dios le reveló a Juan como debería iniciar el bautismo en agua y quien lo haría en el Espíritu Santo. El Cielo se abriría y el Reino de Dios se acercaría a los que se bautizaran. Juan refiriéndose a Jesús dijo: Juan 1:33 Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.

El bautismo es una forma de morir y de resucitar a la vez.

El bautismo es el fin de la vida en la carne, de la vida del pecado. El bautismo es la oportunidad de seguir viviendo después de la muerte carnal, es el comienzo de una nueva vida en el Espíritu. El Apóstol Pablo dice en su carta a los Romanos: Romanos 6:3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Y agrega: Romanos 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Y en otra carta dice: Colosenses 2:12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

Al ser bautizados nos volvemos miembros del Cuerpo de Cristo o sea de la Iglesia.

Una vez bautizados, comenzamos una nueva vida, somos renovados y somos constituidos como miembros del Cuerpo de Cristo o "iglesia", enlazados unos con otros en los lazos de su amor y unidos individualmente a Cristo como cabeza de la iglesia. El Apóstol Pablo dice en su carta a Corintios: 1 Corintios 12:13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Efesios 4:5 un Señor, una fe, un bautismo,

El bautismo nos hace morir en la carne pero aun así seguimos pecando.

No obstante que con el bautismo le hemos dado la espalda al pecado y hemos sido lavados de las impurezas, seguimos viviendo en la carne y por lo tanto propensos a pecar. El Apóstol Pedro nos dice en 1 Pedro 3:21 El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo,

Con el bautismo todo es hecho de nuevo, pasamos a "estar" en Cristo.

Al ser bautizados en Cristo, nos volvemos nuevas criaturas. La Biblia nos dice en: 2 Corintios 5 17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Lo cual nos aclara que hemos sido cambiados por el poder de Dios quien lleno de misericordia y de amor a nosotros quiere tenernos en su reino como Hijos suyos.

Mensaje de Victor Castro Chinchilla. Noviembre 2002.



Volver al índice de estudios bíblicos

Principal | Biblia | Música | Mp3 | Links | reflexiones | Estudios | asociados | pasos| Gifs | Fondos | Chat | Consejeria | Sermones
Ponte en contacto con nosotros Copyright ©2002 - 2013 ungidos.com (Todos los derechos reservados) Política de privacidad