BUSCAR:
 Pagina principal | Nuevo testamento | Directorio de música | Mp3 | Links cristianos | Reflexiones | Estudios Bíblicos | Asociados
 Fondos de escritorio | Software | Gifs cristianos | Pasos de vida | Chat cristiano | Consejeria | Sermones en Mp3 |  

Volver al índice de estudios bíblicos


El reino de Dios en contraposición al reino de este mundo, es la condición óptima en la cual el ser humano puede habitar disfrutando de toda clase de bendición espiritual y bajo la protección efectiva de Dios. Si nosotros encontramos en reino de Dios, en donde El es el Rey por supuesto, entonces tenemos todas las cosas que deseamos. Mateo 6:33
"Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas."

El reino de los cielos es una condición espiritual en el hombre, pero el reino de Dios es nuestra relación con Dios en base a la fe. Entiendase "reino" como el dominio, ejemplo: el reino de este mundo, el reino de los cielos, el reino de Dios. Primero es el reino de los cielos y después es el reino de Dios. No podemos entrar al reino de Dios sin estar en el reino de los cielos. El mundo es equivalente al atrio en el tabernáculo o templo, el reino celestial es el lugar santo y el reino de Dios es el lugar santísimo. Anteriormente existía un manto de separación entre el lugar santo y el lugar santísimo, hoy en día, por medio de la muerte de Jesucristo, esa división ya no existe y todos estamos llamados a entrar al cielo de Dios. Pasar del atrio al lugar santo solo es por medio de la puerta que es Jesús. La muralla de separación entre el mundo y el cielo siempre existe pero ahora hay una puerta de entrada abierta la cual es Jesucristo quien nos invita a entrar y disfrutar de las !
maravillosas riquezas del Señor. Al entrar al cielo debemos ir vestidos de Cristo (haber sido bautizados en su nombre) y haber dejado atrás las vestiduras carnales del hombre viejo. Juan 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo;

Un arrepentimiento previo, creer en el Evangelio y ser bautizado.
Marcos 1:15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio. Este arrepentimiento es a consecuencia de haberse saciado del pecado, de estar cansado y cargado de las cosas de este mundo, de estar herido a causa de las inclemencias que representan mantenerse en el mundo de pecado, de haber reconocido el erróneo camino que seguíamos y considerar que allá al otro lado, a la inversa, esta el reino de Dios esperándonos y en donde habrá fiesta por nuestro arrepentimiento. Esto es haber creído en el Evangelio, o seas las buenas nuevas de salvación. Marcos 16:16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.

Un apóstol fue el primero en entrar al reino de los cielos
Pedro recibió las instrucciones y el permiso de "abrir" el reino de los cielos, así que él fue el primero en ingresar. (Ver Mateo 16:19) "Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos" dándole a entender que su vida en nada va a cambiar, lo que haga en su vida terrenal será hecho en su vida espiritual o celestial y viceversa, no hay separación, es una misma vida, una misma relación, esta unido lo carnal con lo espiritual. Esta en Cristo.

La mejor manera de comprobar si estamos en el reino de Dios es echando fuera demonios
En el reino de Dios no hay cabida a los demonios, no hay lugar al pecado ni a Satanás. Mateo 12:28 "Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios." Mantengase usted en el reino echando constantemente demonios ya sea de su cuerpo o de otras personas. Lucas 11:20 "Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros."


Invoque el nombre del Señor y persevere y será salvo
Cubrase usted con el nombre de Jesús en todo momento, aprenda a invocar su nombre en toda ocasión y en todo lugar. Mateo 10:22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
Hechos 2:21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

El problema de las riquezas
La permanencia nuestra en el reino de Dios es en base espiritual únicamente y por eso no podemos entrar si las riquezas nos estorban Mateo 19:24 "Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios." No es que los ricos no puedan ingresar, es el estorbo que mantienen apegados a sus riquezas el que les impide entrar. Jesus calificaba de difícil, no imposible pero si difícil para los ricos entrar al reino Marcos 1023 Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! 24 Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, !!cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! Y es que las riquezas vuelven duro el corazón de los hombres. Por eso Jesús decía que el reino de Dios era para los pobres, no dijo para los que no tienen sino para los que no están confiand!
o en las riquezas. Lucas 6:20 Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.


Creer es mas importante que sentirse libre de pecados
Jesús refiriéndose a que los publícanos y las rameras si creyeron en la predica de Juan y no así los fariseos y los escribas les aclara lo siguiente: Mateo 21:31 "Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publícanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios." Es pues importante el creer en la Palabra de Dios.

Perderemos el privilegio de estar en el reino de Dios si no damos frutos
No podemos disfrutar del reino a larga distancia ni heredar lo que es de El. Las riquezas del reino estan reservadas para los que moran en el reino y no para los extraños. Mateo 21:43 "Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él."

Los misterios del reino solo deben conocerlos los que creen Marcos 4:11Y les dijo: A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas; Marcos 4:30 Decía también: ¿A qué haremos semejante el reino de Dios, o con qué parábola lo compararemos?

Para estar en el reino de Dios se necesita tener fe y creer en su Palabra

Marcos 4:26 Decía además: Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; Al igual que una semilla en la tierra comienza a germinar y a formar un tallo que luego crece y llega a dar fruto, así es la palabra en el corazón de un creyente con fe que sin darse cuenta esa palabra crece, se fortalece y da fruto.

El reino de Dios es lugar santísimo, no hay cabida para la contaminación ni la inmundicia, ningún miembro del cuerpo de Cristo y ningún miembro de nuestro cuerpo humano pueden entrar en el.
Marcos 9:47 Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno.9 43 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, 44 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 45 Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado, 46 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. 47 Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno,

Nuestra actitud tiene que sor totalmente infantil para entrar al reino
Marcos 10:14 Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. Tomemos el termino niño no como un menor de edad sino a las personas actuando como si fueran niños, con un corazón inocente, libres de perjuicios y de temores, libres de soberbia y de odio, confiando y dependiendo siempre de un padre (celestial)
Marcos 10:15 De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.[: Mr. 14.58; Jn. 2.19. ]

Cumpliendo los mandamientos de Dios que se resumen en dos: Amaras a Dios sobre todas las cosas y amaras a tu prójimo como a ti mismo, se esta cerca del reino de Dios.
Marcos 12:34 No estás lejos del reino de Dios.

Dos cosas encomendó Jesús a los discípulos
Lucas 9:2 Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos. Lucas 9:11Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados. Lucas 10:9
y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.

No nos ocupemos de cosas materiales que no tienen importancia y que han pasado
Lucas 9:60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios.
Lucas 9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.
Lucas 10:11 Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero esto sabed, que el reino de Dios se ha acercado a vosotros.
A que es semejante y con que lo podemos comparar?
Lucas 13:18 Y dijo: ¿A qué es semejante el reino de Dios, y con qué lo compararé?
Lucas 13:20
Y volvió a decir: ¿A qué compararé el reino de Dios?

No perdamos la oportunidad de entrar, después será ya tarde
Lucas 13:28 Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos. Lucas 13:29 Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Lucas 14:15 Oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios.
La sombra en el Judaísmo
Todo lo que hemos visto y oido en el pasado termino con la predica y el bautismo de Juan, lo demas es cosa nueva Lucas 16:16 La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.
Cuando vendrá el Reino de Dios?
Muchos predcadores y escritores de temas biblicos han insistido en que el Reino de Dios es cuando Jesús venga por segunda vez y en esa forma han quitado el gozo de las gentes de entrar y disfrutar del reino de Dios, pero Jesús al ser interrogado con ese tema les dijo lo siguiente: Lucas 17:20 Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.
Conociendo sus misterios
No os preocupéis por vuestras pertenencias, luego las tendrás y mejores Lucas 1828 Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido. 29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, 30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna.
Como nos damos cuenta que esta cerca?
Cuando la palaba de Dios sembrada en tu corazon comienza a dar frutos, es que el reino de Dios esta cerca. Lucas 21:31
Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

Es necesario nacer de nuevo
No es en nuestra vida carnal que veremos el reino de Dios sino en nuestra vida espiritual, se hace necesario que volvamos a nacer pero esta vez como Hijos de Dios. Juan 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Este nuevo nacimiento es por medio de hacer morir nuestra vida en la carne por medio del bautismo (agua y Espiritu) Juan 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

Predicando el Reino de Dios

Al igual que Felipe nosotros estamos llamados a predicar el Evangelio del Reino de Dios Hechos 8:12
Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. Hechos 19:8 Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios.


Con animo sabiendo que vamos a pasar por muchas tribulaciones
Hechos 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Hechos 28:23 Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas. Hechos 28:31 predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.

El Reino de Dios no es cosa de fiestas, sino gozo, paz y sobre todo Poder
Romanos 14:17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.
1 Corintios 4:20 Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

Advertencia

No esteis tan confiados, las cosas de Dios son santas, por lo tanto hay ciertas condiciones que debemos observar.

1 Corintios 68 Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos.9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Siempre hay una oportunidad en Cristo, veamos este otro aviso: 11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. 1 Corintios 15:50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. El libro de Galatas nos amplia este aviso: Manifiestas son las obras de la carne: 519 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemista!
des, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.


Mensaje de Victor Castro Chinchilla. Enero 2003



Volver al índice de estudios bíblicos

Principal | Biblia | Música | Mp3 | Links | reflexiones | Estudios | asociados | pasos| Gifs | Fondos | Chat | Consejeria | Sermones
Ponte en contacto con nosotros Copyright ©2002 - 2013 ungidos.com (Todos los derechos reservados) Política de privacidad