BUSCAR:
 Pagina principal | Nuevo testamento | Directorio de música | Mp3 | Links cristianos | Reflexiones | Estudios Bíblicos | Asociados
 Fondos de escritorio | Software | Gifs cristianos | Pasos de vida | Chat cristiano | Consejeria | Sermones en Mp3 |  

Volver al índice de estudios bíblicos


Por Juan C. Castro A.

Tema : El contenido de la adoración.
Texto : Varios.
Propósito : Dar a conocer los elementos que contiene la adoración cristiana, y mostrar la importancia que cada uno encierra en la vida del creyente.
Introducción : La adoración es una expresión de amor para con Dios. Es la externalización de todas las emociones y compromisos del creyente. La adoración es tanto personal como colectiva, y está sujeta a la enseñanza neotestamentaria. Contiene en sí elementos que son indispensables para que la expresión de nuestro ser interno se convierta en una genuina adoración. Para entender la adoración del N.T. es necesario comprender la adoración del A.T.
Proposición : La adoración judía contenía seis elementos que la caracterizaban. Sólo uno de ellos fue excluido en la adoración neotestamentaria.
O.T. : Conozcamos cuatro elementos que caracterizan la adoración cristiana.

I. UN GOZO EXUBERANTE
A. 1. El gozo es la respuesta del creyente a la comunión con Dios y a las bendiciones recibidas de su parte.Mi corazón está dispuesto, oh Dios; Cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria. Despiértate, salterio y arpa; Despertaré al alba. Te alabaré, oh Jehová, entre los pueblos; A ti cantaré salmos entre las naciones. Porque más grande que los cielos es tu misericordia, Y hasta los cielos tu verdad. Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios, Y sobre toda la tierra sea enaltecida tu gloria. (Salmos 108:1-5)2. Es una expresión por la naturaleza de Dios.Bendice, alma mía, a Jehová. Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido; Te has vestido de gloria y de magnificencia. (Salmos 104:1)3. Es un medio para testificar a los no creyentes.Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían (Hechos 16:25)Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros Pensamientos en Cristo Jesús.
B. La vida de cada creyente debe estar pintada de este gozo exuberante que Dios nos provee.
C. Su comunión, presencia y bendición siempre son agradables y benéficas. Por tanto, cualquiera sea nuestra condición, el gozo que cada uno experimenta no debe ser empañado por situación alguna, por difícil que esta nos parezca.

II. UNA ALABANZA CONTINUA
A. 1. En el A.T. se invita a todos los seres creados a alabar a Dios:Alabad a Jehová desde los cielos; Alabadle en las alturas. Alabadle, vosotros todos sus ángeles; Alabadle, vosotros todos sus ejércitos. Alabadle, sol y luna; Alabadle, vosotras todas, lucientes estrellas. Alabadle, cielos de los cielos, Y las aguas que están sobre los cielos. Alaben el nombre de Jehová; Porque él mandó, y fueron creados. Los hizo ser eternamente y para siempre; Les puso ley que no será quebrantada. Alabad a Jehová desde la tierra, Los monstruos marinos y todos los abismos; El fuego y el granizo, la nieve y el vapor, El viento de tempestad que ejecuta su palabra; Los montes y todos los collados, El árbol de fruto y todos los cedros; La bestia y todo animal, Reptiles y volátiles; Los reyes de la tierra y todos los pueblos, Los príncipes y todos los jueces de la tierra; Los jóvenes y también las doncellas, Los ancianos y los niños. Alaben el nombre de Jehová, Porque sólo su nombre es enaltecido.

Su gloria es sobre tierra y cielos. Él ha exaltado el poderío de su pueblo; Alábenle todos sus santos, los hijos de Israel, El pueblo a él cercano. Aleluya. (Sal. 148:1-14).2. Dios es digno ser exaltado por su fidelidad.Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia... Y se acordaba de su pacto con ellos, Y se arrepentía conforme a la muchedumbre de sus misericordias. Hizo asimismo que tuviesen de ellos misericordia todos los que los tenían cautivos. Sálvanos, Jehová Dios nuestro, Y recógenos de entre las naciones, Para que alabemos tu santo nombre, Para que nos gloriemos en tus alabanzas. Bendito Jehová Dios de Israel, Desde la eternidad y hasta la eternidad; Y diga todo el pueblo, Amén. Aleluya. (106:1, 45-48)3. En el N.T. también encontramos esta nota en la adoración cristiana:Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén. (Lucas 24:52, 53)Cantab
an un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. (Apoc. 5:9, 10)
B. La alabanza es una de las expresiones más características del pueblo de Dios. Ella conlleva gratitud, gozo y esperanza.
C. Cada uno de nosotros debe sumarse a los salmistas y exclamar: ¡Tu alabanza estará de continuo en mi boca!

III. CONSTANTES ACCIONES DE GRACIA
A. 1. Los santos del A.T. sabían dos cosas: como pedir y como agradecer:2. Clamaban a Dios en su agonía con la seguridad que Dios respondería y daban su agradecimiento, aun antes de ser liberados:Sálvame, oh Dios, Porque las aguas han entrado hasta el alma. Estoy hundido en cieno profundo, donde no puedo hacer pie; He venido a abismos de aguas, y la corriente me ha anegado. Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido; Han desfallecido mis ojos esperando a mi Dios.3. El apóstol Pablo enseña este principio en su carta a los filipenses:Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
B. El creyente debe presentar acciones de gracias a Dios por cada una de sus acciones en favor nuestro, especialmente por habernos liberado de la muerte y el poder del pecado.
C. Cada uno de nosotros debe presentar delante de Dios acciones de gracias. Siendo la mayor aquella que guarda relación con el mayor obsequio que él nos podía ofrecer: su Hijo amado en quien se complace. ¡Gracias a Dios por su don inefable! (2 Cor. 9:15).

IV. EL LAMENTO DE NUESTRO CORAZÓN
A. 1. La vida no siempre esta revestida de gozo. Muchas veces su ropaje es la aflicción, la congoja y el dolor.2. Esta condición debe ser puesta delante de Dios. él es el único que nos puede ayudar:Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. (Salmos 51:1)3. La enfermedad y la muerte son dos situaciones de difícil consuelo, pero Dios siempre sabe como actuar ante ellas:Oye, oh Dios, mi clamor; A mi oración atiende. Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare. Llévame a la roca que es más alta que yo, Porque tú has sido mi refugio, Y torre fuerte delante del enemigo.4. Nuestros enemigos y el abandono son motivos para lamentar delante de Dios:Jehová Dios mío, en ti he confiado; Sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame, No sea que desgarren mi alma cual león, Y me destrocen sin que haya quien me libre. (Salmos 7:1,2)¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta c
uándo esconderás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, Con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí? (Salmos 13:1,2)
B. Una relación con Dios que no permita expresar nuestros mayores pesares, sería muy pobre. Gracias a Dios que su corazón está siempre abierto al nuestro.
C. Por ello, cada uno de nosotros, no debe sentir temor de entregar a nuestro Señor cada una de nuestras aflicciones, pues, "bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados" (Mateo 5:4)

Conclusión : Estos elementos deben estar presentes en nuestra adoración, pues cada uno de ellos forma parte integral de nuestra vida. Si uno falta, una parte de nosotros queda sin ser ministrada por Dios como respuesta a nuestra adoración. Entreguemos a Dios nuestro gozo, alabanza, acción de gracias y pesares. Él sabrá que hacer con cada uno de ellos.



Volver al índice de estudios bíblicos

Principal | Biblia | Música | Mp3 | Links | reflexiones | Estudios | asociados | pasos| Gifs | Fondos | Chat | Consejeria | Sermones
Ponte en contacto con nosotros Copyright ©2002 - 2013 ungidos.com (Todos los derechos reservados) Política de privacidad