El fin de los tiempos

Es necesario tocar este punto de gran importancia en la vida de todo CRISTIANO, ya que Jesús vence a la muerte RESUCITANDO al tercer día de ser crucificado, prometiéndonos que si CREEMOS EN ÉL, NOS RESUCITARÁ EL ÚLTIMO DÍA, POR SU INTERMEDIO. Es necesario afirmar que lo que viviremos muy próximamente, es la posibilidad de acceder a la llamada PRIMERA RESURRECCIÓN, que es el permiso del PADRE CELESTIAL de entrar a los 1000 años de SU REINO.

Veamos que nos enseña el texto Bíblico sobre la Resurrección:
“Porque habiendo venido por UN HOMBRE LA MUERTE, TAMBIÉN POR UN HOMBRE VIENE LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS.

Pues del mismo modo que por ADÁN mueren todos, así también TODOS REVIVIRÁN EN CRISTO. Pero cada cual en SU RANGO: CRISTO como primicia; luego LOS DE CRISTO EN SU VENIDA. Luego, EL FIN, cuando entrege a DIOS PADRE EL REINO, después de haber DESTRUÍDO TODO PRINCIPADO, DOMINACIÓN Y POTESTAD.

Porque él debe reinar hasta que PONGA TODOS SUS ENEMIGOS BAJO SUS PIES. El último enemigo a ser destruído será LA MUERTE.”

(1 Co 15 21-26)
Aquí el Apóstol Pablo dice que hay un ÚNICO CAMINO, el cual podemos transitar y VENCER A LA MUERTE: A TRAVÉS DE JESÚS, según el orden indicado y luego de la segunda venida de Jesús por los cielos. Continúa Pablo profundizando sobre EL MODO DE LA RESURRECCIÓN:

“Pero dirán algunos: ¿CÓMO RESUCITAN LOS MUERTOS? ¿CON QUE CUERPO VUELVEN A LA VIDA? ¡Necio! Lo que tú siembras, NO RECOBRA VIDA SI NO MUERE. Y lo que tú siembras NO ES EL CUERPO QUE VA A BROTAR, sino un simple GRANO, de trigo por ejemplo o de alguna otra planta. Y Dios LE DA UN CUERPO A SU VOLUNTAD: A CADA SEMILLA SU CUERPO. No toda carne ES IGUAL, sino que UNA ES LA CARNE DE LOS HOMBRES, otra la de los ANIMALES, otra la de las AVES, otra la de los PECES.

Hay CUERPOS CELESTES y CUERPOS TERRESTRES; pero uno es el RESPLANDOR de los CUERPOS CELESTES y otro el de los CUERPOS TERRESTRES. Uno es el el RESPLANDOR DEL SOL, otro el de la LUNA, otro el de las ESTRELLAS. Y una ESTRELLA difiere de otra en RESPLANDOR. Así también en la RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS: se siembra CORRUPCIÓN, RESUCITA INCORRUPCIÓN; se siembra VILEZA, resucita GLORIA; se siembra DEBILIDAD, RESUCITA FORTALEZA; se siembra un CUERPO ANIMAL, RESUCITA UN CUERPO ESPIRITUAL. Pues si hay un CUERPO ANIMAL, hay también un CUERPO ESPIRITUAL.”

(1 Co 15 35-44)
El cuerpo de resurrección NO ES CARNAL. No solo que no lo es, sino que el CARNAL DEBE SER DEJADO, PARA SER DADO EL ESPIRITUAL. Esto es fundamental, porque los 1000 años no serán como algunos suponen ” con el entorno de hoy, pero sin gente mala “. El entorno será TOTALMENTE TRANSFORMADO Y NUESTRO CUERPO TAMBIÉN. Es otra escuela, otro entorno, otro cuerpo, otra dimensión. ¿TIENE DUDAS? Pues, volvamos a LA FUENTE ORIGINAL:

“El primer hombre, salido de la tierra ES TERRESTRE; el segundo, VIENE DEL CIELO. Como el HOMBRE TERRESTRE, ASÍ SON LOS HOMBRES TERRESTRES; COMO EL CELESTE, ASÍ SERÁN LOS CELESTES. Y del mismo modo que hemos llevado la imagen del HOMBRE TERRESTRE, llevaremos también la imagen del CELESTE. Os digo esto, hermanos: LA CARNE Y LA SANGRE NO PUEDEN HEREDAR EL REINO DE DIOS, ni la CORRUPCIÓN HEREDAR LA INCORRUPCIÓN. ¡Mirad! Os revelo un misterio: NO MORIREMOS TODOS MAS TODOS SEREMOS TRANSFORMADOS. EN UN INSTANTE, EN UN PESTAÑAR DE OJOS, AL TOQUE DE LA TROMPETA FINAL, PUES SONARÁ LA TROMPETA, LOS MUERTOS RESUCITARÁN INCORRUPTIBLES Y NOSOTROS SEREMOS TRANSFORMADOS.

En efecto, es necesario que este ser CORRUPTIBLE se revista de INCORRUPTIBILIDAD; y que este ser mortal se revista de INMORTALIDAD. Y cuando este ser CORRUPTIBLE se revista de INCORRUPTIBILIDAD y este ser MORTAL se revista de INMORTALIDAD, entonces SE CUMPLIRÁ lo que está escrito:
LA MUERTE HA SIDO DEVORADA POR LA VICTORIA. ¿DÓNDE ESTÁ, OH MUERTE, TU VICTORIA? ¿DÓNDE ESTÁ, OH MUERTE, TU AGUIJÓN?
(1 Co 15 47-55)

La ilusión de la muerte nacida del PECADO, es lo que NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, nos pide trascender.Y para ello debemos ESFORZARNOS, para entender la enseñanza y por la fe de Jesús, recibir la comprensión del ESPÍRITU SANTO, el SOPLO DE DIOS que nos permitirá convertirnos en sus HIJOS, y así tener acceso a la BUENA NUEVA DEL REINO DE DIOS, que son los 1000 años prometidos, para poder continuar el aprendizaje en la nueva escuela. ¿Qué nos dice el mismísimo Jesús, acerca de la resurrección? Estas son sus propias palabras:

“Aquél día se le acercaron unos saduceos, esos que NIEGAN QUE HAYA RESURRECCIÓN, y le preguntaron: ‘Maestro, Moisés dijo: Si alguien muere sin tener hijos, su hermano se casará con la mujer de aquél para dar DESCENDENCIA a su hermano. Ahora bien, había entre nosotros siete hermanos. El primero se casó y murió; y, no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano. Sucedió lo mismo con el segundo, y con el tercero hasta los siete.

Después de todos murió la mujer. En la RESURRECCIÓN, pues ¿DE CUÁL DE LOS SIETE SERÁ MUJER? Porque todos la tuvieron.´ Jesús les respondió: ‘ESTÁIS EN UN ERROR, POR NO ENTENDER LAS ESCRITURAS NI EL PODER DE DIOS. Pues en la RESURRECCIÓN, NI ELLOS TOMARÁN MUJER NI ELLAS MARIDO, SINO QUE SERÁN COMO ÁNGELES EN EL CIELO. Y en cuanto a la RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS, ¿NO HABÉIS LEÍDO LO DICHO POR DIOS: Yo soy el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? NO ES UN DIOS DE MUERTE, SINO DE VIVOS.’ Al oir esto la gente se maravillaba de su doctrina.”
(Mt 22 23-33)

Lo que no hace mas que confirmar lo dicho por Pablo: EL CUERPO RESUCITADO NO ES DE CARNE; NO HAY UNIÓN SEXUADA.

Otra referencia muy clarificadora es el siguiente pasaje bíblico que habla sobre “Los muertos y los vivos en la venida del Señor”:

“Hermanos, no queremos que estéis en la IGNORANCIA respecto de los muertos, para que no os entristezcáis como los demás, que NO TIENEN ESPERANZA. Porque si creemos que Jesús murió y que RESUCITÓ, de la misma manera DIOS LLEVARÁ CONSIGO A LOS QUE MURIERON EN JESÚS. Os decimos esto como palabra del Señor:

NOSOTROS, LOS QUE VIVAMOS, LOS QUE QUEDEMOS HASTA LA VENIDA DEL SEÑOR NO NOS ADELANTAREMOS A LOS QUE MURIERON. EL MISMO SEÑOR BAJARÁ DEL CIELO CON CLAMOR, EN VOZ DE ARCÁNGEL Y TROMPETA DE DIOS, Y LOS QUE MURIERON EN CRISTO RESUCITARÁN EN PRIMER LUGAR. DESPUÉS NOSOTROS, LOS QUE VIVAMOS, LOS QUE QUEDEMOS, SEREMOS ARREBATADOS EN NUBES, JUNTO A ELLOS, AL ENCUENTRO DEL SEÑOR EN LOS AIRES. Y así estaremos SIEMPRE CON EL SEÑOR. Consolaos, pues, mutuamente con estas palabras.”

(1 Ts 4 13-17)
La resurrecciòn es para los seres que logran el ESTADO CONCIENTE POR FE. Unos han MUERTO, al cuerpo de experimentaciòn, pero estàn VIVOS y en ESPERA ESPIRITUAL; otros estàn en CONCIENCIA y por lo tanto VIVOS, y con cuerpo de carne.
Veamos ahora otro pasaje extraordinario en el que Jesús responde interrogantes a un fariseo llamado Nicodemo, acerca de como se gesta el NACIMIENTO CARNAL, Y COMO EL ESPIRITUAL:

“Había entre los fariseos, un hombre llamado Nicodemo, magistrado judío. Fue este a Jesús de noche y le dijo: ‘Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar los signos que tú realizas si Dios no está con él.? Jesús le respondió: ‘En verdad, en verdad te digo:

EL QUE NO NAZCA DE NUEVO NO PUEDE VER EL REINO DE DIOS.’

Dícele Nicodemo: ‘¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo? ¿Puede entrar otra vez en el seno de su madre y nacer?’ Respondió Jesús: ‘En verdad, en verdad te digo: El que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo nacido de carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu. No te asombres de que te haya dicho: Tenéis que nacer de nuevo. EL VIENTO SOPLA DONDE QUIERE, Y OYES SU VOZ, PERO NO SABES DE DÓNDE VIENE NI A DÓNDE VA. Así es todo lo que nace del Espíritu.’ Respondió Nicodemo:

‘¿Cómo puede ser eso?’ Jesús le respondió: ‘Tu eres maestro en Israel y ¿no sabes estas cosas? En verdad, en verdad te digo: NOSOTROS HABLAMOS DE LO QUE SABEMOS Y DAMOS TESTIMONIO DE LO QUE HEMOS VISTO, PERO VOSOTROS NO ACEPTÁIS NUESTRO TESTIMONIO. SI AL DECIROS COSAS DE LA TIERRA, NO CREÉIS, ¿ CÓMO VAIS A CREER SI OS DIGO COSAS DEL CIELO ? NADIE HA SUBIDO AL CIELO SINO EL QUE BAJÓ DEL CIELO, EL HIJO DEL HOMBRE. Y como Moisés elevó la serpiente en el desierto, así TIENE QUE SER ELEVADO EL HIJO DEL HOMBRE, para que todo EL QUE CREA TENGA EN ÉL LA VIDA ETERNA. Porque tanto amó Dios al mundo, que dió a su HIJO UNIGÉNITO, para que todo el que CREA EN ÉL NO PEREZCA, sino que tenga VIDA ETERNA.

(Jn 3 1-16)
Es decir, el ESPÍRITU SANTO ES SOPLADO POR DIOS PADRE sobre nosotros (si estamos en conciencia), y de Su Espíritu (con mayúscula), nace el espíritu (con minúscula), y ya no es solamente carne. Entonces, está pronto para ser HIJO DE DIOS. Por último leamos el pasaje de Apocalipsis de San Juan que nos muestra como será la entrada a los 1000 años:

“Luego vi un ángel que bajaba del cielo y tenía en su mano la llave del ABISMO Y UNA GRAN CADENA. Dominó al DRAGÓN, la SERPIENTE ANTIGUA (que es el DIABLO y SATANÁS) y lo ENCADENÓ POR 1000 años. Le arrojó al ABISMO, lo ENCERRÓ y puso encima LOS SELLOS, para que no seduzca más a las naciones hasta que se cumplan los 1000 años. Después tiene que SER SOLTADO por poco tiempo.

Luego vi unos TRONOS, y se sentaron en ellos, y se les dió el PODER DE JUZGAR; vi también las ALMAS DE LOS QUE FUERON DECAPITADOS POR EL TESTIMONIO DE JESÚS Y LA PALABRA DE DIOS, y a todos los que NO ADORARON A LA BESTIA NI A SU IMAGEN, Y NO ACEPTARON LA MARCA EN SU FRENTE O EN SU MANO; REVIVIERON Y REINARON CON CRISTO 1000 AÑOS. LOS DEMÁS MUERTOS, NO REVIVIERON HASTA QUE SE ACABARON LOS 1000 AÑOS. ES LA PRIMERA RESURRECCIÓN DICHOSO Y SANTO EL QUE PARTICIPA EN LA PRIMERA RESURRECCIÓN; LA SEGUNDA MUERTE NO TIENE PODER SOBRE ÉSTOS, SINO QUE SERÁN SACERDOTES DE DIOS Y DE CRISTO Y REINARÁN CON ÉL 1000 AÑOS.”

(Ap 20 1-6)
Una vez arrojado al ABISMO INFERNAL, LO ENCADENA, Y SELLA EL ABISMO POR 1000 AÑOS. Aparecen sucesivamente, LOS PROFETAS (almas decapitadas por el testimonoio de Jesús) y los que luego del PRIMER COMBATE ESCATOLÓGICO, SON RECIBIDOS EN LOS 1000 AÑOS (primera resurrección).
Más adelante, al finalizar el SEGUNDO COMBATE ESCATOLÓGICO, al terminar los primeros 1000 años, por última vez son tentados por Satanás y entonces aparece la explicación de lo que significa LA MUERTE SEGUNDA, término que se repite al final del PRIMER COMBATE ESCATOLÓGICO, y en EL JUICIO FINAL.

“Luego vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado sobre él. EL CIELO Y LA TIERRA HUYERON DE SU PRESENCIA SIN DEJAR RASTRO. Y vi a los muertos grandes y pequeños, de pie delante del trono; fueron ABIERTOS UNOS LIBROS, y luego se ABRIÓ OTRO LIBRO, QUE ES EL DE LA VIDA; y LOS MUERTOS FUERON JUZGADOS SEGÚN LO ESCRITO EN LOS LIBROS, CONFORME A SUS OBRAS. Y el mar devolvió LOS MUERTOS QUE GUARDABA, LA MUERTE Y EL HADES DEVOLVIERON LOS MUERTOS QUE GUARDABA, Y CADA UNO FUE JUZGADO SEGÚN SUS OBRAS. LA MUERTE Y EL HADES FUERON ARROJADOS AL LAGO DE FUEGO (ESTE LAGO DE FUEGO ES LA MUERTE SEGUNDA) y el que NO SE HALLÓ INSCRIPTO EN EL LIBRO DE LA VIDA FUE ARROJADO AL LAGO DE FUEGO.”

(Ap 20 11-15)
Hay un libro de la VIDA, en el cual hay que estar inscripto para que en el JUICIO FINAL, podamos trascender el mundo físico. Los que para esa ocasión, no esten inscriptos en EL LIBRO DE LA VIDA sufrirán la llamada MUERTE SEGUNDA, de la que ya no hay retorno:

ESTO ES JUSTICIA DIVINA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *