Cómo recuperar la fe, cuando se ha perdido?

Autor Tema: Cómo recuperar la fe, cuando se ha perdido?  (Leído 3502 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado ta

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 1
  • ¡Amo YaBB SE!
    • Ver Perfil
Cómo recuperar la fe, cuando se ha perdido?
« en: Septiembre 01, 2003, 07:53:43 pm »
Muchas veces las situaciones de la vida te ponen a dudar. No siempre es fácil mantenerse firme ante Dios y la fe, cuando parece no haber respuesta a nada, peor aún cuando sabés de memoria las respuestas que cualquier te daría al respecto....
Siempre he sido cristiana, pero ahora no se donde está Dios.

Desconectado carlos

  • Soldado
  • *
  • Mensajes: 70
  • Sexo: Masculino
  • heme aqui Jehova
    • Ver Perfil
Re:Cómo recuperar la fe, cuando se ha perdido?
« Respuesta #1 en: Septiembre 02, 2003, 03:08:55 pm »
Queridos hermanos/as, les digo por mis muchos años de vida cristiana que llevo mas de 27, en los cuels he pasado por todas las situaciones imaginables e inimaginables, que la fe no se pierde; solo son estados de ánimo que sentimos y que por momentos y hay veces dura dias y meses, no tenemos fuerza y decimos que no creemos en nada, no queremos que nos hablen de Dios, de  sus promesas ni queremos arrodillarnos a orar. Pero te reitero es solo un estado de animo que sentimos la fe esta alli dentro nuestro expectante y las sentimos que nos habla, solo que no queremos oirla.
Pero tengan en cuenta que cuando mas oprimidos nos sentimos, cuando menos fuerza tenemos, es cuando DIOS ESTA OBRANDO MAS, porque es alli cuando ya dejamos de querere hacer algo nosotros y nos entregamos a Dios ( sin quererlo) y lo dejamos a El actuar, por eso despues vemos que todo lo que paso fue obra de Dios y si nosotros no hubieramos quedado sin fuerza DIOS NO HABRIA PODIDO ACTUAR PUES LE ESTORBABAMOS.
Lo digo esto por experiencia de mi vivencia con Dios, no se preocupen Dios los ama y esta siempre con ustedes y los librará de todo, vean llos salmos y miren las angustias y alabanzas en un mismo salmo, esa es la vida cristiana; luego de esa prueba su fe se fortalecerá mucho mas.
Dios te prueba y junto con la prueba te da la salida. Dios los bendiga.
Carlos

Que Dios bendiga tu vida a ti que has leido y a mi que sea un instrumentos en manos de Dios.

Desconectado CLAUCANZION

  • Soldado Raso
  • *
  • Mensajes: 25
  • Sexo: Femenino
  • ¡Amo a Dios!
    • Ver Perfil
Re:Cómo recuperar la fe, cuando se ha perdido?
« Respuesta #2 en: Agosto 13, 2004, 05:21:10 pm »
Coincido total y completamente con carlos, uno nunca deja de tener fe, desde pequeños y aun sin saber que quiere decir esto comenzamos a tenerla, y ya que descubrimos que la fe realmente mueve montañas no la hacemos a un lado asi como asi, sino al contrario, tal vez ahora esten en problemas, pero tengan presente que despues del quebrantamiento viene la bendicion, si se encuentran en problemas y no saben que hacer, solo no se preocupen, dios jamas nos dara una prueba que no podamos superar.

Dios les bendiga y recuerden que el jamas nos abandona, para el somos su especial tesoro.

Claudia
Modificado a minúsculas
Abraham.

Desconectado rosabella

  • Contralmirante
  • *****
  • Mensajes: 5182
  • Sexo: Femenino
  • Jesús, mi libertador
    • Ver Perfil
Re:Cómo recuperar la fe, cuando se ha perdido?
« Respuesta #3 en: Agosto 13, 2004, 06:56:54 pm »


Hola!!

La Fe nunca debe perderse pues todos sabemos en quien hemos creido.  La Fe es la que nos justifica ante Dios, por la cual somos salvos y mediante la cual agradamos a Dios.  Aunque hay momentos de afliccion en que se hace dificil matener esa fe en alto es necesario luchar, perseverar y creer que Dios es el mismo de ayer hoy y siempre, ni su amor ni su poder cambian, si te sacó del mundo para darte vida ahora tambien puede levantar tu Fe.

En mi caso cuando vienen esos momentos así yo pienso en todas las cosas que Dios ha hecho en mi vida, todo lo que ha hecho por mí, en las circunstancias adversas en las que EL se ha glorificado haciendome ver su poder. Si hizo todo eso ayer por qué no he de hacerlo ahora.

Hago referencia del Salmo 77

Paz a ustedes.

Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo.

Desconectado Cristian

  • Sargento Segundo
  • ***
  • Mensajes: 142
  • ¡Amo YaBB SE!
    • Ver Perfil
Un poquito largo...pero vale la pena leerlo!!!
« Respuesta #4 en: Agosto 14, 2004, 06:02:52 am »
Ellos no lo pudieron hacer. ¿Por qué, Dios, ellos no lo pudieron hacer? La desesperación del Padre fue evidente mientras cubría su rostro con sus manos temblorosas. Sus cejas se arrugaron cuando apretaba sus ojos hacia dentro en un esfuerzo para recobrar su compostura. Con sus ojos cerrados, él estaba perdido en un mar de sonidos. Detrás de él, la multitud empujaba para ver lo que estaba pasando. A su izquierda, los escribas y fariseos se reían y se mofaban del gran fracaso que ellos recién habían presenciado. Adelante los discípulos de Jesús se reunieron, confundidos y sorprendidos por su ineficiencia. Y a su derecha, su joven hijo se contorsionaba en el polvo. ?¿No hay esperanza para mi hijo?? él gemía mientras suavemente abría los ojos. Hacía un poco de tiempo atrás, el hombre había escuchado que Jesús estaba en el área e inmediatamente llevó a su andrajoso y poseído hijo hacia la colina donde el maestro había sido visto. A lo largo del camino, continuamente paraba para levantar al muchacho del suelo y controlar sus violentos arrebatos.

Por años, su más cercana compañía había sido su fe y paciencia, pero él sabía que estaba a punto de perderlas. Él no podía sufrir otra falsa promesa de sanidad y restauración. Así es, pensaba mientras llevaba a su hijo a través del camino, no más promesas vacías, Jesús puede hacer esto. Yo sé que Él puede.

Alcanzando el pie de la montaña, el cansado viajero suspiró mientras veía a otros reunirse. Los fariseos discutían, mujeres y hombres curiosos estaban alrededor, enfermos y necesitados estaban repartidos por el terreno, cada uno parecía estar haciéndose la misma pregunta: ¿Dónde está Jesús?

Encontrando su camino en medio de la multitud, el padre se acercó al pequeño grupo de hombres conocidos como los acompañantes y discípulos de Jesús. Seguro de que el poder de Jesús era evidente en las vidas de Sus seguidores, el hombre les presentó a su convulsivo hijo para que recibiera de ellos su toque sanador. Así es, él pensó, aún si Jesús mismo no está aquí, mi hijo va a ser sanado en Su nombre. Nuestra lucha esta apunto de desaparecer.

Los discípulos pusieron las manos sobre el muchacho. El demonio dentro del muchacho se rehusaba salir a su toque, aun los fieles discípulos permanecían firmes. Con pasión y autoridad, ellos gritaban al demonio: sal, sal, ¡SAL! Todo estaba tranquilo por un momento. Entonces, con una escalofriante, casi inaudible risa, el muchacho volvió a sus contracciones musculares, rechinantes dientes y espumosa boca. Nada pasó, pensó el padre. Todo fue inútil.

Allí fue cuando el sonido comenzó. Los fariseos y escribas parecían regocijarse en el fracaso. La discusión de los discípulos se centró alrededor de su preocupación sobre su propia ineptitud. La multitud mostró interés solamente en el sucesivo debate entre los escribas y los discípulos. ¿Acaso a nadie le importa mi hijo? Entonces, alguien entre la multitud gritó, ?¡Allí está! ¡Es Jesús! ¡Miren se acerca!? El padre vio a Jesús y a otros tres más acercándose. La presencia del Señor levantó su espíritu un poco, pero el dolor y la desilusión de la fallida sanidad todavía hacia eco en su corazón.
Introduciéndose en la discusión, Jesús preguntó ¿qué ha pasado? Sabiendo que ésta sería la última oportunidad para la restauración de su hijo, el padre fue hacia delante y explicó la condición de su hijo y la incapacidad de los discípulos de sanarle. En un desesperado pedido, el padre rogó, ?si tú lo puedes hacer, ten piedad de nosotros y ayúdanos? Los ojos de Jesús penetraron el corazón del hombre examinando su fe. ¿?Si tú puedes?? Él preguntó. ?Todas las cosas son posibles para aquel que cree?.

Inmediatamente, el padre tomó conciencia de su corazón dudoso. Recordó la alegría que primero sintió cuando escuchó acerca de la llegada de Jesús. Él consideró la inexplicable confianza que experimentó en su trayecto hacia la montaña. Y, reconoció el daño que sufrió su fe después del fracaso de los discípulos. Ahora totalmente consciente de su fe tambaleante, el padre exclamó ?¡yo creo! Pero, ayuda a mi incredulidad? Tocado por su respuesta, y reconociendo la fe del hombre en medio del conflicto, Jesús actuó y el muchacho fue salvado.

En un momento de toma de conciencia, el padre en esta historia expresó una gran fe salvadora en el poder de Jesús, sin embargo, al mismo tiempo, admitió sus propias faltas como un hombre imperfecto. Él quería creer y creyó, pero también reconoció que tenía aun grados de temor y duda en su corazón.

Una fe poderosa es aquella que sobrevive y crece a pesar de las dudas. Cuando el padre reconoció esto, pidió primero a Jesús que curara su fragmentada fe de manera que él pudiera así buscar la sanidad de su hijo con un corazón íntegro.¿Cuándo en nuestras vidas oramos, ?Señor, yo creo en ti, pero a veces mi fe tambalea. Por favor, Jesús, sana mi incredulidad?? Sea honesto con Dios en lo relacionado a sus dudas. Él esta listo y dispuesto para sanar su falta de fe.

Amen hermana Ta?  (:1:)