LA PROMESA DE ABRAHAM.

Autor Tema: LA PROMESA DE ABRAHAM.  (Leído 8739 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado JOHN

  • General Brigadier
  • ****
  • Mensajes: 3458
  • Sexo: Masculino
  • Como discipulos de Cristo, fuimos llamados a predi
    • Ver Perfil
LA PROMESA DE ABRAHAM.
« en: Junio 30, 2008, 08:20:36 pm »
 Queridos hnos.: Para su consideracion.

                        La promesa hecha a Abraham.

  Pocas veces valorizamos y comprendemos en profundidad la promesa hecha por Dios a Abraham. Esta contenía una bendición para toda la tierra.

  Pero, ¿En que consistía esta Promesa y su consiguiente bendición?. Veamos las Escrituras:

Génesis :
  12:1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.
12:2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
12:3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

  13:14 Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente.
13:15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.
13:16 Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada.

  15:1 Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande.
15:2 Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer?
15:3 Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa.
15:4 Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará.
15:5 Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.
15:6 Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.

  Todos conocemos la historia de Abraham y su esposa Sara, que era estéril. Sin embargo Dios concertó un PACTO con el: que uno de su descendencia seria de bendición para toda la tierra y que su descendencia (hijos) serian innumerables como el polvo de la tierra o las estrellas del cielo. ¡¡Traten de contar las estrellas!! Es imposible. Sin embargo Dios las llama por nombre.

  Primeramente, no heredaría la bendición un ?esclavo nacido en mi casa?, sino, un hijo de Abraham y Sara: Isaac. Vrs. 4
  Dios le promete además, que su descendencia seria incontable, es decir la Promesa involucra una inmensa cantidad de personas. Vrs. 5
  La promesa no abarca a un grupo reducido de personas, o a una sola nación, sino como veremos mas adelante, a una enorme cantidad de gentes.
  A lo cual Abraham creyó, y fue declarado amigo de Dios. Vrs. 6
  Pero, ¿Qué es un amigo? Ciertamente, alguien en quien confiar penas, alegrías y también secretos íntimos. Dios se comporto de la misma forma, y le confidencio a Abraham lo que se proponía hacer: destruir Sodoma y Gomorra. 

  Génesis 18:17 Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,
18:18 habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?
18:19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

  Dios aprovecha la ocasión de dar a conocer un poco mas del alcance de la Promesa:
-Abraham seria una nación grande y fuerte.
-Serian benditas TODAS las naciones.
-Seria diligente en su patriarcado para que sus descendientes guarden el ?camino de Jehová?, de tal forma que Dios cumpliera su promesa.
  Abraham entendió lo glorioso de la Promesa, que reportaría bendición a TODAS las naciones, y esto también lo entendió Jacob: el Usurpador. Que le robo, primero la primogenitura y luego la bendición de su padre a su hermano Esau.
  ¿Pero, porque Jacob anhelaba esta bendición? Recordemos que actuó en complicancía con su madre, disfrazándose  con las ropas de su hermano Esau, aprovechando que su padre Isaac era anciano y ciego.

   Génesis 27:1 Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron quedando sin vista, llamó a Esaú su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí.
27:2 Y él dijo: He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte.
27:3 Toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza;
27:4 y hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré, para que yo te bendiga antes que muera.
27:5 Y Rebeca estaba oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú al campo para buscar la caza que había de traer.
27:6 Entonces Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo:
27:7 Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, y te bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera.
27:8 Ahora, pues, hijo mío, obedece a mi voz en lo que te mando.
27:9 Ve ahora al ganado, y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta;
27:10 y tú las llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de su muerte.
27:11 Y Jacob dijo a Rebeca su madre: He aquí, Esaú mi hermano es hombre velloso, y yo lampiño.
27:12 Quizá me palpará mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí maldición y no bendición.
27:13 Y su madre respondió: Hijo mío, sea sobre mí tu maldición; solamente obedece a mi voz y vé y tráemelos.
27:14 Entonces él fue y los tomó, y los trajo a su madre; y su madre hizo guisados, como a su padre le gustaba.
27:15 Y tomó Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor;
27:16 y cubrió sus manos y la parte de su cuello donde no tenía vello, con las pieles de los cabritos;
27:17 y entregó los guisados y el pan que había preparado, en manos de Jacob su hijo.

  A continuación Jacob le bendijo. Por fin se concretaría el anhelo y codicia de Jacob. Codicia que Jehová no censuro, siendo la única ?codicia espiritual? aceptable para el Señor.

  Génesis 27:18 Entonces éste fue a su padre y dijo: Padre mío. E Isaac respondió: Heme aquí; ¿quién eres, hijo mío?
27:19 Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú tu primogénito; he hecho como me dijiste: levántate ahora, y siéntate, y come de mi caza, para que me bendigas.
27:20 Entonces Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la encontrase delante de mí.
27:21 E Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora, y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no.
27:22 Y se acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de Esaú.
27:23 Y no le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de Esaú; y le bendijo.
27:24 Y dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Y Jacob respondió: Yo soy.
27:25 Dijo también: Acércamela, y comeré de la caza de mi hijo, para que yo te bendiga; y Jacob se la acercó, e Isaac comió; le trajo también vino, y bebió.
27:26 Y le dijo Isaac su padre: Acércate ahora, y bésame, hijo mío.
27:27 Y Jacob se acercó, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos, y le bendijo, diciendo:
Mira, el olor de mi hijo,
Como el olor del campo que Jehová ha bendecido;
27:28 Dios, pues, te dé del rocío del cielo,
Y de las grosuras de la tierra,
Y abundancia de trigo y de mosto.
27:29 Sírvante pueblos,
Y naciones se inclinen a ti;
Sé señor de tus hermanos,
Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre.
Malditos los que te maldijeren,
Y benditos los que te bendijeren.

 En el vrs. 29, se vislumbra claramente que la promesa es la de un Rey. Esto fue lo que desprecio Esau, cambiándolo por un plato de lentejas:

Hebreos 12:16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura.
12:17 Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas.

  Pero, ¿Se puede demostrar por las Escrituras que la bendición de Abraham consiste en la venida de un Rey? ¡¡Por supuesto!!
  Lo veremos en el Salmo 72. Si bien esta dirigido a Salomón, hay cosas que el no hizo. Apreciándose que:

-Seria un Juez justo y equitativo:
  72:1 Oh Dios, da tus juicios al rey,
Y tu justicia al hijo del rey.
72:2 El juzgará a tu pueblo con justicia,
Y a tus afligidos con juicio.
72:3 Los montes llevarán paz al pueblo,
Y los collados justicia.
72:4 Juzgará a los afligidos del pueblo,
Salvará a los hijos del menesteroso,
Y aplastará al opresor.

-Su reinado seria eterno:
  72:5 Te temerán mientras duren el sol
Y la luna, de generación en generación.
72:6 Descenderá como la lluvia sobre la hierba cortada;
Como el rocío que destila sobre la tierra.
72:7 Florecerá en sus días justicia,
Y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna.

-Abarcaría TODA la tierra y TODAS las gentes
  72:8 Dominará de mar a mar,
Y desde el río hasta los confines de la tierra.
72:9 Ante él se postrarán los moradores del desierto,
Y sus enemigos lamerán el polvo.
72:10 Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes;
Los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones.
72:11 Todos los reyes se postrarán delante de él;
Todas las naciones le servirán.

-No será un rey corrupto, ni su pueblo tampoco :
  72:12 Porque él librará al menesteroso que clamare,
Y al afligido que no tuviere quien le socorra.
72:13 Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso,
Y salvará la vida de los pobres.
72:14 De engaño y de violencia redimirá sus almas,
Y la sangre de ellos será preciosa ante sus ojos.
72:15 Vivirá, y se le dará del oro de Sabá,
Y se orará por él continuamente;
Todo el día se le bendecirá.
72:16 Será echado un puñado de grano en la tierra, en las cumbres de los montes;
Su fruto hará ruido como el Líbano,
Y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra.

-Tendrá un nombre glorioso:
  72:17 Será su nombre para siempre,
Se perpetuará su nombre mientras dure el sol.
Benditas serán en él todas las naciones;
Lo llamarán bienaventurado.
72:18 Bendito Jehová Dios, el Dios de Israel,
El único que hace maravillas.
72:19 Bendito su nombre glorioso para siempre,
Y toda la tierra sea llena de su gloria.
Amén y Amén.
72:20 Aquí terminan las oraciones de David, hijo de Isaí.
  Queda mas que claro que la Promesa que traería bendición a la tierra hecha por Dios a Abraham se refiere a Nuestro Glorioso Señor Jesucristo, tal como lo enseña Pablo en Galatas 3:6-9 y 14-16:
  3:6 Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.
3:7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.
3:8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.
3:9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.
  3:14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.
3:15 Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade.
3:16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.

  Ahora entenderán porque Isaías le llama:

Isaías 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

   Y Juan en Apocalipsis le llama:

19:11 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.
19:12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.
19:13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.
19:14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.
19:15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.
19:16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

Por muchos siglos el pueblo judío equivoco su comprensión de esta Promesa, pensando que se refería exclusivamente a ellos, es decir, por una ?s? no entendieron a Dios y no aprovecharon la bendición:

  Galatas 3:16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.

Es decir el Pacto fue concertado entre Dios, Abraham y Jesucristo.

Esperando que este escrito sea de bendición para uds. Y esperando aportes y/o refutaciones:

Atte., John, uno que alcanzo la bendición de Abraham por la fe, siendo ahora parte del pueblo de Dios. Amen y amen.