El fruto del Espiritu es templanza

Autor Tema: El fruto del Espiritu es templanza  (Leído 2604 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Cornelia

  • General de Cuerpo del Ejército
  • ****
  • Mensajes: 4447
  • Sexo: Femenino
  • Lampara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi
    • Ver Perfil
El fruto del Espiritu es templanza
« en: Febrero 28, 2010, 12:49:02 pm »
Sábado
 27 de febrero   
 
--------------------------------------------------------------------------------

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Jueces 13 al 16; 1 Corintios 9:24-27; Filipenses 4:8; Colosenses 3:1-10; Hebreos 12:1, 2; 1 Juan 2:15, 16.

 

PARA MEMORIZAR:
 
"Sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado" (1 Cor. 9:27).
 
AUNQUE LA TEMPLANZA (a veces traducida como "dominio propio") es el último fruto del Espíritu en la lista de Pablo en Gálatas 5:22 y 23, no por eso es el menor. Bien podría haber sido el primero, porque desempeña un papel importante en la maduración del fruto del Espíritu. Podría haberse dicho que el dominio propio o templanza es el cemento que mantiene unidas todas las otras cualidades.

Como todo otro fruto del Espíritu, la templanza es un don de la gracia. Ha sido llamada "la gracia disciplinada": gracia porque es gratuito, disciplinada porque hay algo que tenemos que hacer.

El dominio propio o templanza puede sonar negativo, pero es una parte integral de la gracia misma. Si no nos controlamos a nosotros mismos -nuestros sentimientos, nuestros apetitos, nuestros impulsos-, entonces ellos nos controlan a nosotros. Por lo tanto, o es dominio propio bajo la gracia y el poder del Espíritu Santo, o es ser controlado por alguna persona o cosa. En última instancia, nosotros decidimos.
 


 

Domingo
 28 de febrero   
 
--------------------------------------------------------------------------------

LA PARADOJA DEL DOMINIO PROPIO (Fil. 2:12, 13)

Los sinónimos de templanza incluyen el dominio propio, la autodisciplina, la fortaleza de la mente, y el poder de la voluntad. Este fruto del Espíritu abarca mucho más que refrenar a los cristianos de hacer lo que está prohibido, sino que incluye capacitarse para hacer lo que es bueno.


Primera de Juan 2:15 y 16 nos amonesta a mantenernos alejados de tres deseos negativos. ¿Cuáles son? Pero ¿cómo se manifestarán en nuestras vidas si no somos cuidadosos?


Filipenses 4:8 enumera lo que debería ser el foco de la vida cristiana. ¿Cuáles son estas cosas? Hacer lo que Pablo dice aquí, ¿cómo nos protegerá de los peligros enumerados en 1 Juan 2:15, 16?


En la vida cristiana hay cosas que debemos hacer y otras que no debemos hacer. Hay una lucha constante contra el yo, contra la carne, contra los caminos del mundo. En Romanos 7:15 al 18, Pablo habla acerca de la lucha entre lo que él sabe que debe hacer y lo que él está tentado a hacer. Sin embargo, en Romanos 8:1, nos da la respuesta: "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu".

Él anima a caminar en el Espíritu. Una vida sin el Espíritu no puede, por sí misma, desarrollar el fruto del Espíritu. Aunque tenemos la voluntad, Pablo dice que no tenemos el poder. La respuesta al dilema del capítulo 7 no es cuándo podemos vencer sino cómo. Y el cómo se encuentra por medio de la fe en Jesús. Nos entregamos a Jesús, reclamamos su justicia, y ya no estamos condenados; nos rendimos a él y escogemos andar en el Espíritu; elegimos seguir su voluntad reclamando el cumplimiento de sus promesas de victoria. La clave es aferrarse a sus promesas; de allí viene el poder. No podemos hacerlo solos. Tenemos que hacer la elección consciente de vencer en su nombre. La lucha es tanto vertical (buscar su poder por la fe) como horizontal (batallar contra los clamores de la carne). Necesitamos hacer ambas cosas.
 

[/color][/color]
"Que sea la exactitud el cimiento sobre el cual se pueda construir una fortaleza inamovible que sirva de domicilio para el Rey"

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37763
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re:El fruto del Espiritu es templanza
« Respuesta #1 en: Febrero 28, 2010, 03:50:40 pm »
Bonito tema hermanita la templanza tambien no es solo un fruto del espiritu sino que tambien es parte de nuestra etica cristiana de la  integridad.
 
--------------------------------------------------------------------------------

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Jueces 13 al 16; 1 Corintios 9:24-27; Filipenses 4:8; Colosenses 3:1-10; Hebreos 12:1, 2; 1 Juan 2:15, 16.

 

PARA MEMORIZAR:
 
"Sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado" (1 Cor. 9:27).
 
AUNQUE LA TEMPLANZA (a veces traducida como "dominio propio") es el último fruto del Espíritu en la lista de Pablo en Gálatas 5:22 y 23, no por eso es el menor. Bien podría haber sido el primero, porque desempeña un papel importante en la maduración del fruto del Espíritu. Podría haberse dicho que el dominio propio o templanza es el cemento que mantiene unidas todas las otras cualidades.

Como todo otro fruto del Espíritu, la templanza es un don de la gracia. Ha sido llamada "la gracia disciplinada": gracia porque es gratuito, disciplinada porque hay algo que tenemos que hacer.

El dominio propio o templanza puede sonar negativo, pero es una parte integral de la gracia misma. Si no nos controlamos a nosotros mismos -nuestros sentimientos, nuestros apetitos, nuestros impulsos-, entonces ellos nos controlan a nosotros. Por lo tanto, o es dominio propio bajo la gracia y el poder del Espíritu Santo, o es ser controlado por alguna persona o cosa. En última instancia, nosotros decidimos.

Me gusto esta ultima parte.







“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado Cornelia

  • General de Cuerpo del Ejército
  • ****
  • Mensajes: 4447
  • Sexo: Femenino
  • Lampara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi
    • Ver Perfil
Re:El fruto del Espiritu es templanza
« Respuesta #2 en: Marzo 01, 2010, 04:44:04 am »
Gracias hna Dulce Presencia por tu comentario, espero estos temas sean de bendicion para muchos, Dios les de sabiduria para escudri;arlos y ponerlos por obra en nuestras vidas. Un abrazo fraternal.
"Que sea la exactitud el cimiento sobre el cual se pueda construir una fortaleza inamovible que sirva de domicilio para el Rey"

Desconectado *key*

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 27218
  • Sexo: Femenino
  • Dios es Bueno :) Tiempos de NOE...
    • Ver Perfil
Re:El fruto del Espiritu es templanza
« Respuesta #3 en: Marzo 01, 2010, 03:42:43 pm »
Si no nos controlamos a nosotros mismos -nuestros sentimientos, nuestros apetitos, nuestros impulsos-, entonces ellos nos controlan a nosotros. Por lo tanto, o es dominio propio bajo la gracia y el poder del Espíritu Santo, o es ser controlado por alguna persona o cosa. En última instancia, nosotros decidimos.
 

Importante lo dicho aca..
Las cosas más bellas, se encuentran dentro de ti...

Todas las cosas poseen Belleza, pero no todos la ven...

Desconectado *key*

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 27218
  • Sexo: Femenino
  • Dios es Bueno :) Tiempos de NOE...
    • Ver Perfil
Re:El fruto del Espiritu es templanza
« Respuesta #4 en: Marzo 01, 2010, 03:47:18 pm »
Él anima a caminar en el Espíritu. Una vida sin el Espíritu no puede, por sí misma, desarrollar el fruto del Espíritu. Aunque tenemos la voluntad, Pablo dice que no tenemos el poder.

Ciertamente LEJOS de Él.. nada podemos hacer...
Las cosas más bellas, se encuentran dentro de ti...

Todas las cosas poseen Belleza, pero no todos la ven...

Desconectado Cornelia

  • General de Cuerpo del Ejército
  • ****
  • Mensajes: 4447
  • Sexo: Femenino
  • Lampara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi
    • Ver Perfil
Re:El fruto del Espiritu es templanza
« Respuesta #5 en: Marzo 02, 2010, 07:02:46 am »
Amen hermana efectivamente Sin El nada somos. Dios te bendiga y ojala que como Enoc, podamos caminar siempre con El.
"Que sea la exactitud el cimiento sobre el cual se pueda construir una fortaleza inamovible que sirva de domicilio para el Rey"