Las mujeres del rey David

Autor Tema: Las mujeres del rey David  (Leído 3648 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado RAKKEL

  • Subteniente
  • ***
  • Mensajes: 385
  • Sexo: Femenino
  • Tu gracia me basta.
    • Ver Perfil
Las mujeres del rey David
« en: Febrero 13, 2012, 04:17:21 pm »
 
Las mujeres del rey David
 
 
 
 
Era común entre los patriarcas y los reyes de Israel, la costumbre de la poligamia, que tenía como finalidad tener muchos hijos y prolongar su vida, al no saber de la vida eterna.


En todo este recorrido de los protagonistas de la Biblia, que cada domingo les presentamos, las mujeres han ocupado un lugar especial. Desde Eva, madre de los vivientes, pasando por Sara, Agar, Rebeca, Raquel, Séfora, Miriam, Débora y demás, hasta la última que hemos visto, a Ana, madre de Samuel, todas ellas no han faltado a la cita con Dios y con su pueblo en la historia de la salvación.

Y han desfilado mujeres heroínas, madres, esposas, concubinas..., que han sido claves e importantes, junto a los hombres y caudillos de Israel, como lo son hoy día en la familia, en la sociedad, en el mundo y en la Iglesia. A ellas nuestro cariño, homenaje y reconocimiento en todos nuestros artículos de Biblia cada domingo, cuando tratamos eventualmente de estas protagonistas bíblicas.

Era común entre los patriarcas y los reyes de Israel, la costumbre de la poligamia, que tenía como finalidad tener muchos hijos y prolongar su vida, al no saber de la vida eterna, ni tener noción del cielo, de la resurrección y del premio en la otra vida. Además, el tener muchas esposas, indicaba la importancia, el rango y el prestigio del rey que las tenía en su harén, como en el caso del rey Salomón, sucesor de su padre David (1 Rey 11,1).

Por eso, en el caso del rey David, él no fue la excepción. Además de sus esposas, como Mical, Abigail, Ajinoán y Betsabé, los textos bíblicos hablan de las concubinas de David: de Maacá, la hija de Talmay, de quien nació Absalón; de Jaguit, madre de Adonías; de Abital, madre de Sefatías; de Eglá, madre de Yitreán (2 Sam 3,2-5; 16,21-22). También es mencionada Abisag, la sunamita que asistió y cuidó a David en sus últimos años de vida (1 Rey 1,1-4). Pero fue a Mical a la que David eligió como a su primera esposa y primera reina de Israel.

Mical, primera esposa de David

Mical fue una de las más fascinantes mujeres del Antiguo Testamento y quizás la más asombrosa de las heroínas bíblicas. Es la única mujer en toda la Biblia de la que se dice que haya amado a un hombre (1 Sam 18,20.28). Es la única que eligió al marido con el cual deseaba casarse, en contra de la práctica habitual de que el marido elegía a su mujer.

Y fue la única que se casó dos veces con el mismo hombre. Amaba tanto a David que hasta le salvó la vida arriesgando la suya. Y al final, terminó odiándolo por una tontería (2 Sam 6,20). Aunque, según la Biblia, Mical es un personaje secundario en la vida de David, tenemos sobre ella muchos más datos que de todas sus otras esposas juntas: seis escenas se ocupan de ella. Esto nos permite conocer la intimidad de una mujer extraordinaria y sorprendente, sin cuya intervención la historia bíblica jamás hubiera sido lo que fue.

Mical era la hija menor del rey Saúl, un rey cuyo gobierno se extendía sólo a una parte del país, y por lo tanto un rey de medio reino o territorio. La princesa vivía en Guibeá, un pueblo situado a ocho kilómetros al norte de Jerusalén, donde su padre tenía la corte y el palacio (1 Sam 14,49-51). Y fue precisamente allí, en las salas del palacio de Guibeá, donde Mical conoció al joven y hermoso pastor, que por las tardes iba a tocar el arpa y cantar para Saúl, a fin de sacarlo de los estados depresivos en los que caía (1 Sam 16,14-23). Y mientras el neurótico rey encontraba descanso y alivio en la música de David, la princesa rondaba entre bambalinas deleitando sus ojos y sus oídos, y enamorándose poco a poco del músico de Belén.

Pero el rey Saúl, si bien estaba agradecido con la terapia de David, sentía desprecio hacia él. Porque David, además de músico, era un gran soldado, que en tiempos de guerra combatía de manera brillante y despertaba la admiración de todo el mundo (1 Sam 18,6-7). Saúl, pues, tenía mucha envidia a David, y también temor de que alguna vez pudiera arrebatarle el trono. Cierto día le contaron a Saúl los sentimientos de su hija menor por su músico personal (1 Sam 18,20), y el rey se alegró, pues vio la oportunidad que necesitaba para deshacerse de él a toda costa.

Saúl mandó a decir a David que estaba dispuesto a entregarle a su hija por esposa, y David en principio se alegró. No porque la amara, sino porque era la gran ocasión de convertirse en yerno del rey, y ascender así en la carrera política. Pero el matrimonio en principio parecía imposible. David era pobre, y para casarse había que pagar una dote.

¿Qué era la dote?

La dote era dinero que el novio entregaba al padre de la novia, como compensación por los gastos que había tenido en criarla, alimentarla y mantenerla. A su vez, el padre entregaba a la novia una parte de ese dinero como resguardo, en caso de que su matrimonio terminara en fracaso. La dote era, pues, muy importante para la novia.

Pero Saúl le dijo que no se preocupara: "Al rey no le interesa el dinero; se contenta con cien prepucios de filisteos, como venganza de sus enemigos" (1 Sam 18,24). Los filisteos eran el único pueblo de la región que no se circuncidaba y sus prepucios serían una prueba de que los había matado. Pero se trataba de una propuesta insólita y hasta repugnante. ¿Qué podía hacer Mical con semejante dote? Pero ahí estaba el plan de Saúl.

Sabía que si David luchaba contra los filisteos, los más peligrosos enemigos de Israel, tarde o temprano terminaría muriendo, en cualquiera de aquellos combates contra ellos.

De modo que Saúl estaba seguro de que el matrimonio nunca llegaría a concretarse. Pero la trampa de Saúl fracasó. David fue con sus hombres, mató a 200 filisteos, y pagó la dote al rey. Éste, amargado y derrotado, no tuvo más remedio que entregar a la princesa como esposa de David y haciéndolo su yerno (1 Sam 18,20-27).

EC
 
Lo reconocieron al partir el pan.

Desconectado JoséE.Irrizary

  • Administrador
  • Equipo Administrativo
  • ******
  • Mensajes: 108351
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
Re:Las mujeres del rey David
« Respuesta #1 en: Febrero 21, 2012, 02:29:44 pm »
....Mical fue una de las más fascinantes mujeres del Antiguo Testamento y quizás la más asombrosa de las heroínas bíblicas. Es la única mujer en toda la Biblia de la que se dice que haya amado a un hombre (1 Sam 18,20.28). Es la única que eligió al marido con el cual deseaba casarse, en contra de la práctica habitual de que el marido elegía a su mujer.

Y fue la única que se casó dos veces con el mismo hombre. Amaba tanto a David que hasta le salvó la vida arriesgando la suya. Y al final, terminó odiándolo por una tontería (2 Sam 6,20). ...

Interesante lo expuesto.
''Asegúrate de que aquello por lo cual vives, es algo por lo cual vale la pena morir.''
JoséE.Irrizary