El Yugo

Autor Tema: El Yugo  (Leído 2129 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Victor Castro

  • Sargento Primero
  • ***
  • Mensajes: 292
  • Sexo: Masculino
  • ¡Amo YaBB SE!
    • Ver Perfil
El Yugo
« en: Julio 13, 2004, 03:16:07 pm »
El Yugo y la Cerviz

YUGO Aparato generalmente de madera que se instala en la cerviz (nuca) de los bueyes para que puedan aplicar sus fuerzas conjuntamente y en la misma dirección.
CERVIZ Parte posterior del cuello o de la nuca.
En la Biblia se habla bastante de la cerviz en el hombre como indicando un punto en nuestra humanidad que nos retrata nuestro carácter. Una persona dócil, tiene su cerviz ligera, al igual que los bueyes que se dejan guiar, pero una persona terca, dura, inflexible y obstinada mantiene endurecida su cerviz y no da lugar a ser guiada. Las personas en ese sentido actuamos como lo hacen los bueyes, podemos ser fáciles de guiar o duros de guiar, a estos últimos en el lenguaje bíblico se les denomina ?de dura cerviz?
Anatómicamente hablando, la mente del hombre está ubicada en el cerebro y allí residen las facultades volutivas del hombre, o sea aquello que es referente a la voluntad, pero mas abajo, en la parte inferior de la nuca, reside la mente inconsciente o subconsciente y ese sitio en el cuerpo tanto humano como animal es que se le llama ?cerviz?.
En términos bíblicos el cuerpo humano es un templo de Dios. Si vemos la composición del Templo de Salomón y del Tabernáculo, encontramos que estamos hablando de temas semejantes, el Tabernáculo era un templo ambulante, el Templo de Salomón era un templo permanente, pero el templo del cuerpo humano es un templo vivo en donde radica el Dios vivo. El Espíritu Santo mora en nosotros y por eso nuestro cuerpo es Templo del Espíritu Santo.
Al estudiar el antiguo Tabernáculo y aun el Templo de Salomón, vemos que Dios permanecía dentro del Templo, en un lugar llamado Lugar Santísimo. En ambos la composición era así: Atrio (carne) Lugar Santo (alma) y Lugar Santísimo (espíritu). Tanto ene el caso del Tabernáculo como en Templo de Salomón, existía una columna de humo y fuego que bajaba desde el cielo y entraba por la puerta hasta ubicarse en el Trono de Gracia conocido como el Propiciatorio dentro del lugar santísimo. Lo mismo sucede en el ser humano, la conexión entre el hombre y Dios siempre es por medio de una columna que viniendo desde el cielo, baja hasta nuestro ser y se deposita en el centro mas intimo del ser humano cual es su espíritu, también conocido como ?corazón?. A partir de la desobediencia de Adán, Dios cortó su presencia en el corazón del hombre dejando un sustituto llamado ?conciencia? que le orientara estableciendo que era lo bueno y que era lo malo y haciendo que el hombre busque hacer el bien, esto es lo que la Biblia explica en Génesis cuando habla de que Adán y Eva comieron del árbol prohibido de la ciencia del bien y del mal. A partir de entonces, la columna de nube y fuego (que es el Espíritu Santo) ya no entraba al interior del hombre hasta su espíritu sino que se quedó depositada en la mente subconsciente o sea precisamente en lo que se llama ?cerviz? en la nuca . Jeremías 2:27. Porque me volvieron la cerviz, y no el rostro Dios ha querido guiar al hombre poniéndole un yugo espiritual para guiarlo por los buenos caminos, pero el hombre muchas veces ha sido duro de cerviz y ha hecho su voluntad y no la de Dios.
Dios nos habla muchas veces de yugo y de cerviz cuando se quiere referir a nuestra docilidad o rebeldía de ser manejados por El o por otro ser humano a quien El haya designado tal función.
Tenemos el caso de la bendición robada por Jacob y que pertenecía a su hermano Esaú. Isaac había bendecido a su hijo Jacob y le había entregado el control de su hermano Esaú. Dándose cuenta Isaac de la trampa tendida por su esposa en un pacto con su hijo Jacob y en contra de su otro hijo Esaú, entonces Isaac libera a Esaú del yugo de su hermano Jacob Génesis 27:40 Y por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás; Y sucederá cuando te fortalezcas, Que descargarás su yugo de tu cerviz. Dios había ordenado que Jacob gobernara a Esaú o sea que estuviera bajo el yugo de su hermano, pero al darse cuenta del fraude, Dios libera a Esaú diciéndole ?descargarás su yugo de tu cerviz?

Dios bendice a Judá dándole poder de dirigir la vida de sus propios hermanos y de sus enemigos, Génesis 49:8 Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; Los hijos de tu padre se inclinarán a ti. Éxodo 23:27 Yo enviaré mi terror delante de ti, y consternaré a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos.

continua....
Hechos 20:28  Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño, en medio del cual el Espíritu Santo os ha puesto como los que vigilan, para pastorear la iglesia de Dios, la cual Él ganó por su propia sangre.

Desconectado Victor Castro

  • Sargento Primero
  • ***
  • Mensajes: 292
  • Sexo: Masculino
  • ¡Amo YaBB SE!
    • Ver Perfil
Re:El Yugo
« Respuesta #1 en: Julio 13, 2004, 03:16:58 pm »

La dura cerviz

Si la cerviz esta muy rigida y la persona no aporta ninguna intención de volverla mas dócil, entonces hay que quebrarla para que quede suelta del todo, esto es doloroso y es una experiencia muy dura que viene siendo un castigo o maldición. Quebrar una cerviz, es tomar una acción de fuerza y con cierta violencia para deshacer la obstinación de alguien y volverla dócil con una cerviz quebrada Éxodo 13:13 Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz.. Esta es una figura incompatible, de enyugar un asno con un cordero, pues ambos son extremos entre ellos, el asno es duro, terco, rebelde e ingobernable mientras que el cordero es suave, dócil y obediente. Por lo tanto ante ésta figura no cabe otro procedimiento mas que el quebrar la cerviz. Siendo Cristo el cordero, nosotros somos enyugados con él y resultamos como los asnos, así que Dios no tendrá otro camino mas que quebrar nuestra cerviz. Nahúm 1:13 Porque ahora quebraré su yugo de sobre ti, y romperé tus coyundas.
Nosotros de una u otra forma estamos siendo enyugados, pueda ser que el yugo sea para emparejarnos con un asno, una cabra, un buey o cualquier otro tipo de personas, pero lo ideal y lo que Dios quiere es que estemos enyugados a Cristo. Mateo 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;[ 27.63: Mt. 16.21; 17.23; 20.19; Mr. 8.31; 9.31; 10.33-34; Lc. 9.22; 18.31-33. ] Mateo 11:30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Realmente que estar enyugado a Cristo es mucho mas beneficioso al hombre que estar enyugado al pecado y a la depravación. Cristo le proveerá de vida, paz, amor, calma, sanidad, etc, mientras que el pecado le traerá guerra, incertidumbre, odio, venganza, reproche, rechazos, muerte y aflicción. Lamentablemente la posición del hombre es ser duro de cerviz Éxodo 32:9 Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Y a consecuencia de ello Dios se aparta de los hombres Éxodo 33:3 pero yo no subiré en medio de ti, porque eres pueblo de dura cerviz, no sea que te consuma en el camino.VV:5 Porque Jehová había dicho a Moisés: Di a los hijos de Israel: Vosotros sois pueblo de dura cerviz; en un momento subiré en medio de ti, y te consumiré. Quítate, pues, ahora tus atavíos, para que yo sepa lo que te he de hacer.

Moisés rogó a Dios que perdonara al pueblo hebreo aun siendo de dura cerviz Éxodo 34:9
Y dijo: Si ahora, Señor, he hallado gracia en tus ojos, vaya ahora el Señor en medio de nosotros; porque es un pueblo de dura cerviz; y perdona nuestra iniquidad y nuestro pecado, y tómanos por tu heredad. Y así Dios cumplió su promesa a sabiendas de que clase de pueblo estaba considerando como herederos de la tierra prometida Deuteronomio 9:6 Por tanto, sabe que no es por tu justicia que Jehová tu Dios te da esta buena tierra para tomarla; porque pueblo duro de cerviz eres tú. VV 13 Y me habló Jehová, diciendo: He observado a ese pueblo, y he aquí que es pueblo duro de cerviz

Dios continua tratando con el pueblo y así mismo continua recomendándoles que no sean tan rígidos en su manera de ser Deuteronomio 10:16 Circuncidad, pues, el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra cerviz. Moisés insiste en esa rebeldía hebrea Deuteronomio 31:27 Porque yo conozco tu rebelión, y tu dura cerviz; he aquí que aun viviendo yo con vosotros hoy, sois rebeldes a Jehová; ¿cuánto más después que yo haya muerto?

Los hijos de los hebreos que habían salido de Egipto también heredaron de sus padres tal comportamiento 2 Reyes 17:14 Mas ellos no obedecieron, antes endurecieron su cerviz, como la cerviz de sus padres, los cuales no creyeron en Jehová su Dios. 2 Crónicas 30:8 No endurezcáis, pues, ahora vuestra cerviz como vuestros padres; someteos a Jehová, y venid a su santuario, el cual él ha santificado para siempre; y servid a Jehová vuestro Dios, y el ardor de su ira se apartará de vosotros.

La historia de los reyes de Israel está llena de rebeldías contra Dios y asi sucedió con el paso de los siglos 2 Crónicas 36:13, Nehemías 9:16, 17, 29,

El salmista canta con relación a esa postura rebelde de servidumbre al pecado Salmos 75:5
No hagáis alarde de vuestro poder; No habléis con cerviz erguida. Igualmente los proverbios nos dan mejores consejos acerca de ello Proverbios 29:1 El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.

Pero vendrá un dia en que nuestro yugo de esclavitud al pecado será quitado por el Espíritu Santo como dijo el profeta Isaías 10:27 Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción. El profeta sabia de que clase de yugo estaba hablando Isaías 48:4 Por cuanto conozco que eres duro, y barra de hierro tu cerviz, y tu frente de bronce,

Es tanta la obstinación que aun conociendo al Dios vivo, insistimos en adorar objetos materiales hechos por la mano del hombre en lugar de Dios Jeremías 2:27 que dicen a un leño: Mi padre eres tú; y a una piedra: Tú me has engendrado. Porque me volvieron la cerviz, y no el rostro

Duro es encontrarse en una condición de ?cerviz dura? frente a Dios y después vienen las lamentaciones Lamentaciones 1:14 El yugo de mis rebeliones ha sido atado por su mano; Ataduras han sido echadas sobre mi cerviz; ha debilitado mis fuerzas; Me ha entregado el Señor en manos contra las cuales no podré levantarme.

Siglos después y ya en tiempos de nuestro Señor Jesucristo, el pueblo aun persistía en su rigidez Hechos 7:51 !!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros Aun los maestros, los entendidos en la materia, los que se consideran perfectos y justos han caído en este lamentable error Hechos 15:10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?
Cristo vino para quitarnos el yugo de la esclavitud.
Gálatas 5:1
Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. 1 Timoteo 6:1 Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina.


Bendiciones
Hechos 20:28  Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño, en medio del cual el Espíritu Santo os ha puesto como los que vigilan, para pastorear la iglesia de Dios, la cual Él ganó por su propia sangre.

Desconectado Victor Castro

  • Sargento Primero
  • ***
  • Mensajes: 292
  • Sexo: Masculino
  • ¡Amo YaBB SE!
    • Ver Perfil
Re:El Yugo
« Respuesta #2 en: Julio 13, 2004, 03:27:31 pm »
Nuestro yugo es con Cristo, con el estamos unidos y caminamos en el mismo sentido y dirigidos por el Espiritu Santo, somos mansos y fuertes conforme su Palabra. Amen
Hechos 20:28  Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño, en medio del cual el Espíritu Santo os ha puesto como los que vigilan, para pastorear la iglesia de Dios, la cual Él ganó por su propia sangre.