Etica Cristiana.

Autor Tema: Etica Cristiana.  (Leído 200659 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #15 en: Diciembre 29, 2007, 03:49:13 pm »
E aqui una de las caracteristicas de la etica cristiana.

El sabio se mantiene alejado de la rivalidad,
de la codicia y de la confusión
producida por los deseos.

El sabio es feliz al vivir,
es bondadoso y armoniza con todos,
es sincero al hablar, equilibrado
y recto en el trabajo y en la vida.

Cuando acaba su obra, se retira oportunamente,
su respiración es fresca como la de un niño,
y busca siempre beneficiar a los hombres.

El sabio es difícil de comprender,
es cauteloso como quien atraviesa
un río en invierno,
prudente como quien tiene enemigos, reservado como el huésped de una casa,
sencillo como la madera, tranquilo como un valle
y profundo como las aguas de un lago.

El sabio posee poco
porque se ha olvidado de las cosas,
su presencia es modelo para todos los hombres.
No se muestra, por eso resplandece,
no se vanagloria, por eso sobresale,
no se exalta, por eso merece elogio,
es humilde y se mantiene íntegro.

Permanece independiente,
aunque viva rodeado de gloria y esplendor
nunca pierde la paz.

El sabio no es impetuoso,
y nunca pierde el dominio de sí mismo.

El sabio no ofende a nadie,
y nunca halla motivo para rechazar a nadie.

El sabio es aquel que se conoce a sí mismo,
que quiere conquistarse a sí mismo,
más que conquistar a otros.

El sabio, contemplado,
no parece digno de ser mirado,
oyéndolo, no parece digno de ser escuchado,
sin embargo, contiene en sí todas las virtudes.

El sabio parece que no hace nada y,
sin embargo, nada queda sin realizar.

El sabio hace del corazón de los demás
el suyo propio.
Con el bueno obra de forma buena,
con el malo obra de buena forma.

El sabio se parece a un niño,
nada ni nadie le daña.

El sabio se da cuenta de las cosas
que para los demás pasan inadvertidas,
y estima por igual las grandes y las pequeñas.

El sabio no combate, mas siempre vence,
y no teme a la muerte.

El sabio es, en fin, quien está en armonía
con la naturaleza.

El mejor Sabio es quién está seguro que no lo es, y depende de aquel que es verdaderamente sabio...Dios.

Y Faraón dijo a José: Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan prudente ni tan sabio como tú. Genésis 41:39

¡Si tan sólo fueran sabios y entendieran esto, y comprendieran cuál será su fin! Deuteronomio 32:29

Autor desconosido.


“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #16 en: Diciembre 30, 2007, 02:01:15 am »
La etica del amor

 
El amor y conceptos relacionados
Después de bosquejar la discusión acerca del mandamiento del amor, desempaquemos el concepto del ?amor? y sus sinónimos. Diferentes definiciones se han dado para el concepto del ?amor?. Cada grupo de pensadores ha enfatizado en algunos aspectos de este concepto. Algunas son más de tipo filosófico, como la siguiente, ?un acuerdo o unión afectiva con lo que de alguna forma es agradable para uno.?[1]

Chervin en Church of Love (La Iglesia del Amor) destaca tres elementos del amor que parecen ser aceptados generalmente. Uno es que el amor es un acto de entrega propia. El amor no es solo dar algo al ser amado, requiere que tú te des al ser amado. Por ejemplo, si un joven le da muchos regalos a su esposa, pero él mismo se mantiene alejado de ella, ella será infeliz. Este aspecto del amor de Dios por la humanidad es conocido considerando el hecho de que Él les ha dado Su único Hijo a ellos. En otras palabras, Él Mismo se ha dado por medio de su Hijo. Con respecto a lo que enseña la Iglesia acerca del Dios Padre, el Catecismo de la Iglesia de Inglaterra dice: ?La Iglesia enseña que Dios el Padre me creó y a toda la humanidad, y que en su amor envió a su Hijo para que el mundo se reconciliara con él?.[2]

El segundo es que el amor nunca es estático. El amante no simplemente se da él mismo y luego descansa, sino que, el amor tiende hacia una intimidad de unión cada vez mayor. Se ha sugerido que ?por el amor uno se desprende de uno mismo, y uno llega a morar con el objeto amado.?[3]

El tercero es que el amor es transformador. El amor hace que el que ama viva de una forma que complazca al amado. El amor que uno siente por Dios lo transforma a uno en un verdadero creyente.[4]

Uno debe tener en mente que históricamente ha existido una separación en el Nuevo Testamento del entendimiento helenístico del amor, expresado en el concepto platónico de Eros, para la interpretación Bíblica del amor, ágape. Aunque el amor erótico frecuentemente ha sido entendido principalmente como un deseo y una pasión sexual, su significado filosófico y religioso clásico fue ?el predominante dinamismo del alma?[5] o ?el deseo idealista de adquirir el más elevado bien intelectual y espiritual? (Británica, 1997). En sus inicios el Cristianismo tomó el Eros como la forma más sublime de egocentrismo y autoafirmación y por lo tanto el Nuevo Testamento Griego no utilizó la palabra Eros sino que utilizó la palabra ágape, relativamente poco común. Ágape fue traducido al latín como caritas y de esa forma apareció en el español como caridad y posteriormente, amor. En el Nuevo Testamento, ágape significa el amor mutuo de Dios y el hombre. El término necesariamente se extiende al amor hacia el prójimo ? Ver 1 Juan 4: 19-21. Brett escribe:

?El amor Cristiano es lo que yo puramente te debo porque tú eres, al igual que yo, otra persona. Hay un elemento fundamental de igualdad implicado; debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.?[6]

Debe señalarse que ágape también fue utilizado con el sentido de ?banquetes del amor?. Durante el primer siglo de la era cristiana, las comunidades cristianas se convirtieron en unidades independientes y comenzaron a verse ellas mismas como una iglesia. Al mismo tiempo sostenían dos clases de servicios separados: en primer lugar, reuniones a la manera de sinagoga que eran abiertas para los curiosos y los creyentes y consistían en lecturas de las escrituras judías y, en segundo lugar, el ágape, o ?banquetes del amor?, solamente para los creyentes. Era una comida fraternal a la cual eran invitados los pobres. Esta última era una cena que los participantes compartían y durante la cual una breve ceremonia, rememorando la Última Cena, conmemoraba la Crucifixión. Ésta también era una ceremonia de acción de gracias; su nombre griego era Eucaristía, lo cual significa ?el dar gracias?. Este sencillo alimento gradualmente se volvió impracticable a medida que crecían las comunidades cristianas, y la Cena del Señor de allí en adelante se practicó al final de la parte pública del servicio de la escritura.

Un concepto similar es ?la caridad? (una traducción de la palabra griega ágape, la cual también significa ?amor?). La caridad es la forma más elevada de amor, el amor recíproco entre Dios y el hombre que se hace manifiesto en el amor sin egoísmo de nuestro prójimo. En la teología y la ética cristiana, la caridad se manifiesta muy elocuentemente en la vida, las enseñanzas, y en la muerte de Jesucristo.

Acerca del pensamiento cristiano sobre la caridad,  ?La caridad es una virtud la cual, cuando nuestros afectos están perfectamente ordenados, nos une a Dios, porque por medio de ella Lo amamos?. Usando esta definición y otras extraídas de la tradición cristiana, los teólogos medievales, especialmente Santo Tomás, ubicaron a la caridad entre las virtudes teológicas (junto con la fe y la esperanza) y especificaron su papel como ?el fundamento o la raíz? de todas las virtudes. Aunque las controversias de La Reforma tenían que ver más con la definición de fe que con la de caridad o esperanza, los Reformadores identificaron la singularidad del ágape de Dios para el hombre como el amor no merecido. Por consiguiente, exigían que la caridad, como el amor del hombre por el hombre, estuviera basada no en el atractivo de su objeto, sino en la transformación de su sujeto a través del poder del ágape divino.

 para la valoración ética que influye en la conducta es el amor. El amor es la dinámica moral que impulsa al hombre hacia la acción. Todas las bondades menores serán usadas como medios o ayudas hacia lo más elevado; solamente se ?disfrutará? lo más elevado como el último fin sobre el cual se coloca el corazón. El bien supremo en cuya realización únicamente el hombre alcanza su perfección es Dios, cuya naturaleza es el ágape, el amor mismo. Dios Mismo se habrá entregado a los hombres, y compartiendo Su amor los hombres se amarán unos a otros así como Él los ama, tomando de Él la fuerza para darse a otros.




“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #17 en: Enero 02, 2008, 07:07:20 am »
La etica de la justicia.

La justicia es una virtud de hobrar de manera legal en forma pareja de acuerdo alas leyes establesidas por el hombre en este caso la etica cristiana de la justicia es hobrar con razon,sentido y a toda cabalidad
y responsabilidad en cualquier asunto, pensando que el verdadero justo juez observa cada actitud y cada forma de vida de nosotros la forma de como nos condusimos en justicia o en injusticia.



La integridad y la Biblia
El tema de este artículo es el concepto de la integridad, una calidad del carácter de la que hablamos a menudo pero que no vemos tan frecuentemente en la vida de los funcionarios públicos o aun en la vida de las personas con las que vivimos y trabajamos.
La palabra integridad viene de la misma raíz latina que entero, y sugiere la totalidad de la persona. Así como hablaríamos de un número entero, también podemos hablar de una persona entera, no dividida. Una persona de integridad vive correctamente, no está dividida, ni es una persona diferente en circunstancias diferentes. Una persona de integridad es la misma persona en privado que lo que es en público.

En el Sermón del Monte, Jesús habló de los que eran "de limpio corazón" (Mateo 5:8), lo que sugiere una actitud clara de seguimiento de los mandatos de Dios. La integridad, por lo tanto, no solo implica una actitud clara, sino una pureza moral también.

La Biblia está llena de referencias a la integridad, el carácter y la pureza moral. Considere solo unas pocas referencias del Antiguo Testamentos a la integridad. En 1 Reyes 9:4, Dios instruye a Salomón que ande "en integridad de corazón y en equidad", como hizo su padre. David dice, en 1 Crónicas 29:17: "Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada". Y en Salmos 78:70-72 leemos que David "los apacentó conforme a la integridad de su corazón, los pastoreó con la pericia de sus manos".

El libro de Proverbios tiene muchos versículos que hablan de la integridad. Proverbios 10:9 dice que: "El que camina en integridad anda confiado; mas el que pervierte sus caminos será quebrantado". Una persona de integridad tendrá una buena reputación y no tendrá temor de ser expuesta o descubierta. La integridad brinda un camino seguro a través de la vida.

Proverbios 11:3 dice: "La integridad de los rectos los encaminará; pero destruirá a los pecadores la perversidad de ellos". Proverbios es un libro de sabiduría. El hombre o la mujer sabios vivirán una vida de integridad, que es parte de la sabiduría. Quienes siguen la corrupción o la mentira serán destruidos por las decisiones y acciones de su vida.

Todos estos versículos sugieren un sentido de deber y un reconocimiento de que debemos tener un nivel de discernimiento de la voluntad de Dios en nuestra vida. Eso ciertamente requerirá que las personas de integridad sean estudiantes de la Palabra, y que busquen diligentemente aplicar la Palabra de Dios a su vida. El libro de Santiago nos exhorta a ser "hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándonos a nosotros mismos" (Santiago 1:22). Esa es mi meta en este artículo, al hablar de la integridad.

Corrupción
Al examinar la integridad, quisiera hablar de su opuesto: la corrupción. Decimos ser una nación que exige integridad, pero ¿realmente lo hacemos? Decimos que queremos que los políticos sean honestos, pero en realidad no esperamos que lo sean, tal vez porque a menudo no somos nosotros tan honestos como deberíamos serlo. Decimos que somos una nación de leyes, pero a menudo quebrantamos esas mismas leyes -como el límite de velocidad o cruzando la calle imprudentemente- y tratamos de justificar nuestras acciones.
Podemos encontrar una ilustración poderosa en el libro The Day America Told the Truth (El día que Estados Unidos dijo la verdad) , de James Patterson y Peter Kim.{1} Usando una técnica de encuesta que garantizaba la privacidad y el anonimato de los encuestados, pudieron documentar lo que los estadounidenses realmente creen y hacen. Los resultados fueron asombrosos.

Primero, encontraron que no existía ninguna autoridad moral en Estados Unidos. "Los estadounidenses están haciendo sus propios códigos morales. Solo el 13 por ciento de nosotros creemos en la totalidad de los Diez Mandamientos. Cuarenta por ciento de nosotros creemos en cinco de los Diez Mandamientos. Escogemos en qué leyes de Dios creemos. No hay absolutamente ningún consenso moral en este país, como existía en la década de 1950, cuando todas nuestras instituciones infundían más respeto".

Segundo, encontraron que los estadounidenses no son honestos. "La mentira ha llegado a ser una parte integral de la cultura estadounidense, un rasgo de la personalidad estadounidense. Mentimos, y ni pensamos en ello. Mentimos sin ningún motivo". Los autores estiman que el 91 por ciento de nosotros mentimos regularmente.

Tercero, el matrimonio y la familia ya no son instituciones sagradas. "Si bien seguimos casándonos, hemos perdido confianza en la institución del matrimonio. Una tercera parte de los hombres y mujeres casados nos confesaron que han tenido al menos una aventura. El treinta por ciento ni siquiera están seguros de que aún aman a su cónyuge".

Cuarto, encontraron que la "ética protestante [de trabajo] ha desaparecido hace mucho tiempo del lugar de trabajo del estadounidense de hoy. Los trabajadores de todo Estados Unidos admiten francamente que pasan más del 20 por ciento (7 horas a la semana) de su tiempo en el trabajo holgazaneando completamente. Eso representa una semana de cuatro días a lo largo de la nación".

Los autores finalizan sugiriendo que tengamos un nuevo conjunto de mandamientos para Estados Unidos:

No veo el motivo de guardar el día de reposo (77 por ciento).
Robaré de quienes en realidad no lo echarán de menos (74 por ciento).
Mentiré cuando me convenga, siempre que no cause ningún daño verdadero (64 por ciento).
Engañaré a mi cónyuge; después de todo, dada la oportunidad, él o ella hará lo mismo (53 por ciento).
Aplazaré las cosas en el trabajo y haré absolutamente nada un día completo de cada cinco (50 por ciento).
Tal vez digamos que somos una nación que desea la integridad, pero aparentemente la mayoría de nosotros carece de ella en nuestra propia vida personal.

Los rasgos de la integridad
Honestidad
Ahora quisiera que nos centremos en cuatro rasgos clave que se encuentran en una persona de integridad. Uno de esos rasgos es la honestidad.

Hablamos de algunos de los hallazgos del libro The Day America Told the Truth. Los autores encontraron que casi todos en Estados Unidos mienten, y lo hacen de forma bastante habitual. Decir la verdad aparentemente ya no es una virtud que la gente trata de adoptar para su vida. Tal vez digamos que queremos que la gente diga la verdad, pero no lo hacemos nosotros mismos.

Ese es el problema con la corrupción: es corrosivo. Creemos que podemos ser solo un poco deshonestos. Decimos que queremos que la gente sea honesta, pero después hacemos trampa con nuestros impuestos. Decimos que queremos que la gente obedezca las leyes, pero luego excedemos "apenas" el límite de velocidad. Queremos ser lo suficientemente honestos como para calmar nuestra conciencia.

Es un poco como la historia del hombre que mandó una carta a la Oficina de la Renta de EE.UU. (Internal Revenue Service). Dijo: "Hice trampa con mi impuesto sobre la renta, y me sentía tan mal que no podía dormir. Adjunto un cheque por $150. Si sigo sin poder dormir, les enviaré el resto de lo que les debo".

Muchos de nosotros podemos sentirnos identificados con ese hombre. Queremos ser honestos, pero a veces nos resulta más fácil ser deshonestos. Así que intentamos buscar una forma de transigir en nuestros valores para que un poco de mentira no perturbe nuestra conciencia.

Confiabilidad
Otra característica de una persona de integridad es la confiabilidad. Una persona de integridad es irreprochable. Permanece fiel a principios, sin importar las consecuencias. Una persona de integridad se da cuenta de que hay absolutos morales aun en un mundo de valores relativos.

En la novela de Tom Clancy, Clear and Present Danger, Jack Ryan es prácticamente el único personaje noble del libro. Cuando comienza a descubrir el complot clandestino del gobierno, se ve confrontado por el antagonista, que se burla de los principios de Ryan. Dice: "Eres un niño explorador, Jack. ¿No te das cuenta? Es todo gris. Es todo gris".

Me pregunto cuántas personas de integridad escuchan una afirmación similar en salas de conferencia corporativas o en los salones del gobierno. Es todo gris. No hay valores absolutamente correctos o incorrectos. Todo es relativo.

Una persona de integridad sabe que no todo es gris. Hay principios a los que vale la pena mantenerse fiel y promover. Hay valores que deben regir nuestra vida. Tenemos una responsabilidad de seguir la ley de Dios antes que a la multitud.

Cuando el libro de Proverbios habla de la "integridad de los rectos", sugiere que tenemos que acatar la voluntad de Dios y las leyes de Dios. Tenemos el deber de obedecer los mandamientos absolutos de Dios en nuestra vida y convertirnos en hombres y mujeres de integridad.

Vida "privada"
Hay un libro popular en el mercado llamado Who You Are When Nobody's Looking (Quién eres cuando nadie mira) . ¿Quién es usted cuando nadie mira? ¿Veré la misma persona que veo cuando está en un grupo de personas? ¿Hace usted lo correcto, no importa las circunstancias?

Había una historia en un periódico años atrás sobre un hombre de Long Beach que fue a comprar un pollo para él y la mujer que lo acompañaba a una tienda de KFC (Kentucky Fried Chicken). Ella esperó en el coche mientras él fue a recoger el pollo. Sin darse cuenta, el gerente de la tienda entregó al hombre la caja en la que había puesto las ganancias del día, en vez de la caja con el pollo. Es que iba a hacer un depósito y lo había camuflado poniendo el dinero en una caja de pollo frito.

El hombre tomó su caja, volvió al coche, y los dos se fueron. Cuando llegaron al parque y abrieron la caja, encontraron que tenían una caja llena de dinero. Ahora bien, este era un momento muy vulnerable para una persona común. Sin embargo, al darse cuenta del error, volvió al coche y se dirigió al lugar y devolvió el dinero al gerente. Bueno, ¡el gerente estaba alborozado! Estaba tan complacido que dijo al joven: "Quédate por aquí. Quiero llamar al periódico para que te saquen la foto. Eres el tipo más honesto del pueblo".

"Oh no, ¡no haga eso!", dijo el sujeto.

"¿Por qué no?, preguntó el gerente.

"Bueno", dijo, "sabe, estoy casado, y la mujer con la que estoy no es mi esposa".{2}

Aparentemente, no había considerado las consecuencias de sus acciones. Aun cuando estaba haciendo algo correcto, resultó que también estaba haciendo algo incorrecto. Una persona de integridad es integrada y auténtica. No hay ninguna duplicidad de actitudes y acciones.

Cuando el apóstol Pablo hace una lista de las calificaciones para un anciano de una iglesia, dice que "Es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo" (1 Timoteo 3:7). Esto no es solo una cualidad deseable para los ancianos de la iglesia, sino una cualidad a la que todos debemos aspirar. Los cristianos deben ser irreprochables en su testimonio público ante el mundo que los observa.

En la siguiente sección hablaremos más acerca de la importancia de un testimonio público de integridad y concluiremos nuestro estudio.

Testimonio público
Quisiera concluir nuestra discusión tratando la importancia de la integridad en nuestra vida diaria.
Se ha dicho que nosotros tal vez seamos la única Biblia que la gente lea alguna vez. En otras palabras, la gente que nos rodea a menudo juzga la confiabilidad del cristianismo por su efecto en nuestra vida. Si nos ven como hipócritas, tal vez no avancen más en su investigación del evangelio.

Cada día nos codeamos con personas que nos observan. Su vida les demostrará si el cristianismo es verdadero o falso. Ellas hacen juicios de valor sobre usted a través de sus actitudes y acciones. ¿Hemos hecho la elección correcta?

Luego de sus mensajes dominicales, el pastor de una iglesia de Londres subió a un trolebús el lunes a la mañana para volver a su estudio en el centro. Pagó su boleto y el conductor del trolebús le dio demasiado cambio. El pastor se sentó y jugó con el cambio, lo miró varias veces, lo contó ocho, diez veces. Y entonces vino la racionalización: "Es maravilloso cómo Dios provee". Se dio cuenta de que estaba ajustado esa semana, y esto era precisamente lo que necesitaría para cubrir los gastos, al menos para lo básico. Luchó consigo mismo durante todo el largo recorrido de ese trolebús hasta llegar a su oficina. Finalmente llegó a la parada, se paró, ya que no podía soportarse. Caminó hacia el conductor y le dijo: "Mire, me dio demasiado cambio. Se equivocó". El conductor le dijo: "No, no fue ningún error. Lo que pasa es que estuve en su iglesia anoche, cuando habló de la honestidad, y pensé que lo pondría a prueba".{3}

Afortunadamente, el pastor pasó la prueba. ¿Pasa usted la prueba cuando los no creyentes lo miran a usted o miran su vida y se preguntan si el evangelio es verdadero? Es una pregunta condenatoria. Cuando vivimos vidas de integridad, surgen oportunidades para el evangelismo y el ministerio. Cuando no lo hacemos, esas oportunidades se secan.

Lo he estado alentando a desarrollar una vida de integridad. En algunos aspectos, es un proceso de toda la vida. Pero tenemos que comenzar en alguna parte. Nuestras vidas son las colecciones de elecciones que hemos hecho en el pasado, tanto buenas como malas. Tal vez conozca la poesía:

Siembra un pensamiento, cosecha una acción.
Siembra una acción, cosecha un hábito.
Siembra un hábito, cosecha un carácter.
Siembra un carácter, cosecha un destino.

Quisiera alentarlo a comenzar a centrarse en los versículos y principios bíblicos bosquejados aquí. Si usted quiere ser una persona de integridad, no ocurrirá de la noche a la mañana. Pero si no hace un plan deliberado para ser una persona de integridad, jamás ocurrirá.



“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado *key*

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 27134
  • Sexo: Femenino
  • Dios es Bueno :) Tiempos de NOE...
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #18 en: Enero 02, 2008, 07:14:44 pm »
Excelente comienzo hermanita..
vivimos en una socedad tan corrumpida, donde hoy en día las cosas que eran inmorales hace algunos años ahora son totalmente normales, por ejemplo el aborto..
la sociedad se a encargado de mostrar el lado oscuro como algo natural y superficial.. ya el concepto de "etica" no lo tienen ni los abogados.
y pues los llamados Cristianos que dejan huella del Cielo en la tierra Dios los escoje de cada charco.. de cada oscuridad para llevarlo a la Luz..
como dices es un cambio de Actitud que no comienza de la noche a la mañana..
pero para hablar, debemos de ser.. y para ser... uyy... a veces no nos gusta mucho.. y se pierde el encanto..

ejm.. como llevas a un Pastor de estos con lujos y aire acondicionado a predicar en un barrio infectado de malandros y donde la tierra sea seca y arida...?
e alli el dilema..
es por ello que los pensamientos de Dios no son mis pensamientos y nuestro Señor obra en cada charquito para llevar su Salvación hasta... lo que menos estemos imaginando..

la Salvación no es exclusiva de los cultos...
"tomara lo que averguenza para derrotar a los sabios"....


como que se me fue la mano..
Bendiciones mi Dulce Precensia
se te quiere y admira tú trabajo.  ;)
Las cosas más bellas, se encuentran dentro de ti...

Todas las cosas poseen Belleza, pero no todos la ven...

Desconectado davidsiervo

  • Sargento Primero
  • ***
  • Mensajes: 170
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #19 en: Enero 02, 2008, 08:53:51 pm »
La etica de la justicia.

La justicia es una virtud de hobrar de manera legal en forma pareja de acuerdo alas leyes establesidas por el hombre en este caso la etica cristiana de la justicia es hobrar con razon,sentido y a toda cabalidad
y responsabilidad en cualquier asunto, pensando que el verdadero justo juez observa cada actitud y cada forma de vida de nosotros la forma de como nos condusimos en justicia o en injusticia.



La integridad y la Biblia
El tema de este artículo es el concepto de la integridad, una calidad del carácter de la que hablamos a menudo pero que no vemos tan frecuentemente en la vida de los funcionarios públicos o aun en la vida de las personas con las que vivimos y trabajamos.
La palabra integridad viene de la misma raíz latina que entero, y sugiere la totalidad de la persona. Así como hablaríamos de un número entero, también podemos hablar de una persona entera, no dividida. Una persona de integridad vive correctamente, no está dividida, ni es una persona diferente en circunstancias diferentes. Una persona de integridad es la misma persona en privado que lo que es en público.

En el Sermón del Monte, Jesús habló de los que eran "de limpio corazón" (Mateo 5:8), lo que sugiere una actitud clara de seguimiento de los mandatos de Dios. La integridad, por lo tanto, no solo implica una actitud clara, sino una pureza moral también.

La Biblia está llena de referencias a la integridad, el carácter y la pureza moral. Considere solo unas pocas referencias del Antiguo Testamentos a la integridad. En 1 Reyes 9:4, Dios instruye a Salomón que ande "en integridad de corazón y en equidad", como hizo su padre. David dice, en 1 Crónicas 29:17: "Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada". Y en Salmos 78:70-72 leemos que David "los apacentó conforme a la integridad de su corazón, los pastoreó con la pericia de sus manos".

El libro de Proverbios tiene muchos versículos que hablan de la integridad. Proverbios 10:9 dice que: "El que camina en integridad anda confiado; mas el que pervierte sus caminos será quebrantado". Una persona de integridad tendrá una buena reputación y no tendrá temor de ser expuesta o descubierta. La integridad brinda un camino seguro a través de la vida.

Proverbios 11:3 dice: "La integridad de los rectos los encaminará; pero destruirá a los pecadores la perversidad de ellos". Proverbios es un libro de sabiduría. El hombre o la mujer sabios vivirán una vida de integridad, que es parte de la sabiduría. Quienes siguen la corrupción o la mentira serán destruidos por las decisiones y acciones de su vida.

Todos estos versículos sugieren un sentido de deber y un reconocimiento de que debemos tener un nivel de discernimiento de la voluntad de Dios en nuestra vida. Eso ciertamente requerirá que las personas de integridad sean estudiantes de la Palabra, y que busquen diligentemente aplicar la Palabra de Dios a su vida. El libro de Santiago nos exhorta a ser "hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándonos a nosotros mismos" (Santiago 1:22). Esa es mi meta en este artículo, al hablar de la integridad.

Corrupción
Al examinar la integridad, quisiera hablar de su opuesto: la corrupción. Decimos ser una nación que exige integridad, pero ¿realmente lo hacemos? Decimos que queremos que los políticos sean honestos, pero en realidad no esperamos que lo sean, tal vez porque a menudo no somos nosotros tan honestos como deberíamos serlo. Decimos que somos una nación de leyes, pero a menudo quebrantamos esas mismas leyes -como el límite de velocidad o cruzando la calle imprudentemente- y tratamos de justificar nuestras acciones.
Podemos encontrar una ilustración poderosa en el libro The Day America Told the Truth (El día que Estados Unidos dijo la verdad) , de James Patterson y Peter Kim.{1} Usando una técnica de encuesta que garantizaba la privacidad y el anonimato de los encuestados, pudieron documentar lo que los estadounidenses realmente creen y hacen. Los resultados fueron asombrosos.

Primero, encontraron que no existía ninguna autoridad moral en Estados Unidos. "Los estadounidenses están haciendo sus propios códigos morales. Solo el 13 por ciento de nosotros creemos en la totalidad de los Diez Mandamientos. Cuarenta por ciento de nosotros creemos en cinco de los Diez Mandamientos. Escogemos en qué leyes de Dios creemos. No hay absolutamente ningún consenso moral en este país, como existía en la década de 1950, cuando todas nuestras instituciones infundían más respeto".

Segundo, encontraron que los estadounidenses no son honestos. "La mentira ha llegado a ser una parte integral de la cultura estadounidense, un rasgo de la personalidad estadounidense. Mentimos, y ni pensamos en ello. Mentimos sin ningún motivo". Los autores estiman que el 91 por ciento de nosotros mentimos regularmente.

Tercero, el matrimonio y la familia ya no son instituciones sagradas. "Si bien seguimos casándonos, hemos perdido confianza en la institución del matrimonio. Una tercera parte de los hombres y mujeres casados nos confesaron que han tenido al menos una aventura. El treinta por ciento ni siquiera están seguros de que aún aman a su cónyuge".

Cuarto, encontraron que la "ética protestante [de trabajo] ha desaparecido hace mucho tiempo del lugar de trabajo del estadounidense de hoy. Los trabajadores de todo Estados Unidos admiten francamente que pasan más del 20 por ciento (7 horas a la semana) de su tiempo en el trabajo holgazaneando completamente. Eso representa una semana de cuatro días a lo largo de la nación".

Los autores finalizan sugiriendo que tengamos un nuevo conjunto de mandamientos para Estados Unidos:

No veo el motivo de guardar el día de reposo (77 por ciento).
Robaré de quienes en realidad no lo echarán de menos (74 por ciento).
Mentiré cuando me convenga, siempre que no cause ningún daño verdadero (64 por ciento).
Engañaré a mi cónyuge; después de todo, dada la oportunidad, él o ella hará lo mismo (53 por ciento).
Aplazaré las cosas en el trabajo y haré absolutamente nada un día completo de cada cinco (50 por ciento).
Tal vez digamos que somos una nación que desea la integridad, pero aparentemente la mayoría de nosotros carece de ella en nuestra propia vida personal.

Los rasgos de la integridad
Honestidad
Ahora quisiera que nos centremos en cuatro rasgos clave que se encuentran en una persona de integridad. Uno de esos rasgos es la honestidad.

Hablamos de algunos de los hallazgos del libro The Day America Told the Truth. Los autores encontraron que casi todos en Estados Unidos mienten, y lo hacen de forma bastante habitual. Decir la verdad aparentemente ya no es una virtud que la gente trata de adoptar para su vida. Tal vez digamos que queremos que la gente diga la verdad, pero no lo hacemos nosotros mismos.

Ese es el problema con la corrupción: es corrosivo. Creemos que podemos ser solo un poco deshonestos. Decimos que queremos que la gente sea honesta, pero después hacemos trampa con nuestros impuestos. Decimos que queremos que la gente obedezca las leyes, pero luego excedemos "apenas" el límite de velocidad. Queremos ser lo suficientemente honestos como para calmar nuestra conciencia.

Es un poco como la historia del hombre que mandó una carta a la Oficina de la Renta de EE.UU. (Internal Revenue Service). Dijo: "Hice trampa con mi impuesto sobre la renta, y me sentía tan mal que no podía dormir. Adjunto un cheque por $150. Si sigo sin poder dormir, les enviaré el resto de lo que les debo".

Muchos de nosotros podemos sentirnos identificados con ese hombre. Queremos ser honestos, pero a veces nos resulta más fácil ser deshonestos. Así que intentamos buscar una forma de transigir en nuestros valores para que un poco de mentira no perturbe nuestra conciencia.

Confiabilidad
Otra característica de una persona de integridad es la confiabilidad. Una persona de integridad es irreprochable. Permanece fiel a principios, sin importar las consecuencias. Una persona de integridad se da cuenta de que hay absolutos morales aun en un mundo de valores relativos.

En la novela de Tom Clancy, Clear and Present Danger, Jack Ryan es prácticamente el único personaje noble del libro. Cuando comienza a descubrir el complot clandestino del gobierno, se ve confrontado por el antagonista, que se burla de los principios de Ryan. Dice: "Eres un niño explorador, Jack. ¿No te das cuenta? Es todo gris. Es todo gris".

Me pregunto cuántas personas de integridad escuchan una afirmación similar en salas de conferencia corporativas o en los salones del gobierno. Es todo gris. No hay valores absolutamente correctos o incorrectos. Todo es relativo.

Una persona de integridad sabe que no todo es gris. Hay principios a los que vale la pena mantenerse fiel y promover. Hay valores que deben regir nuestra vida. Tenemos una responsabilidad de seguir la ley de Dios antes que a la multitud.

Cuando el libro de Proverbios habla de la "integridad de los rectos", sugiere que tenemos que acatar la voluntad de Dios y las leyes de Dios. Tenemos el deber de obedecer los mandamientos absolutos de Dios en nuestra vida y convertirnos en hombres y mujeres de integridad.

Vida "privada"
Hay un libro popular en el mercado llamado Who You Are When Nobody's Looking (Quién eres cuando nadie mira) . ¿Quién es usted cuando nadie mira? ¿Veré la misma persona que veo cuando está en un grupo de personas? ¿Hace usted lo correcto, no importa las circunstancias?

Había una historia en un periódico años atrás sobre un hombre de Long Beach que fue a comprar un pollo para él y la mujer que lo acompañaba a una tienda de KFC (Kentucky Fried Chicken). Ella esperó en el coche mientras él fue a recoger el pollo. Sin darse cuenta, el gerente de la tienda entregó al hombre la caja en la que había puesto las ganancias del día, en vez de la caja con el pollo. Es que iba a hacer un depósito y lo había camuflado poniendo el dinero en una caja de pollo frito.

El hombre tomó su caja, volvió al coche, y los dos se fueron. Cuando llegaron al parque y abrieron la caja, encontraron que tenían una caja llena de dinero. Ahora bien, este era un momento muy vulnerable para una persona común. Sin embargo, al darse cuenta del error, volvió al coche y se dirigió al lugar y devolvió el dinero al gerente. Bueno, ¡el gerente estaba alborozado! Estaba tan complacido que dijo al joven: "Quédate por aquí. Quiero llamar al periódico para que te saquen la foto. Eres el tipo más honesto del pueblo".

"Oh no, ¡no haga eso!", dijo el sujeto.

"¿Por qué no?, preguntó el gerente.

"Bueno", dijo, "sabe, estoy casado, y la mujer con la que estoy no es mi esposa".{2}

Aparentemente, no había considerado las consecuencias de sus acciones. Aun cuando estaba haciendo algo correcto, resultó que también estaba haciendo algo incorrecto. Una persona de integridad es integrada y auténtica. No hay ninguna duplicidad de actitudes y acciones.

Cuando el apóstol Pablo hace una lista de las calificaciones para un anciano de una iglesia, dice que "Es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo" (1 Timoteo 3:7). Esto no es solo una cualidad deseable para los ancianos de la iglesia, sino una cualidad a la que todos debemos aspirar. Los cristianos deben ser irreprochables en su testimonio público ante el mundo que los observa.

En la siguiente sección hablaremos más acerca de la importancia de un testimonio público de integridad y concluiremos nuestro estudio.

Testimonio público
Quisiera concluir nuestra discusión tratando la importancia de la integridad en nuestra vida diaria.
Se ha dicho que nosotros tal vez seamos la única Biblia que la gente lea alguna vez. En otras palabras, la gente que nos rodea a menudo juzga la confiabilidad del cristianismo por su efecto en nuestra vida. Si nos ven como hipócritas, tal vez no avancen más en su investigación del evangelio.

Cada día nos codeamos con personas que nos observan. Su vida les demostrará si el cristianismo es verdadero o falso. Ellas hacen juicios de valor sobre usted a través de sus actitudes y acciones. ¿Hemos hecho la elección correcta?

Luego de sus mensajes dominicales, el pastor de una iglesia de Londres subió a un trolebús el lunes a la mañana para volver a su estudio en el centro. Pagó su boleto y el conductor del trolebús le dio demasiado cambio. El pastor se sentó y jugó con el cambio, lo miró varias veces, lo contó ocho, diez veces. Y entonces vino la racionalización: "Es maravilloso cómo Dios provee". Se dio cuenta de que estaba ajustado esa semana, y esto era precisamente lo que necesitaría para cubrir los gastos, al menos para lo básico. Luchó consigo mismo durante todo el largo recorrido de ese trolebús hasta llegar a su oficina. Finalmente llegó a la parada, se paró, ya que no podía soportarse. Caminó hacia el conductor y le dijo: "Mire, me dio demasiado cambio. Se equivocó". El conductor le dijo: "No, no fue ningún error. Lo que pasa es que estuve en su iglesia anoche, cuando habló de la honestidad, y pensé que lo pondría a prueba".{3}

Afortunadamente, el pastor pasó la prueba. ¿Pasa usted la prueba cuando los no creyentes lo miran a usted o miran su vida y se preguntan si el evangelio es verdadero? Es una pregunta condenatoria. Cuando vivimos vidas de integridad, surgen oportunidades para el evangelismo y el ministerio. Cuando no lo hacemos, esas oportunidades se secan.

Lo he estado alentando a desarrollar una vida de integridad. En algunos aspectos, es un proceso de toda la vida. Pero tenemos que comenzar en alguna parte. Nuestras vidas son las colecciones de elecciones que hemos hecho en el pasado, tanto buenas como malas. Tal vez conozca la poesía:

Siembra un pensamiento, cosecha una acción.
Siembra una acción, cosecha un hábito.
Siembra un hábito, cosecha un carácter.
Siembra un carácter, cosecha un destino.

Quisiera alentarlo a comenzar a centrarse en los versículos y principios bíblicos bosquejados aquí. Si usted quiere ser una persona de integridad, no ocurrirá de la noche a la mañana. Pero si no hace un plan deliberado para ser una persona de integridad, jamás ocurrirá.





hola
Dios te guarde Dulcecaramelito, en el nombre de Jesús,amen

amada hermana creo, que para lograr lo que dices debemos primero
arrepentirnos, y convertinos a Dios.

lo digo por experiencia propia, ahora que he vivido lo que es el arrepentimiento,
mi  Dios me ha guiado por el camino para llegar a la integridad, el cual
empiesa en la oracion, es sustentado al oir y estudiar la palabra de Dios, estoy
en el proseso sabiendo que llegara el dia en que sere integro ...

amados todo se puede con fe en cristo...

si crees no tener fe, tan solo debes confesar en voz audible las promesas de Dios, oir lo que dices, y ya tienes fe!!!

porque la fe es por el oir , y el oir la palabra de Dios...

Desconectado davidsiervo

  • Sargento Primero
  • ***
  • Mensajes: 170
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #20 en: Enero 02, 2008, 08:57:35 pm »
http://www.adorador.com/estudios/eb2007/24_etica_en_el_hogar.htm


Tomado de El Maestro. Edi. Vida.

Título: Ética en el hogar
Verdad Central: Un hogar cristiano proporciona un ambiente para el aprendizaje de los valores cristianos.

Texto Áureo: "Entenderé el camino de la perfección... En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa". Salmo 101:2

Trasfondo Bíblico: 1 Samuel 1:20-28; Job 1:1-5; Romanos 12:9-13

Bosquejo

I. Responsabilidad

A. Sea ejemplo de justicia

B. Acepte las responsabilidades familiares

II. Obligación

A. Eduque a sus hijos

B. Ríndase a la voluntad de Dios

III. Amor

A. Amor sincero

B. Amor práctico

Objetivo: Aprender y practicar la ética cristiana en el hogar.

Introducción

Las elevadas tasas de divorcio, de maltrato a los niños y de niños con serios problemas de conducta son algunos índices de la actual decadencia moral de la familia. Debido a la presión creciente de una sociedad materialista, las familias han desechado la brújula moral de la Palabra de Dios.

Si hemos de tener familias cristianas, debemos llevar una vida cristiana. Sólo podemos hacer esto cuando adoptamos nuestra propia norma de ética personal basada en la Palabra de Dios. Entonces podemos planear la exhortación sistemática a nuestros hijos a que adopten esa misma ética bíblica. Cuando cumplimos con nuestras responsabilidades como padres cristianos, crearemos un ambiente en el que nuestros hijos pueden aprender a andar con Dios.

Permita que esta lección lo estimule a mostrar su código personal de ética en su hogar y a familiares que les hayan dado las espaldas a Dios.

Comentario Bíblico

I. Responsabilidad (Job 1:1-3)

A. Sea ejemplo de justicia

Vivimos en una sociedad que trata de separar la moralidad personal de otros aspectos de la vida. Muchos afirman que lo que la gente hace en su vida privada es asunto suyo, siempre y cuando desempeñe bien su trabajo. Pero la Biblia afirma la necesidad de la integridad personal en todas las esferas de la vida. Esto es cierto sobre todo con relación a nuestros familiares.

Job es un ejemplo de hombre santo y padre piadoso. Era "perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal" Job 1:1. Eso no quiere decir que Job estuviera exento de pecado. Más bien, describe su madurez espiritual e integridad personal.

Pregunta: ¿Cómo pueden cultivar los creyentes la integridad, en su vida?

Pregunta: ¿Cuan importante es en la vida de los creyentes el andar conforme a la justicia?

A menudo la justicia y la bendición van de la mano en la Biblia, como ocurrió en la vida de Job. Pero la justicia personal no garantiza que no sufriremos. El sufrimiento fue parte de la vida de Job (véase también el Salmo 73).

Como es evidente a lo largo del libro de Job, la justicia de Job no estaba basada en la bendición de Dios; se basaba en una relación personal con Dios. Esta relación con Dios y la justicia que resulta de esa relación ayudó a Job en todas las adversidades de su vida.

El tener integridad les muestra a nuestros familiares lo que significa obedecer a Dios. Gracias a nuestro ejemplo, nuestros familiares aprenderán a buscar la ayuda de Dios durante los momentos difíciles.

Dios confirmó el carácter de Job en el versículo 8 y en 2:2. La justicia de Job era evidente en toda su conducta, sobre todo en su interés por su familia.

Como padres, debemos ser íntegros en nuestra vida, sobre todo en las relaciones con nuestra familia. La conducta y las actitudes cristianas serán ejemplos de nuestra integridad para nuestra familia.

B. Acepte las responsabilidades familiares

Job no permitió que los bienes materiales de la vida embotaran su sensibilidad espiritual. No sólo le preocupaba darles a sus familiares las comodidades de la vida; estaba preocupado también por el bienestar espiritual de ellos.

Cada uno de los siete hijos de Job hacían banquetes por turnos en sus casas, invitando a sus hermanos y hermanas para que participaran (Job 1:4). Aunque estaban disfrutando de las bendiciones que Dios les había dado, Job se preocupaba por ellos. Se interesaba en el bienestar espiritual de sus hijos.

Pregunta: ¿Cómo pueden aceptar los padres la responsabilidad espiritual por su familia?

Job aceptó la responsabilidad personal por el bienestar espiritual de su familia al convertirse en el sacerdote de su familia. Mientras los hijos de Job estaban festejando, Job expresaba su interés ofreciendo holocaustos mientras intercedía por cada uno de sus hijos. Demostró estar consciente del hecho de que sus hijos pudieran pecar contra Dios la fuente de su bendición.

En la sociedad actual, es fácil preocuparse por la provisión para nuestra familia de los bienes materiales que necesitan y desean. Pero hay mucho más en la vida que bienes terrenales. Al igual que Job, tenemos que preocuparnos por la vida espiritual de nuestros hijos.

Como padres cristianos, podemos interceder en oración por nuestros hijos. Podemos pedirle a Dios que el Espíritu Santo ayude a nuestros hijos a estar atentos a Dios y a su plan para la vida de ellos. Y cada día podemos enseñarles a agradar a Dios con su vida.

Aun después que sus hijos habían crecido y tenían sus propias casas, Job siguió orando por ellos. De igual modo nosotros sabernos que nuestra responsabilidad como padres no termina nunca. Los padres cristianos aceptan la responsabilidad por sus hijos, toman la iniciativa de ver que anden bien con Dios, y nunca abandonan esa responsabilidad. Los padres cristianos responden por sus hijos ante Dios toda la vida.

II. Obligación (1 Samuel 1:20-23)

A. Eduque a sus hijos

Dios oyó la oración de Ana por un hijo y "al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová" (1 Samuel 1:20). Dios contestó su oración.

Pregunta. ¿Por qué pudo aceptar Dios la promesa de Ana y contestar su oración?

Dios conocía el corazón de Ana. Dios sabía que podía confiar en que ella cumpliera su promesa. Dios recompensó su fe y cumplió el deseo del corazón de ella al darle un hijo.

En el mundo antiguo, a los niños se les destetaba cuando tenían dos o tres años de edad. Ana no viajó más cada año a Silo con su esposo hasta que Samuel fue detestado (vv. 21-23). Sin embargo, podemos estar seguros de que durante ese corto tiempo la atención de Ana a Samuel incluyó más que el cuidado físico. Sin duda Ana le dijo a Samuel cuan especial era él y le contó cómo Dios había contestado sus oraciones. Aunque Samuel era todavía muy joven, es probable que la instrucción espiritual de Ana preparara a Samuel para que oyera a Dios más adelante en su vida.

La instrucción espiritual de nuestros hijos tiene que comenzar mientras son todavía pequeños. Cuando los niños crecen oyéndonos hablar de Dios y de su bondad, es probable que sigan nuestro ejemplo cristiano y sirvan al Señor.

B. Ríndase a la voluntad de Dios

Aproximadamente cuatro años antes, Ana había prometido que, si Dios le daba un hijo, se lo daría al Señor (1 Samuel 1:11). Por último llegó el tiempo en que Ana llevó a Samuel al templo en obediencia a su promesa (vv. 24-28). Aunque fue sin duda difícil ese acto, Ana le había hecho una promesa a Dios y no se retractaría de ella. Le daría a Dios el hijo que Él le había dado a ella.

Pregunta: ¿Por qué es a veces difícil cumplirle a Dios nuestras promesas?

Ana le había dicho a Dios que le devolvería a su hijo. Después que naciera Samuel, habría sido fácil para Ana no cumplir con su promesa. Pero la integridad de Ana no le permitiría hacer eso.

A veces podemos olvidar nuestra promesa a Dios después que Él contesta nuestra oración. Podemos mostrar fácilmente nuestra falta de gratitud al no cumplirle a Dios nuestra promesa.

A diferencia de Ana, hay algunas personas que prometen servir a Dios si las ayuda en la crisis o en otras situaciones difíciles. Pero esas oraciones están por lo general motivadas sólo por una necesidad de suma urgencia y no por una profunda consagración a Dios. Después que Dios los haya ayudado, pudieran no desear que sea su Salvador.

Cualquier padre o madre puede comprender fácilmente la enormidad del sacrificio de Ana, pero su consagración a Dios significaba gran sacrificio personal. Samuel representaba la culminación de años de espera. Su nacimiento quitaba la vergüenza de ella, silenciaba la arrogancia de Penina y le daba a Ana la posibilidad de tener nietos (1 Samuel 2:3-8).

Cuando le llevó a Samuel a Elí, Ana dijo: "Todos los días que viva, será de Jehová" (1:28). Ella renunció a Samuel por el resto de su vida, sabiendo que estaba cumpliendo la voluntad de Dios.

Pregunta: ¿Cómo podemos entregarle a Dios nuestros hijos?

Cuando dedicamos nuestros hijos al Señor, estamos reconociendo que los ayudaremos a crecer de la forma que podamos para que lo amen y le sirvan. Si el Señor llamara a nuestros hijos para que le sirvan, se los entregaremos, exhortándolos a que sigan haciendo la voluntad de Dios.

III. Amor (Romanos 12:9-4)

A. Amor sincero

Muchas veces es mucho más fácil mostrarse bondadoso con los extraños que con los familiares. Queremos agradar a los demás y causarles una buena impresión, pero a veces es difícil tratar a nuestros familiares con esa misma bondad. Pero Dios quiere que mostremos amor en el seno familiar.

Una característica del amor es la sinceridad (Romanos 12:9). La palabra traducida "fingimiento" puede traducirse "hipocresía". Si el amor no es sincero, no es genuino. Es sólo un fingimiento.

También el amor debe ser puro. El amor genuino aborrecerá todo lo malo y seguirá lo bueno. Cuando nos consagremos por completo a Dios, amaremos con motivos puros.

El amor no es un sentimiento, sino una dedicación al bienestar de los demás, y entre ellos al de nuestra familia. Cuando de veras amamos a los demás, reconoceremos su valor y haremos lo que podamos para ayudarles a cumplir los propósitos de Dios para su vida.

El amor es el cumplimiento de la ley, y el nuevo mandamiento que Jesús les dio a sus discípulos (Romanos 13:10; Juan 12:34). El amor de los creyentes por los demás es la primera expresión del amor a Dios. Sin amor, nada somos. No es entonces sorprendente que el amor sea el principio rector en la familia cristiana.

B. Amor práctico

El amor genuino que Dios ha puesto en nuestro corazón hallará expresiones concretas al amar a los demás, sobre todo a los de nuestra propia familia.

Pregunta: ¿Cómo se les expresa amor a los demás?

Cuando amamos a alguien, le damos más honra que a nosotros mismos, no porque nos consideremos sin valor, sino porque vemos el valor en ellos (Romanos 12:10). Nuestro amor a los demás hará que nos fijemos en sus virtudes y no en sus debilidades. Y en lugar de criticarlos, haremos lo que podamos para ayudarles a crecer en su relación con Cristo.

Nuestro amor a Dios también se manifestará en la forma en que le servimos. En el versículo 11, Pablo les ordenó a los creyentes que no fueran "perezosos". (La frase traducida "en lo que requiere diligencia" se refiere a todos los aspectos de la vida.) En lugar de ser "perezosos" debemos ser "fervientes en espíritu". Debemos servir a Dios con fervor en todos los aspectos de la vida, incluso en nuestras relaciones con los demás.

Se asocia a veces el fervor con un fuego consumidor. Nuestro espíritu ha de arder con fervor por el Señor. En este contexto, se sobrentiende el fervor como una ardiente consagración a Dios. La fraseología de las exhortaciones de Pablo en todo este pasaje bíblico indica que debemos reavivar ese fervor cada día.

Un aspecto de nuestra vida en que debe mostrarse ese fervor es en nuestro interés por el bienestar espiritual de nuestra familia. El mundo no titubea en asediar a nuestra familia con su mensaje de desenfreno. Como creyentes, no podemos ser perezosos en enseñarle a nuestra familia las verdades de la Palabra de Dios para contrarrestar las filosofías materialistas de este mundo.

Pablo dijo también que los creyentes han de regocijarse "en la esperanza" (v. 12). La esperanza de todos los creyentes es la inminente venida de Cristo y nuestra vida con Él por la eternidad. Esa esperanza hace que nos regocijemos, aun en las dificultades de la vida. También nos ayuda a soportar con paciencia las dificultades.

Una vida de oración, que Pablo mencionó después, puede ser uno de los resultados de la tribulación en nuestra vida. Cuando afrontamos dificultades, sentimos la necesidad de arrodillarnos y buscar el poder y la ayuda de Dios. Pero nuestra vida de oración es algo más que simplemente acudir a Dios en nuestros momentos de necesidad. Nuestra vida ha de caracterizarse por la oración. Y cuando oramos cada día, tenemos que interceder por nuestra familia.

Durante las pruebas de la vida, a veces nos concentramos en nuestras propias necesidades y olvidamos las necesidades de los demás, incluso las de nuestros familiares. Pero aun en nuestras dificultades, debemos ser sensibles a las necesidades de los demás. En el versículo 13, Pablo exhortó a los creyentes a que satisficieran las necesidades de los demás. Además, debemos brindarles hospitalidad a los extraños y también ser hospitalarios los unos con los otros. Y qué mejor lugar para mostrar hospitalidad que abrir nuestros hogares para la comunión y ayudar a los necesitados.

Aplicación

Dios creó la familia para que fuera una expresión de su amor y como un medio para difundir su reino. Es importante que nuestros familiares conozcan a Cristo como su Salvador. Debido a la importancia de esta relación con Cristo, nuestra familia se vuelve lo más importante que tenemos.

Aunque no podemos obligar a nuestros familiares a que sirvan a Cristo, podemos ser un ejemplo cristiano para ellos. Podemos hacer eso cuando mostramos nuestra ética personal en todos los aspectos de la vida. Pídale a Dios que examine su vida para ver si hay algún aspecto en la que pudiera faltarle ética personal. Después permita que Él lo transforme a usted.

amados todo se puede con fe en cristo...

si crees no tener fe, tan solo debes confesar en voz audible las promesas de Dios, oir lo que dices, y ya tienes fe!!!

porque la fe es por el oir , y el oir la palabra de Dios...

Desconectado davidsiervo

  • Sargento Primero
  • ***
  • Mensajes: 170
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #21 en: Enero 02, 2008, 09:00:55 pm »
http://www.adorador.com/estudios/eb2007/23_fundamento_de_la_etica_personal.htm


Tomado de El Maestro. Edi. Vida.

Título: Fundamento de la ética personal
Verdad central: La conducta y las actitudes de un creyente revelan la profundidad de su relación con Cristo.

Texto Áureo: Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Mateo 5:16

Trasfondo Bíblico: Mateo 5:17-20; Efesios 2:19-22; 4:17-24

Bosquejo

I. Los mandamientos de Dios

A. Basados en la ley

B. Más allá de la ley

II. Comunidad de fe

A. Un cuerpo

B. Un edificio nuevo

III. Formación del carácter

A. Vida nueva

B. Carácter transformado

Objetivo

Comprender que la ética personal refleja el carácter de uno y resolvernos a vivir como hijos de Dios.

Introducción

En la sociedad actual, no se considera importante la ética personal. Muchos mienten para proteger su empleo o para tener ventaja en un trato comercial. Viven conforme a lo que se les resulte mejor en ese momento. Otros piensan que no hay nada malo en ser personas inmorales siempre y cuando eso no afecte el desempeño de su trabajo. Pero Dios siempre ha tenido una norma ética para su pueblo. Cuando Cristo vino, fortaleció las leyes de Dios como el fundamento de la conducta moral. La Palabra de Dios es clara: Los creyentes deben vivir conforme a las normas morales de la Palabra de Dios.

Esta lección lo estimulará a cultivar una ética basada en la Palabra de Dios y exhorta a los creyentes a que ayuden a los demás a vivir conforme a estas normas.

Comentario Bíblico

I. Los mandamientos de Dios (Mateo 5:17,18)

A. Basados en la ley

Nuestra norma de ética personal necesita un fundamento en un código formal de conducta ajeno a nosotros. Para el judío, ese código de conducta era la ley. Al obedecer los muchos mandamientos de la ley, los judíos tenían un manual de la vida moral en su mundo. Como los judíos insistían tanto en la ley, rechazaban cualquiera cosa que pareciera en contra de ella.

Muchos judíos enseñaban que las enseñanzas de Jesús estaban en contra de la ley. En realidad, acusaron a Jesús de quebrantar la ley. Pero Jesús afirmó que no vino a abrogar la ley sino a cumplirla (Mateo 5:17,18).

Pregunta: ¿Re qué manera cumplió Jesucristo la ley?

Muchos eruditos bíblicos enseñan que la declaración de Jesús en el versículo 17 se refiere a las leyes morales que confirmó mediante sus enseñanzas. Otros creen que Jesús reveló la plenitud o el sentido de la ley al enseñar los principios que sustentan la ley, no sólo sus mandamientos. Sin embargo, es mejor comprender que Jesucristo es el cumplimiento de la ley; ella señala hacia Él. La ley tenía un aspecto reglamentario y uno profetice. Es a ese aspecto profetice al que se refiere Jesús.

A fin de subrayar aún más la importancia de la ley, Jesús dijo que hasta que pasaran el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasaría de la ley hasta que toda se hubiera cumplido. Las palabras "jota" y "tilde" se refieren a las partes más pequeñas de las letras hebreas. Ni siquiera podía abrogarse la parte más pequeña de la ley. Con esa afirmación, Jesús hizo valer con toda claridad la pertinencia de la ley como el fundamento de la enseñanza moral tanto en su época como en el futuro.

B. Más allá de la ley

Aunque la salvación que Jesucristo dio no se basa en guardar la ley. Él sigue dándole importancia a la ley (Mateo 5:19).

Pregunta: Como somos salvos por gracia, ¿cuál es nuestra relación con la ley?

Somos salvos sólo por la fe en Cristo. La salvación por gracia no abrogó la ley, sino que en Cristo somos liberados de la esclavitud de la ley (Gálatas 3:10-14). Aunque no tenemos que obedecer la ley para ser salvos, cuando andamos conforme al Espíritu, cumplimos los justos requisitos de la ley (Romanos 8:4).

A fin de subrayar la importancia de la obediencia a las normas morales de la ley. Jesús condenó a quienes quebrantaran el más pequeño mandamiento de la ley. También condenó a quienes enseñaban a los demás a quebrantar la ley (Mateo 5:19). Esa tal vez sea una alusión a los fariseos (23:1-36; 15:1-9,14). Quienes quebrantaran el más pequeño de esos mandamientos y les enseñaran a los demás a hacer lo mismo serían los más pequeños en el reino de los cielos. Jesucristo quiere que nuestra conducta y nuestras actitudes muestren nuestra obediencia a la Palabra de Dios.

Las enseñanzas de Jesús revelaron el propósito de la ley. Sus enseñanzas éticas no contradicen la ley del Antiguo Testamento. Más bien sus enseñanzas defendían la ley moral revelada por medio de Moisés. Jesús confirmó la ley como una revelación de Dios, que no cambia. Un cristiano que rechaza la ley moral revelada en el Antiguo Testamento está rechazando, según las normas de Jesús, la Palabra de Dios.

La Palabra de Dios es el fundamento de nuestra norma de conducta y de filosofía moral. Jesucristo quiere que sus discípulos obedezcan y enseñen la Palabra de Dios. Los verbos "haga" y "enseñe" representan un compromiso personal de obedecer la Palabra.

Pregunta: ¿Por qué tiene que superar nuestra justicia la de los escribas y los fariseos?

La declaración de Jesús debe de haber sido sorprendente para sus oyentes. A los escribas y fariseos se les consideraba eruditos bíblicos, la élite religiosa de la Palestina del primer siglo. La mayoría de los oyentes de Jesús ni siquiera soñaban con superarlos en justicia. Pero la justicia de los escribas y los fariseos era sólo una fidelidad externa a reglas legalistas basadas en la letra de la ley. No había cambiado su ser interior; sólo aparentaban ser justos.

Las enseñanzas de Jesús defendieron la ley como el fundamento de la vida de santidad. Pero la ley no podía dar el poder para vivir en santidad. Sólo por medio de Cristo podemos tener la transformación interior necesaria para obedecer la Palabra de Dios. Entonces, en vez de fijarnos en las expresiones externas de la ley, podemos obedecer la Palabra mientras andamos en el Espíritu.

II. Comunidad de fe (Efesios 2:19,20)

A. Un cuerpo

Aunque la ética personal se basa en la Palabra de Dios, en cierto sentido nuestra ética personal también está determinada por los hermanos en la fe. Cuando nos reunimos con otros creyentes y analizamos la Palabra de Dios y cómo se aplica a nuestra vida, cultivamos nuestro código de ética. Por lo tanto, es importante que tengamos cerca cristianos con experiencia que pueden ayudarnos a cultivar un fundamento bíblico para nuestra ética personal.

Pregunta: ¿Cómo pueden los creyentes t ayudarse mutuamente a cultivar un código de ética basado en principios bíblicos?

En Cristo, Dios ha hecho de todos los creyentes "un solo cuerpo" (Efesios 2:16). Gracias a la obra de Cristo en la cruz, todos los creyentes son "conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios" (v. 19). Aunque todos somos diferentes, como miembros del cuerpo, tenemos algo común: todos tenemos el mismo fundamento (v. 20).

La frase "el fundamento de los apóstoles y profetas" indica el fundamento de la enseñanza ética en la Iglesia. La palabra profética del Antiguo Testamento y la enseñanza apostólica del Nuevo Testamento son el fundamento de nuestra fe cristiana. Los apóstoles fueron testigos presenciales del ministerio terrenal de Cristo. Con su enseñanza proclamaron la verdad del evangelio adondequiera que iban.

La Iglesia también tiene a Cristo, la piedra del ángulo, como el fundamento de sus creencias. La frase "piedra del ángulo" puede aludir a la piedra puesta en la esquina de un edificio como el punto de partida y la piedra que daba estabilidad al edificio. A veces se emplea esa misma frase para describir la albardilla o piedra de conexión que mantiene unido todo el edificio. El fundamento de nuestras normas éticas viene de Cristo, de sus enseñanzas y de las enseñanzas de los apóstoles por medio de la iglesia. Esas enseñanzas proporcionan la estabilidad que necesitamos para vivir en santidad en este mundo impío.

B. Un edificio nuevo

Aunque Pablo llamó a la iglesia un "edificio", no es un edificio cualquiera. La iglesia es "un templo santo en el Señor" (Efesios2:21).

Pregunta: ¿De qué manera es un templo la iglesia?

Cuando Pablo le llamó a la iglesia un templo, es probable que estuviera pensando en el templo de Jerusalén. Ese templo era un lugar de adoración y sacrificio. La palabra traducida "templo" también alude al lugar santísimo del templo donde habitaba la presencia de Dios. Así como el lugar santísimo representaba la presencia de Dios en el mundo, la Iglesia representa la presencia de Dios en el mundo actual.

Pablo también empleó la alegoría de un templo todavía en construcción. A todos los miembros se les está edificando. La obra de Cristo en la terminación del nuevo templo incluía la unión de judíos y gentiles. Su obra constante consiste en poner a cada creyente en un puesto de ministerio en el edificio. Al igual que un albañil experto, Cristo está coordinando perfectamente sus ladrillos vivos.

A fin de explicar mejor el propósito de la Iglesia, Pablo la llamó una "morada de Dios en el Espíritu". Es decir, que Dios mora en su Iglesia por medio de su Espíritu (v. 22). Como la Iglesia representa la presencia de Dios, es imprescindible que sus miembros vivan en santidad. Así como había que santificar y limpiar cada utensilio del templo, también cada miembro de la Iglesia tiene que ser limpiado por la sangre de Cristo y ser apartado para Él.

Dios desea que su pueblo trabaje junto con Él para cumplir sus propósitos para su Iglesia. Dios quiere que todos los cristianos sean santos, se armonicen y proclamen su presencia en el mundo. Cuando la iglesia trabaje con esa meta dada por Dios, será un lugar de enseñanza, renovación y adoración.

Nuestra ética personal no es simplemente teórica. Ponemos en práctica nuestra ética en nuestra vida cada día, mostrando la obra transformadora de Dios en nuestra vida.

Pregunta: ¿Qué cambios tienen lugar en nuestra vida cuando somos salvos?

En Efesios 4:17-19, Pablo describió nuestra vida antes de ser cristianos. Antes de ser cristianos, andábamos en la vanidad porque estaba entenebrecida nuestra mente. No habíamos experimentado todavía el poder transformador del evangelio. No entendíamos el plan de Dios o el propósito de su creación.

Según Pablo, estaba entenebrecido nuestro entendimiento, debido a la "dureza" de nuestro corazón (v. 18). Estábamos ciegos por causa de nuestra ignorancia y falta de entendimiento respecto a la vida nueva que pudiéramos tener en Cristo. Y mientras persistimos en esa ignorancia, estábamos alejados de Dios y de la vida nueva que quería que tuviéramos en Cristo.

El entenebrecimiento de la mente es sólo el primer paso; una mente entenebrecida resulta en acciones siniestras. Quienes tienen un entendimiento entenebrecido "perdieron toda sensibilidad"; ya no los acusa la conciencia (v. 19).

El rechazar a Dios entenebrece la mente y endurece la conciencia, pero la espiral descendente no termina allí. Una vez que se pierde toda sensibilidad moral, el pecado toma el control de la vida de una persona y su vida es dominada por los insaciables placeres de la carne.

B. Carácter transformado

Sin embargo, como creyentes, se ha transformado nuestra vida. Y no hemos de vivir como los gentiles en la vanidad de su mente. Cristo está transformando nuestra mente. En Efesios 4:20-23, Pablo puso de relieve este proceso de santificación que está ocurriendo en quienes han aceptado a Cristo como su Salvador.

Pablo les recordó a los creyentes la enseñanza que habían recibido cuando les predicó la primera vez (w. 20,21). Habían experimentado a Cristo de una forma genuina, y Pablo les había explicado la vida que iban a tener en Cristo. Según Pablo, esa vida nueva se caracteriza por dos acciones: despojarse y vestirse.

Ante todo, los cristianos deben despojarse de su "pasada manera de vivir" (v. 22). Gracias a nuestra vida nueva en Cristo, no debemos seguir en la conducta pecaminosa que caracterizaba nuestra vida antes de ser cristianos.

Pregunta: ¿Por qué es necesario que el cristiano tenga una mente renovada?

Al igual que la raíz del problema del pecado en una persona antes de entregarse a Cristo está en la mente, así se caracteriza la vida nueva cristiana por una mente renovada (v. 23). La renovación de la mente es parte del vestirse del nuevo ser. Ese nuevo ser es creado por Dios.

Pregunta: Como creyentes, ¿cómo podemos renovar nuestra mente?

Aunque somos hechos justos y santos en la salvación, también tenemos la responsabilidad de seguir viviendo en santidad. Tenemos que tomar la decisión de permitir que la santidad de Dios en nosotros llene toda nuestra vida, renovando nuestra mente en Cristo.

La renovación de nuestra mente es un proceso continuo de toda la vida. Cada día tenemos que rendirle nuestros pensamientos y nuestra conducta a Cristo (Salmo 19:14). Cuando lo hagamos, seguiremos convirtiéndonos en la nueva persona que Cristo creó "en la justicia y santidad de la verdad".

Aplicación

Para los creyentes, la vida moral no es optativa. Dios quiere que sus hijos vivan de una forma que lo honre. Pero el vivir de una manera que exalte a Dios exige una norma de santidad. Y esa norma es la Biblia, la Palabra de Dios.

La transformación interior que Cristo hizo en usted también incluyó renovación de su mente. Como cristiano, ha cambiado su forma de pensar, y seguirá cambiando mientras crezca en Él. Cuando usted lea la Palabra de Dios, pídale al Espíritu Santo que le ayude a cambiar su perspectiva de la vida a fin de revelar la imagen de Dios en usted. Pídale también que le dé el poder para obedecer su Palabra cada día. Después permita que Él lo transforme a la imagen de Cristo (Romanos 8:29).

amados todo se puede con fe en cristo...

si crees no tener fe, tan solo debes confesar en voz audible las promesas de Dios, oir lo que dices, y ya tienes fe!!!

porque la fe es por el oir , y el oir la palabra de Dios...

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #22 en: Enero 05, 2008, 06:22:32 pm »
Hermanita Key gracias por tus comentarios que son una verdadera realidad, en el mundo secular no existe ninguna etica, pero nosotros tenemos que brillar en medio de ese mundo atravez de la presencia de Dios dandole a entender a este mundo que si se puede practicar la etica pero solo con Dios en nuestras vidas quien es el que hase la diferencia atravez de nosotros, y por nosotros.

bonitas ensenanzas hermanito david, y es una gran verdad, solo te digo sigue hasia delante buscandole y orando que jovens como tu en su tierna edad de 16 años nos dan enseñanzas a los adultos de lo que es la sinceridad delante de Dios y delos hombres.


“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado *Nandito*

  • Teniente
  • ***
  • Mensajes: 729
  • Sexo: Masculino
  • Nandito
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #23 en: Enero 05, 2008, 09:26:22 pm »
Aqui tnemos u concepto de lo que es etica espero les ayude

 La Ética y su Método


El Carácter Científico y Racional de la Ética

La palabra ética viene del griego ethos, que significa costumbre y la palabra moral viene del latín mos, moris que también significa costumbre. Por lo tanto como ya se mencionó en capítulo anterior ética y moral etimológicamente significan lo mismo. Las dos palabras se refieren a las costumbres. Por lo que la definición nominal de ética sería la ciencia de las costumbres. Pero lo que en realidad le interesa a la ética es estudiar la bondad o maldad de los actos humano, sin interesarse en otros aspectos o enfoques. Por lo tanto podemos determinar que su objeto material de estudio son los actos humanos y su objeto formal es la bondad o maldad de dichos actos. Con esto podemos da una definición real de la ética como la Ciencia que estudia la bondad o maldad de los actos humanos. Con esta definición tenemos que la Ética posee dos aspectos, uno de carácter científico y otro de carácter racional

El carácter científico que da fundamentado en que la ética es una ciencia, pero ¿por qué una ciencia?, ¿por que no una técnica?. Bueno pues para aclarar esta duda tenemos que definir lo que es una ciencia; la ciencia es un paradigma fundamentado, paradigma porque establece un modelo universal o patrón de comportamiento de la realidad y nos puede decir como se va a comportar dicha realidad, o sea que la ciencia puede predecir el comportamiento de un objeto debido a que proporciona el modelo bajo el cual actúa, así pues la ciencia no nos "indica" como se comporta un objeto sino como "debe" actuar un objeto. Es fundamentado ya que utiliza el método científico, que es el encargado de corroborar por todos los medios posibles la adecuación del modelo con la realidad. Recordemos que el modelo inicial que propone la ciencia es una hipótesis y que gracias al método científico, la hipótesis puede comprobarse y en ese momento se trata ya de un modelo fundamentado. En fin el carácter científico de la ética queda fundamentado en virtud de que esta disciplina presenta un paradigma de conducta valiosa que el hombre debe realizar

El carácter racional viene por el uso de la razón. La ética no es una ciencia experimental, sino racional ya que fundamenta sus modelos éticos por medio de la razón. Ésta razón nos proporciona causas, razones, el porqué de la bondad en una conducta realizada.

Con todo esto se puede decir que a la Ética le concierne proporcionar las razones por las que ciertas conductas son buenas y por lo tanto dignas de realizarse, también de argumentar en contra de conductas malas como el homicidio, la drogadicción, el engaño, el robo, etc.


La Ética es una Ciencia Normativa

La Ética también es una ciencia normativa ya que estudia lo que es normal, pero no lo normal de hecho, que es lo que suele suceder, sino lo normal de derecho, o sea lo que debería suceder, por lo tanto la Ética es una ciencia que estudia lo normal de derecho. Entonces podemos decir que se está actuando de un modo ético cuando en esta conducta lo normal de hecho coincide con lo normal de derecho.


El Método de la Ética

La Ética como toda ciencia posee un método por medio del cual se tenga un conocimiento profundo de la conducta humana. El cual consiste en los siguiente pasos:


Observación. Este paso también es propio del método científico. La observación no solo consiste en acercarse al hecho real y percibir a través de los sentidos en forma penetrante y amplia.


Evaluación. A partir de la percepción del acto por medio de la observación, se emiten un juicio de valor moral, es decir tratar de catalogar el acto observado dentro de las categorías morales previamente establecidas estudiadas como pueden ser: reprobable, honesto, obligatorio, bueno, amable, recomendable, etc. Es necesario existan matrices de valoración moral para así poder catalogar con más detalle el acto estudiado.


Percepción axiológica. Es este aspecto se trata de descubrir en forma personal los valores que todavía no se ha sido capaz de descubrir o percibir en este acto. Una vez hecho esto podemos darle un valor al acto estudiado de acuerdo a una escala de valores.


Conceptualización y conocimiento holístico en Ética

Existen dos conceptos que aclaran el modo de cómo son captadas en la mente los temas propios de la Ética. Los conceptos son dos vocablos alemanes, Verstand y Vernunft .

Verstand significa intelecto. Se trata de la inteligencia o sea la conceptualización, análisis, razonamiento y percepción con toda claridad de un significado. El concepto claramente percibido es una ventaja en el terreno científico pero cuando se trata de captar la realidad en toda su riqueza, sus aspectos y dimensiones, es una desventaja ya que está demasiado delimitado o definido con precisión. Esto es que no podemos aplicar el Verstand a una obra de arte, ya que se puede hacer una descripción oral y perfecta de dicha obra pera no es suficiente para que logre atraer a nuestra mente todo lo que contiene esa obra, ya sea una novela, pieza de teatro, pintura, sinfonía, etc. Esto mismo sucede cuando se trata de captar valores, ya sean morales, estéticos o intelectuales. La Verstand nos puede dar el concepto de un valor, pero nunca hacernos percibir le valor en sí mismo. Es ahí donde entra el concepto Vernunft.

Vernunft se refiere a un tipo de conocimiento totalmente opuesto al Verstand ya al de la razón precisa y rigurosa. Vernunft es un modo de captar la realidad sin necesidad de conceptos.. En el caso de los valores ocurre cuando ya se sabe la definición del valor, se acepta y se asimila, mas no necesariamente se puede actuar con valor. Esto es por ejemplo, un campesino que no ha ido a la escuela, nunca ha tomado una clase de ética, pero eso no quiere decir que no sepa lo que es ser bueno, honesto, íntegro. Pudiera ser que no sepa definir con palabras esos valores, mas sin embargo los ha aceptado como parte de su conducta humana. En la Psicología a este tipo de conocimiento (Vernunft) también se le ha llamado Conocimiento Holístico. En Pedagogía se le ha citado cuando se hace referencia a la síntesis, llamada en alemán Aufhenbung y consiste unir los significados que parecían oponerse y excluirse. Por ejemplo la tesis y la antítesis captadas por medios de Verstand, o sea de manera conceptual, se contraponen y excluyen, en cambio por medio de Vernunft, estas se fusionan en un significado unitario, superior, armónico, holístico.

 
3. Los Criterios de la Conducta Humana

A lo largo de su vida el hombre puede utilizar una enorme variedad de criterios orientadores para elegir su propia conducta, aunque muchos de ellos no tengan que ver con la ética y la moral. Pueden distinguirse seis niveles o tipos de criterio:


El placer y los instintos.


Las normas inconsistentes y el Super Yo.


La presión social.


Las normas morales y civiles.


Los valores apreciados por sí mismo.


El Yo Profundo.


El Criterio basado en el placer y los instintos. Con este criterio el hombre, desde niño, busca lo agradable y evita lo desagradable, o sea, buscar placer y evitar dolor. Este nivel de placer instintivo, es el normal entre niños y adultos que no han recibido una educación que les haya mostrado una apertura hacia otros valores superiores. Pero tampoco hay que desechar por completo este criterio cuando se trata de escoger una diversión, pasatiempo o un tema de conversación, ya que este nivel es un auténtico criterio que sirve como orientación en muchos casos de forma legítima. El problema o el error por así decirlo es cuando se va a los dos extremos, es decir, 1) el uso exclusivo de este nivel en cualquier situación de la vida, o 2) la eliminación absoluta de este criterio, como si el placer fuera algo malo. Por el contrario, el placer es un valor sin duda alguna ya que busca la satisfacción de las necesidades vitales del ser humano.


El Criterio basado en el Super Yo. Este criterio se reconoce con facilidad ya que el sujeto se deja orientar rígidamente por ciertas normas o valores que las autoridades le han inducido desde la infancia. Y como son desde la infancia esas normas y valores ya forman parte del inconsciente del sujeto y por esa razón tienen un carácter autoritario, rígido, exagerado. De hecho este tipo de criterio impide al sujeto de hacer excepciones cuando se encuentra en una situación dudosa. La orientación que este experimenta ya es mecánica y ni el mismo puede saber el porqué tener que actuar por necesidad en determinado sentido o dirección. Existe un gran conflicto entre el primer nivel y el segundo.


El Criterio basado en la presión social. Este reside en la absorción de todas las normas y valores que el medio ambiente o sociedad influyen en el individuo en forma de "presión social". La guía de conducta dentro de una sociedad es pues la moda y la propaganda. La presión social es la principal fuente que orienta y empuja la conducta de las personas cultas. En muchas ocasiones esa conducta no tiene nada de objetable, pero en muchas ocasiones la gente se pregunta se un individuo que actuó con cierta conducta, lo hico por responsabilidad o por simple inercia, y si pudo haber actuado de manera diferente. Normalmente si confundimos la "obligación" como la "presión social", pero la verdadera obligación es la que da origen a méritos de carácter ético, o sea, no es la obligación que proviene del exterior, si no la que tiene que venir de nuestro interior, la que uno se impone, de una autónoma y en función de los valores que hemos asimilado. Es por esto que este criterio es muy generalizado y de escaso valor ético, sin embargo es superior a los otros criterios debido a que se trata de una orientación consciente (aun que no siempre en su totalidad). Por ejemplo: una persona usa un determinado tipo de ropa porque es lo que ve, está de moda o lo que oye en la propagando; en cambio, no está consciente del origen de las normas y valores inculcados en su infancia por los cuales puede llegar a ser muy puntual, muy aseado o muy ahorrativo.

Los tres niveles o criterios mencionados anteriormente son los que se podrían llamar básicos o de uso generalizado. Los que se explicarán a continuación son de orden superior y mucho más valiosos para la Ética.


El Criterio Legal. Este consiste en orientar y dirigir la conducta por medio de normas y leyes establecidos por terceros en algún código. En cierto aspecto este tipo de criterio resulta ser muy cómodo, pues uno puede consultar la ley y decide conforme a ella sin mayor discusión. En atención a dicha ley o conjunto de normas el individuo está dispuesto a contravenir lo que dicen a sus instintos, su inconsciencia (Super Yo) y la presión social. Se puede decir que al hacer esto se tiene cierta garantía del valor de su conducta, sin embargo, el apego y la fidelidad a la ley no constituyen la esencia del valor moral. Con esto podemos decir que pueden llegar a existir verdaderas diferencias entre un código civil y un código moral, los cuales podrían quedar en una verdadera contraposición. Por ejemplo puede existir una ley que permita el aborto, pero sin embargo, el individuo en su código moral no lo permite, y podría regirse por ese criterio. O también una persona condenada a varios años en prisión conforme a las leyes de su país, pero es inocente desde el punto de vista de su propia conciencia moral. Con esto entendemos que existe una enorme variedad de criterios de orden legal que pueden llegar a originar una verdadera confusión en la mentalidad de una persona. Pero el hecho de que existan códigos escritos ofrecen la posibilidad de la amplia difusión de la ley con el mínimo de distorsión, puede plantearse de manera universal y por tanto enseñarse y difundirse de generación en generación. No hay que tampoco apegarnos tanto a este criterio, ya que al apegarnos a este criterio en realidad nos estamos apegando en exceso a la letra y no al propio espíritu de la ley, es aquí donde surge el legalismo, que podría ser considerado como la falla principal de esta ley.

Encontramos entonces defectos en los niveles anteriores (Super Yo y Legal) , los cuales son su rigidez y su falta de adecuación a los casos singulares, cuyas características particulares no pueden ser tomadas en cuenta por disposiciones de orden general. Pero no todo es malo, lo fuerte del nivel Legal es la apertura y su capacidad de difusión de la ley.


El Criterio Axiológico. Este criterio se basa en los valores internamente percibido y apreciados como tales, este criterio coincide con lo que se llama "actuar por propio convencimiento". Con este criterio una persona puede descubrir algunos valores y los aprecia como tales, en función de esos valores puede juzgar su situación y orientar su conducta, aún cuando tenga que ir en contra de las leyes, la presión social y sus costumbres o instintos. Una propiedad notable de este criterio es la capacidad de eliminar aquellos conflictos que puedan surgir en los niveles previos y actuar con serenidad y responsabilidad, pues su conciencia ya no está dividida, sino que elige y actúa conforme a lo que el percibe como valioso. Por este motivo, su conducta adquiere un valor ético. El criterio axiológico es el más adecuado para la Ética, ya que los cuatro niveles anteriores pueden diferir con respecto a lo que la persona considera valioso en su fuero interior. Sin embargo el criterio axiológico muestra algunos defectos. El primero es la limitación de los valores sustentados, una persona normalmente descubre los valores que se practican en su ambiente, pero nada más, se tiene que hacer uso del Yo Profundo (nivel 6) para ser capaz de vislumbrar un amplio horizonte de valores. El segundo defecto es su individualismo, este criterio trata de una Ética individual y para que pueda ser colectiva se tiene que hacer uso nuevamente del Yo profundo.


El Criterio basado en el Yo Profundo. Este criterio se caracteriza por que el sujeto se guía en sus decisiones a partir de la percepción axiológica que se obtiene durante la captación de su Yo Profundo. El Yo profundo es el núcleo del ser humano, es la persona, el plano del ser, difiere a lo del plano del tener, que son las cualidades de la personalidad entre las cuales se encuentran el estatus, los conocimientos, el inconsciente, el grado de inteligencia y belleza, etc. El Yo profundo es lo verdaderamente distingue a cada individuo, ya que no reside en lo que se cree ser y valer. La importancia del Yo profundo destaca por varias razones:


Cuando una persona enfoca su Yo Profundo con los otros niveles de criterios el horizonte axiológico o repertorio de valores se amplía, por lo tanto, el individuo puede actuar en función de otros valores más profundos, elevados y comunitarios.


La captación del Yo Profundo crea un mayor sentido de responsabilidad al tener una conciencia más clara de su Yo como sujeto y autor de su conducta.


También, esta captación permite el descubrimiento de los valores propiamente humanos, comunitarios y con validez universal.

Con el uso del Yo Profundo, el valor moral de una persona puede quedar incrementado. Desde le punto de vista práctico es importante tomar la actitud adecuada para poder captar al Yo Profundo y, con ello, al conjunto de valores que allí están implicados.

Es importante destacar que debe existir una relación entre los seis criterios de conducta en la evolución de a cada individuo ya que no es extraño que un bebé se instale en el criterio de los instintos y un niño de siete años elija conforme al criterio del Super Yo, o que un adolescente se oriente principalmente por el criterio de la presión social y sólo en función de cierta educación es posible saltar a los tres niveles superiores: la Ley, el Valor y el Yo profundo. Esto no quiere decir que un adulto tenga que seguir un criterio determinado, lo aconsejable es que dejen las decisiones importantes a los niveles superiores y las mayorías de sus orientaciones cotidianas las dejen a cargo de los niveles inferiores. Es por esto que no debemos quedarnos fijos en un solo nivel, y es recomendable usar la reflexión para revisar los hechos personales pasados y los criterios utilizados, para así poder realizar una adecuación a nuestra conducta y que amerite un nivel superior. La mejor manera de alcanzar estos niveles superiores es la meditación mediante la cual podemos captar y asimilar los valore superiores y los comunitarios que influyen en la vida humana.

sigue

Desconectado *Nandito*

  • Teniente
  • ***
  • Mensajes: 729
  • Sexo: Masculino
  • Nandito
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #24 en: Enero 05, 2008, 09:27:23 pm »
4. Relación de la Ética con otras Disciplinas

Ya que se tiene definido lo que es la Ética, ahora hay que decir lo que es la ética, o sea, aclarar los límites de esta ciencia y mostrar los terrenos más allá de sus fronteras.


Relación de la Ética con la Psicología. La Psicología se parece a la Ética en cuanto a que también estudia los actos humanos, pero ésta los explica en el aspecto del hecho y la Ética solo se interesa en las normas de derecho de ese acto, es decir la psicología solo estudia el acto como objeto material, el por qué ocurre. La Ética en cambio estudia la bondad o maldad de dicho actos y dicta normas de cómo deben estos.


Relaciones entre la Ética y la Sociología. La sociología surgió en el siglo XIX gracias a las aportaciones de Augusto Comte y de Karl Marx. Estudia el comportamiento del hombre en forma global, es una ciencia de hechos, mientras que la Ética es una ciencia de derechos.


Relaciones entre la Ética y el Derecho. El derecho es un conjunto de normas que rigen la conducta humana y en esto se parece a la Ética, sin embargo, difieren entre las normas propias de cada una. Existen cuatro diferencias principales:


Las normas de la Ética son autónomas (cada individuo debe darse sus normas propias) y las del Derecho son heterónomas (las normas provienen de una autoridad diferente al individuo).


Las normas de la Ética rigen aspectos internos y las del Derecho aspectos externos.


Las normas de la Ética son unilaterales (el cumplir una norma no implica el surgimiento de un derecho o una obligación por parte de otras personas), y las del Derecho son bilaterales (una obligación implica un derecho y viceversa).


Las normas de la Ética son incoercibles (aún cuando tienen un carácter obligatorio, generalmente no conllevan un castigo explícito en el caso de no cumplirlas) y las del Derecho son coercibles (la autoridad que ha establecido ciertas normas civiles, tiene la facultad de exigir el cumplimientos de ellas, y para llevar a cabo dicha tarea, impone vigilancia, fiscalización, sanciones, etc.).


Relaciones entre la Ética y la Economía. La Economía es la ciencia que trata de la producción, distribución y consumo de los bienes materiales. Sus temas son, el trabajo, la mercancía, el dinero, la ganancia, la utilización del trabajo, el comercio, etc. La Ética relacionada con esta ciencia en el aspecto de la vida del ser humano: su subsistencia, sus problemas pecuniarios, su lucha diaria por el alimento, la vivienda y la ropa. Todo esto está afectado por la explotación del asalariado, la injusticia en el pago de sueldos, la falta de higiene en las fábricas, la falta de esmero en el trabajo del obrero o la responsabilidad de los empleados. También como la Economía presenta un modelo ideal que hay que cumplir, como si fuera un proyecto que seguir ?como la ley de la oferta y la demanda- aquí entra también la Ética ya que en más de una ocasión el modelo económico es el relato de una serie de abusos, como suele ser en la ley citada anteriormente. Los dos modelos, el económico y el Ético tienen que ir entrelazados para así evitar la explotación del trabajador, la marginación del asalariado, la usura en los intereses cobrados a los países del Tercermundistas, la colonización del trabajo, la producción y el gobierno de los países débiles. En fin la Ética tiene mucho que hacer en el campo de la Economía.


Relaciones entre la Ética y la Pedagogía. La Pedagogía es el estudio de la educación, el significado de la palabra educación proviene del vocablo educere, que significa conducir, guiar y también sacar hacia fuera, desarrollar lo que está implícito. También consiste en lograr que una persona haga, por sí misma, lo que debe hacer. En sí la educación es una disciplina que complementa a la Ética y viceversa. La Ética dicta que es lo que hay que hacer, en tanto que la educación muestra el modo en que podemos lograr lo propuesto por la ética. La educación es un arte en tanto que la Ética es una ciencia. De acuerdo a los diferentes significados que puede tener la educación se puede decir que:


Cuando educación significa conducir o guiar, la Ética muestra un modelo de conducta a seguir y la educación dice como conducir al niño dentro de ese modelo.


Cuando educar significa saca hacia fuera, desarrollar lo que está implícito, se da a entender que el mismo educando (la persona a educar) es la causa principal de su educación, pues contiene en sí mismo las potencialidades que se van a actualizar. En este caso la Ética proporciona el modelo o guía de conducta humana buena, en tanto que la educación proporciona las reglas prácticas para enseñar u orientar al educando dentro de esa guía general.


Cuando educar significa lograr que una persona haga, por sí misma, lo que debe hacer, la educación dicta cómo se debe proceder con el educando a fin de lograr su autonomía, la madurez y la toma de responsabilidad por parte de éste. La Ética nos dice el qué hacer, mientras que la Pedagogía nos dice el cómo.

Relaciones entre la Ética y la Teología. La Teología en este caso la teología Moral trata de la valoración moral de los actos humanos, mismo tema que el de la Ética, pero esta última utiliza la razón como instrumentos de su estudio y la Teología Moral además de la razón utiliza los datos de la fe como la Biblia y fuentes afines.


Relaciones entre la Ética y la Religión. La religión es la relación entre el hombre y Dios. Es un contacto íntimo de la persona con un Ser infinito, del cual procede y ante el cual puede ponerse gratificante y reconfortante. La Ética se relaciona con la religión en la siguiente manera:


Una persona que mantiene un contacto íntimo con Dios, normalmente obtiene en ese contacto la guía personal de su conducta correcta, se contacta simultáneamente el Ser absoluto, el terreno de los valores y la fortaleza de conducirse en la vida cotidiana.


La Religión institucionalizada contiene una serie de preceptos, la mayoría de ellos con un alto valor moral, como son la caridad, la humildad, el sentido comunitario, la compasión, la piedad, etc.

Es por esto qué la Ética y la Religión guardan una muy estrecha relación, pero la Ética científica y la filosófica procuran mantener su autonomía con respecto a las normas morales que pueden surgir, y de hecho han surgido, a partir de la Religión, sea esta última, una vivencia o una institución.

5. El Horizonte Filosófico de la Ética

La Filosofía representa un horizonte amplio que contiene y fundamenta a la ética. El significado de la palabra Filosofía ha evolucionado notablemente a lo largo de la historia, existen cuatro modos de definir a la Filosofía:


La Filosofía como Amor a la Sabiduría (Definición Nominal). La palabra Filosofía viene de dos raíces griegas, filos y sofia, que significan amor y sabiduría. Entonces entendemos que la Filosofía es amor a la sabiduría, es decir, afición, tendencia o adhesión a un tipo especial de conocimiento que se llama sabiduría.


La Filosofía como estudio de las Causas Supremas del Universo (Definición Real). De acuerdo con la Filosofía tradicional creada por Aristóteles y ampliada por Sto. Tomás de Aquino, la esencia de la Filosofía se define como "la ciencia de todas las cosas desde el punto de vista de sus causas supremas" de acuerdo con esta definición tenemos que:


La filosofía es una ciencia en tanto que hace referencia (aspectos importante de una ciencia) a las causas de los hechos estudiados.


La Filosofía estudia las cosas tanto materiales como espirituales, visible e invisible, mentales y extra mentales. En fin es la ciencia más universal que pueda existir.


La filosofía estudia las cosas desde el punto de vista de sus causas supremas, o sea que estudia la esencia de las cosas.

La filosofía es una ciencia o sea un paradigma fundamentado, y es la más universal de todas, ya que presenta un modelo del universo en su totalidad. Modelo universal es precisamente el significado de la palabra paradigma. En aspectos filosóficos a este modelo también se le llama Cosmovisión. El objeto material u horizonte de la Filosofía son "todas las cosas". En sí no hay nada que se escape al estudio de la Filosofía, la universalidad de la Filosofía se comprende en el momento de captar la potencialidad de nuestra mente. Ya que gracias a ella es posible designar a todas las cosas con la palabra ente, ya aquello que les da existencia con la palabra ser. La Metafísica (rama primordial de la Filosofía) trata de todos los entes, en lo que tienen de constitutivo común, a saber, el ser de los entes. Con esto bastaría para entender de qué manera la Filosofía le compete el estudio de todas las cosas. El objeto formal (aspecto que distingue a cada ciencia) de la Filosofía es el fundamento último o las causas supremas de todas las cosas, éstas causas se clasifican en: eficientes, (todo aquello que produce a otro ente), finales (meta u objetivo grabado en el mismo ente), materiales (contenido que constituye al ente) y formales (estructura que da sentido o inteligibilidad al ente).

La causa material y formal forman la esencia de un ente, con todo esto podemos definir a la Filosofía como el conocimiento racional, intuitivo, y científico de las esencias y de los primero principios de todo ente.


La Filosofía como Cosmovisión. Una cosmovisión es un conjunto de ideas que nos describen el modo en que percibimos el cosmos, el mundo, es decir, las cosas, las personas y las situaciones que nos rodean. Cada persona tiene su propia cosmovisión, se puede decir entonces que cada uno tiene su propia Filosofía. La cosmovisión es entonces el conjunto de concepto, intuiciones, principios y valores que una persona ha adquirido a lo largo de la vida y que le sirven para tomar una postura frente a los hechos que la rodean.


La Filosofía como Criterio Axiológico. La Filosofía como Criterio Axiológico es como el lente que nos sirve para generar la cosmovisión, por medio de este cada sujeto imprime un colorido, un valor y una estructuración especial. En tanto que una cosmovisión es un conjunto de principios, conceptos y valores, la Filosofía es la forma o estructura (Gestalt) que el aparato cogniscitivo utiliza para general y expresar su cosmovisión. En fin, la Filosoía tomada como un criterio axiológico, es la "experiencia que le da al hombre maduro un toque de sabiduría".

Una vez definida la filosofía desde diferentes aspectos es importante mencionar su importancia:


La Filosofía explica la diversidad de criterios. La persona que estudia Filosofía se da cuenta desde el principio de la enorme diversidad de sistemas explicativos de la realidad.


La Filosofía ayuda a comprender el pensamiento de otras personas. Es el instrumento que ayuda a comprender la evolución de criterios entre dos o más personas y así al conocer las raíces de esos cambios es más fácil dialogar con esas diferencias, pues el camino a seguir ya no es el razocinio, si no la empatía.


Los conceptos filosóficos son instrumentos aptos para expresar las intuiciones de los filósofos. El trabajo del filósofo es doble. La primera etapa es la intuición, develar el ser. La segunda es la conceptualización, un intento de traducir y revestir los contenidos intuidos de modo que puedan expresarse y entenderse por otras personas.

Debido a la enorme variedad de seres en el universo la Filosofía se ha divido en diferentes ramas:


La Antropología Filosófica: estudia al ser humano desde el punto de vista de sus características esenciales. Sus temas fundamentales son: la personas humana, la conciencia, la libertad, los valores y la trascendencia humana.


La Lógica y la Teoría del Conocimiento estudian las características propias de un conocimiento correcto y verdadero, respectivamente.


La Ética es la rama de la Filosofía que estudia la conducta humana desde el punto de vista de su bondad o maldad. Esta rama ha sido, posiblemente, la más conocida y comentada en el género humano.


La Estética la esencia de la belleza y del arte. Entre sus temas más importantes se encuentra el estudio de la creatividad humana y de la experiencia estética, así como los diferentes géneros de las bellas artes.


La Metafísica es el estudio del ser en cuanto ser. Es el estudio más propio y profundo de la Filosofía. El ser es el constitutivo fundamental de todas las cosas (entes), lo que les da inteligibilidad y estructura. En el estudio de la Metafísica es donde adquiere la Filosofía su máximo nivel y valor.


La Teodicea o teología Natural (considerada como una parte de la Metafísica), es el estudio acerca de la esencia y existencia de Dios. Debe hacer la distinción entre Religión y Teología. La religión no es una ciencia, sino una institución que intenta la unión del hombre con Dios. La Teología sí es una ciencia, pero su fundamento principal está en la revelación y la fe.


Existen otras ramas de la Filosofía, tales como la Filosofía de la ciencia, la Filosofía de la naturaleza o Cosmología, la Filosofía del derecho, la Filosofía política, la Filosofía de la historia, etc. Que normalmente se estudian en cursos a nivel universitario.

La Ética al pertenecer a la Filosofía, participa de las características de esta disciplina y la coloca en un puesto más relevante debido a que le interesa el estudio de la esencia de los actos humanos, o sea, trata de esclarecer cuáles son las características propias de todo acto humano, una de ella es la libertad, sin ella no hay acto humano sino acto del hombre, la condición indispensable de un valor moral es el acto humano, es decir, un acto ejecutado libremente.

A la Ética también le interesa el estudio de la esencia de los valores y, en especial del valor moral, tratar de ver en qué consiste un valor, sus propiedades y los propio de un valor moral.

Lo interesante del carácter filosófico de la Ética es el intento de penetración hasta la esencia de la bondad de la conducta humana.

En resumidas cuentas estudiar Ética es filosofar sobre los actos humanos, es investigar las causas supremas de los actos humanos, escudriñar en lo más íntimo de la conducta del hombre, en la esencia de las operaciones humanas para así, vislumbrar allí los aspectos de bondad, perfección o valor, que pueden encerrar en su misma naturaleza y en su calidad de creaciones humanas.

6. Diferencia entre Ética y Moral

El uso de la palabra Ética y la palabra Moral está sujeto a diversos convencionalismos y que cada autor, época o corriente filosófica las utilizan de diversas maneras. Pero para poder distinguir será necesario nombrar las características de cada una de estas palabras así como sus semejanzas y diferencias.


Características de la Moral. La Moral es el hecho real que encontramos en todas las sociedades, es un conjunto de normas a saber que se transmiten de generación en generación, evolucionan a lo largo del tiempo y poseen fuertes diferencias con respecto a las normas de otra sociedad y de otra época histórica, estas normas se utilizan para orientar la conducta de los integrantes de esa sociedad.


Características de la Ética. Es el hecho real que se da en la mentalidad de algunas personas, es un conjunto de normas a saber, principio y razones que un sujeto ha realizado y establecido como una línea directriz de su propia conducta.


Semejanzas y Diferencias entre Ética y Moral. Los puntos en los que confluyen son los siguientes:


En los dos casos se trata de normas, percepciones, deber ser.


La Moral es un conjunto de normas que una sociedad se encarga de transmitir de generación en generación y la Ética es un conjunto de normas que un sujeto ha esclarecido y adoptado en su propia mentalidad.

Ahora los puntos en los que difieren son los siguientes:


La Moral tiene una base social, es un conjunto de normas establecidas en el seno de una sociedad y como tal, ejerce una influencia muy poderosa en la conducta de cada uno de sus integrantes. En cambio la Ética surge como tal en la interioridad de una persona, como resultado de su propia reflexión y su propia elección.


Una segunda diferencia es que la Moral es un conjunto de normas que actúan en la conducta desde el exterior o desde el inconsciente. En cambio la Ética influye en la conducta de una persona pero desde si misma conciencia y voluntad.

Una tercera diferencia es el carácter axiológico de la ética. En las normas morales impera el aspecto prescriptivo, legal, obligatorio, impositivo, coercitivo y punitivo. Es decir en las normas morales destaca la presión externa, en cambio en las normas éticas destaca la presión del valor captado y apreciado internamente como tal. El fundamento de la norma Ética es el valor, no el valor impuesto desde el exterior, sino el descubierto internamente en la reflexión de un sujeto.

Con lo anterior podemos decir existen tres niveles de distinción.


El primer nivel está en la Moral, o sea, en las normas cuyo origen es externo y tienen una acción impositiva en la mentalidad del sujeto.


El segundo es la Ética conceptual, que es el conjunto de normas que tienen un origen interno en la mentalidad de un sujeto, pueden coincidir o no con la moral recibida, pero su característica mayor es su carácter interno, personal, autónomo y fundamentante.


El tercer nivel es el de la Ética axiológica que es el conjunto de normas originadas en una persona a raíz de su reflexión sobre los valores.


Desconectado *Nandito*

  • Teniente
  • ***
  • Mensajes: 729
  • Sexo: Masculino
  • Nandito
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #25 en: Enero 05, 2008, 09:27:58 pm »
7. Los Actos Humanos

Existen dos tipos de actos, los Actos humanos y los Actos del hombre, ambos son ejecutados por el hombre pero poseen ciertas diferencias:


Los Actos Humanos. Son ejecutados consciente y libremente, es decir, en un nivel racional. Son originados en la parte típicamente humana del hombre, es decir, en sus facultades específicas, como son la inteligencia y la voluntad. Estos son el objeto material de la Ética y son los que pueden ser juzgados como buenos o malos desde el punto de vista de la Moral.


Los Actos del Hombre. Carecen de conciencia o de libertad o de ambas cosas, un ejemplo claro es por ejemplo la digestión, la respiración, etc. Los actos del hombre sólo pertenecen al hombre porque él los ha ejecutado, pero no son propiamente humanos porque su origen no está en el hombre en cuanto a hombre, sino en cuanto a animal. Estos actos carecen de moral (son amorales) por lo tanto no pueden juzgarse desde el punto de vista moral como buenos o malos, si pueden juzgarse como buenos o malos pero desde otro punto de vista, como por ejemplo el fisiológico.

Los actos, ya sean humanos o del hombre, tiene un cierto valor ontológico independiente del valor moral. El valor ontológico o metafísico de la conducta humana se refiere al hecho real, a la existencia, a la objetividad del acto. En cambio el valor moral depende de ciertas condiciones subjetivas y propias de la persona que ejecuta dicho acto, como la intención, la libertad, el grado conciencia, etc. El valor moral se encuentra solo en los actos humanos y el valor ontológico se encuentra en ambos.

Cuando se dice que un acto humano tiene un valor moral, se está implicando que este valor moral puede ser de signo positivo o de signo negativo. Trabajar, por ejemplo, tiene valor moral positivo, pero asesinar tiene un valor moral negativo. Normalmente hemos designado al valor moral negativo como "inmoral", pero esta palabra, en su etimología, indica mas bien un desligamiento del valor moral y los únicos actos que están desligados de los valores morales son los actos del hombre, pero estos ya han sido calificados como "amorales".

Todo acto humano tiene un elemento psíquico que también es motivo de una valoración moral, este es el "Fin" o "intención" que es el objetivo o finalidad por la cual se realiza un acto humano, por medio del fin o intención dos actos humanos idénticos pueden diferir notablemente por el autor que realizó cada acto.

La palabra "Fin" tiene varios significados, desde luego no se tomará en cuenta el que se refiere a lo último, lo extremo. La palabra fin significa intención, objetivo, finalidad.

La palabra fin tiene una doble división cuando significa objetivo o finalidad.


Cuando significa objetivo, suele considerarse el fin próximo (es el que se subordina a otros), el fin último (no se subordina a ningún otro), el fin intermedio (participa de los dos, o sea, se subordina al fin último y él mismo mantiene subordinado al fin próximo).


Cuando hablamos del fin como intención o finalidad, podemos referirnos al fin intrínseco del acto (es el que posee la acción misma de acuerdo a su propia naturaleza) o al fin del sujeto que ejecuta el acto (es el que de hecho intenta el actor de la acción, en algunas ocasiones este fin difiere con respecto al fin del acto).

Otro aspecto que ha estado conectado a la Ética desde los tiempo de Aristóteles es el tema de la felicidad. La felicidad es la actualización de las potencias humanas, es decir, la realización y el ejercicio de a facultades y demás capacidades del hombre. Cuando el hombre pone a funcionar sus potencialidades, la consecuencia natural es la felicidad. Además, éste es el fin propio del hombre. El hombre está hecho para ser feliz. Desde el punto de vista de la Filosofía y la Psicología, la felicidad es la consecuencia normal de un funcionamiento correcto del ser humano. Se pueden distinguir tres tipo o niveles de felicidad:


La Felicidad Sensible. Es la experiencia de satisfacción y beneplácito a partir de los sentidos.


La Felicidad Espiritual. Es superior a la sensible y se obtiene por el correcto funcionamiento de las potencialidades humanas en un nivel suprasensible, como la inteligencia, la voluntad, el amar, la libertad, el arte, las virtudes, etc.


La Felicidad Profunda. Proviene del núcleo de identidad personal. Es una felicidad más refinada que las dos anteriores y sólo se percibe cuando el individuo capta su propio núcleo por medio de un conocimiento conceptual y atemático.

8. El Concepto de Libertad

La libertad humana se puede definir como la "autodeterminación axiológica". Esto significa que una persona libre se convierte, por ese mismo hecho, en el verdadero autor de su conducta, pues él mismo la determina en función de los valores que previamente ha asimilado. Cuando no se da la libertad, o se da en forma disminuida, entonces el sujeto actúa impedido por otros factores, circunstancias y personas, de modo que ya no puede decirse que es el verdadero autor de su propia conducta. De acuerdo con esto se dice que la condición previa de la libertad en un individuo es la captación y asimilación de los valores. En la medida en que un individuo amplía su horizonte axiológico, podrá ampliar paralelamente el campo de su propia libertad. Y en la medida en que una persona permanezca ciega a ciertos valores, se puede decir que posee una limitación en su libertad.

La libertad humana tiene que ir paralela con el sentido axiológico y el sentido de responsabilidad, de no ser así se convierte en libertinaje.

La postura que niega la libertad humana es el "determinismo", postura propuesta por Skinner que ha cobrado auge, este psicólogo conductista rechaza la libertad en función de un fenómeno también real: los condicionamientos en que vive inmersa la mayoría de la gente.

Uno de los aspectos más importantes en la vida de una persona es su proceso de liberación. La libertad puede aumentar o disminuir a lo largo de la vida. Los primeros factores que limitan la libertad del hombre son: los condicionamientos, el Super Yo, las manipulaciones ajenas, las emociones sofocantes y las ataduras de una filosofía pesimista.

El tipo de libertad del que estamos hablando es la libertad interior, ésta se rige por valores captados, también es llamada libertad axiológica una vez que se asimilan los valores. El hombre elige realizar algún valor o rechazarlo. La Libertad no existe cuando una persona es ciega para los valores. Actuar libremente significa inclinarse, adoptar y realizar un valor, o rechazarlo. Cuando no existe uno o varios valores en la mente del individuo, su conducta va a estar orientada, no por valores, sino por instintos, reflejos, condicionamientos, hábitos, inclinaciones surgidas del inconsciente, presiones externas, etc. La percepción de los valores es indispensable para que exista un acto libre. Existen dos modos de percibir lo valores:


En forma conceptual. Es la que se logra por medio de explicaciones teóricas o descripciones más o menos distantes del objeto valioso.


En forma intuitiva. Es la que se logra por medio de una vivencia en la cual se capta, se aprecia y se adopta ese valor como tal dentro del mundo personal del sujeto cognoscente.

Para que la libertad axiológica se pueda dar debe existir la posibilidad de un conocimiento holístico o intuitivo de uno o varios valores. Sin este tipo de conocimiento, muy diferente al conocimiento conceptual, no es posible que se dé la libertad que nos lleva al valor moral. En otras palabras: para elegir un valor, primero hay que conocerlo y apreciarlo en cuanto a tal.

Para un manejo sencillo de las clasificaciones de la libertad, esta se ha divido dos muy sencillas:


Libertad-de: Significa libertad de obstáculos, de vínculos o de restricciones, sean estos de orden físico o de orden moral.


Libertad-para: Significa libertad para alcanzar un objetivo o para realizar un valor o para llegar a una meta, es de tipo interna y reside en la voluntad.

La libertad humana no es absoluta. Existen varios obstáculos que disminuyen y, a veces, nulifican la libertad de la conducta humana. El Estudio de ellos proporciona mayor claridad para la comprensión de los actos humanos en la vida real. En la medida en que falta libertad, el acto humano pierde su calidad de humano y llega a convertirse en un simple acto del hombre. A pesar de esto, la libertad puede conquistarse e incrementarse a partir del nivel de desarrollo y madurez propio de cada uno. Afortunadamente existen procedimientos psicológicos que fomentan este gradual crecimiento de la libertad personal.

9. Los Obstáculos de la Libertad

Existen cinco obstáculos contra la libertad:


La Ignorancia. Consiste en la ausencia de conocimientos, es un obstáculo ya que para elegir algo, es preciso conocerlo. El mejor consejo para obtener la libertad es abrir horizontes, ilustrar acerca de nuevas posibilidades. Muchos fracasos en las carreras profesionales se deben a una elección incorrecta de ella por ignorar otras especialidades que estarían más de acuerdo con las cualidades del sujeto.


El Miedo. Consiste en la perturbación emocional producida por la amenaza de un peligro inminente y es un obstáculo ya que en casos extremos (pavor), puede producir una ofuscación completa de las facultades superiores, y todo lo que se ejecuta en esos momentos pierde el carácter de acto humano, pues el sujeto no puede responder de ello.


La Cólera y Otras Pasiones. La cólera, también llamada ira, enojo o coraje, al igual que otras emociones y pasiones producen una fuerte limitación en nuestra capacidad de elegir libremente. Las emociones como el odio, la tristeza, la alegría, los celos, la envidia y el enamoramiento, son respuestas orgánicas (de adecuación o de inadecuación, de aceptación o de rechazo) por parte del sujeto cuando percibe un objeto afín o discordante. La emoción llevada a los extremos recibe el nombre de pasión. La palabra "sentimiento" expresa casi siempre lo mismo que la palabra emoción, cuando se trata de un fenómeno persistente.


La Violencia. Es una fuerza externa, física o psíquica, ante la cual es difícil o imposible resistirse. Ésta puede debilitar la libertad del sujeto hasta el grado de suprimir toda responsabilidad en lo que se refiere a la conducta realizada en esos momentos.


tomado de
http://www.monografias.com/trabajos6/etic/etic.shtml

Desconectado holly

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 1
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #26 en: Enero 05, 2008, 10:33:22 pm »
Es cierto la ética es muy importante, tanto en la vida secular como en la cristiana, especialmente los que trabajamos en un Ministerio, pero que interesante sería que algunos líderes de grandes iglesias. tomaran mas en cuenta la ética que Dios enseña su palabra, pero por crecer no les importa, robar ovejas de otros, rediles, solo por ser más grandes, invitándolos a seudo encuentros, ¿No hay tanta gente que se pierde en el mundo que no conoce el evangelio porque no le predican a ellos? y no  a los ya cristianos,  son tan ineficaces para llegar a éstos, un gran porcentaje de su Iglesia, son gente de otras iglesias, ya sean robadas, o las que han sido expulsadas por diferentes faltas, y dirán ! No estas han cambiado¡ ¡No¡ son las que se roban las ovejas de las iglesias que salieron,  llevándose lo más débil, porque por supuesto por el testimonio que dieron, no les creen las ovejas sanas y paradas en su fe, esto es terrible, me refieroa los  G12, que ya no saben que hacer para crecer, no les importa nada actuando como "carroñas espirituales" por decirlo así, ojalá, que tomen conciencia que así no es Dios, y no nos enseña eso en su palabra, es una pena, pero esto nos demuestra más que estamos en los últimos tiempos. :-[ :-[

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #27 en: Enero 06, 2008, 12:59:00 pm »
Hay muchas cosas que hasen que las obejas, la principal los pastores que no tienen eticas espirituales para pastorear a sus obejas y darles pastos verdes, alimentarlas conforme la palabra, esas obejas jamas se iran a otros rebaños la obeja verdader conose la voz de su pastor.

Y si hermana hay lobos rapases que cojen las obejas mas vulnerables o recien nacidas que estan de pecho, a esos lobos los jusgara Dios, es triste ver que cuando las almas se pierden y en vez de ir a buscarlas los lobos van y buscan las obejas ya salvas, no quieren trabajar con las que no son salvas, no quieren pasar trabajo, como disen por halli quieren la papa pelada.


“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #28 en: Enero 06, 2008, 10:15:43 pm »
La Etica de la igualdad.

Si vemos en el mundo, la humanidad y la sociedad se rijen por el egoismo y la forma de ver a sus semejantes, si tienes dinero vales, si tienes una carrera universitaria vales, vales si eres familia de alguien importante, vales si eres popular.
No vales si no eres de la misma raza, no vales si no tienes dinero, no te asepto si no tienes una educasion, no eres aseptado si eres pobre, todo eso son las formas del mundo de ver a sus semejantes, descriminacion, marginacion y desprecio hasia sus semejantes.

Eso lo vemos a diario en lugares de trabajo en la sociedad, la escuela,
no te asepto sino eres como yo, o hases lo que digo o piensas como yo.

Se quebrantan los mas sagrados derechos del s er humano, de ser aseptados y amados por lo que son, Por eso cuando vino Jesus predicando un evangelio diferente al que los judios religiosos estaban acostumbrados a oir y ver en medio de esa sociedad religiosa llena de tanta hipocresia, dise la biblia que el rompio todos esos argumentos religiosos de dogmas de hombres, comia con los publicanos y pecadores
y eso fue un gran reto para los religiosos judios.

Hoy en dia pasa los mismo, aun en nuestra sociedad cristiana, tenemos
muchos separatismos, de difernte formas y no es del agrado de Dios, sin querer y darnos cuenta marginamos alos seres humanos, que talvez por su apariencia, raza o costumbres no nos caen bien, y entramos en la misma condicion de pecar cuando despresiamos o marginamos a algun ser humano.

Me aparto de esa gente he oido decir a cristianos, no les habro mi corazon ni les doy confianza, no me caen bien,ese es el resultado de un corazon lleno de desamor, en los mismos trabajos y escuelas vez el separatismo de grupitos con conflictos, simplemente porque no aseptan a sus semejantes como son, con su forma de ser, y de actuar.
Para tener etica de igualdad con todos tenemos que tener un corazon lleno de amor para nuestros semejantes no importandonos como piensen o que posicion tienen o de donde son, amarlos por lo que son
semejantes ala himagen de Dios, amaras a tu projimo como a ti mismo.

No hagamos grupitos hermanos, tratemonos todos por igual sin asepcion de personas, hay gente herida que entra a este foro, tengamos mas tacto con todos los seres humanos, sin comentar desen una vuelta por todo el foro y examinen si en algna forma hemos hecho sin malicia o sin ninguna mala intencion, haser separacion de personas,

Hay gente muy sensible que viene bien aporriada por el mundo y quiere ver en ti y en mi, algo diferente que les de animo por creer que tenemos un Dios que cambia, un Dios compasivo, un Dios que esta en nuestras vidas.

No importa como tu veas a tu hermano aseptalo es la misma himagen de Dios, con la vara con que medimos podemos ser medidos.
Fundemos la armonia y la hunidad esas son partes de la etica cristiana.



“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re: Etica Cristiana.
« Respuesta #29 en: Enero 06, 2008, 10:38:41 pm »
La envidia, el egoismo, y los celos

Esas cosas enpobresen y son como veneno que van en contra de la etica de un cristiano, corrompen las relaciones, dañan la mente del que las practica, y hasen que las relaciones entre hermanos cristiano desaparesca por completo.

No me caes bien porque, eres popular, los demas no me ven pues tu estas en medio, empañas mi egosentrismo, no me gusta que te pongan atencion mas que a mi, esas son las palabras con las cuales una joven describia a su compañera,

Esas tres palabras son hermanas van juntas siempre celos, envidia y egoismo, Cuando hay vacios en el alma, el ser humano trata de llenarlos buscando la atencion de los demas, y el ser huamno se llena de esos prejuicios que no solo destrosan la vida del ser humano sino la delos demas. Buscan de una forma o de otra llamar la atencion para ser el centro de ella, y cuando alguien mas popular llega estalla la bomba, se sienten aisladas, rechasadas, y sufren al ver su condicion y ven problemas de rechaso donde no los hay.

Si tu o alguien sufre de esa enfermedad espiritual Dios tiene la cura.
Nadie le quita el puesto a nadie, ni nadie vale mas que nadie, todo somos iguales delante la presencia de Dios, no tenemos que pensar en que nos marginaran, o somos menos que nadie, valemos la sangre de Cristo, somos especiales y de gran valor hijos de un rey poderoso, y aunque asi nos rechasaran, tenemos esa seguridad de que valemos.


“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"