¿como debe ser el hablar de un cristiano?

Autor Tema: ¿como debe ser el hablar de un cristiano?  (Leído 3359 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado catto

  • Cabo
  • ***
  • Mensajes: 88
  • Sexo: Femenino
  • ¡Jesús es el Señor!
    • Ver Perfil
    • Libros cirstianos para descargar
¿como debe ser el hablar de un cristiano?
« en: Septiembre 27, 2008, 09:07:24 am »
¿COMO DEBE SER EL HABLAR DE LOS CRISTIANOS?

HABLANDO PARA CUATRO COSAS PRACTICAS
Nuestro hablar con oración, el Espíritu, y denuedo es para cuatro cosas. Estas cuatro cosas son prácticas. La primera es la predicación del evangelio. La segunda es la divulgación de la verdad. La ministración de la vida es la tercera. La cuarta es el recobrar de los santos. Hablamos la Palabra santa para estas cuatro cosas: para predicar el evangelio, para divulgar la verdad, para ministrar la vida y para recobrar los débiles.

Predicando el evangelio

Como cristianos, somos testigos de Cristo. Deberíamos hablarle, haciendo este especie de hablar una costumbre. Cuando van a visitar a su tía, olvídense de los asuntos de actualidad en las noticias y hablen Cristo a ella. Adquieran tal costumbre. Tienen que creer que cuando hablen, el Espíritu Santo siempre sigue su hablar y honra su hablar, y la gente será salva. Aprendan a hablar la palabra viviente y aprendan a hablar la palabra rica. Cuando hablen a su tía no digan: ?Usted tiene que creer en el Señor Jesús, de otro modo irá al infierno?. Esta clase de hablar ofenderá a la gente. Tienen que aprender a hablar el rico Cristo. Díganle a su tía que hace cinco años nunca sabían cuánto el Señor Jesús era para ustedes. Díganselo, enumerando todos los ricos detalles de Cristo. Pueden decirle: ?Ahora yo sé que Cristo es el poder y la sabiduría de Dios para mí. El también es mi justicia, mi santificación y mi redención?.
Si ustedes van a hablar una palabra tan rica tienen que estudiar 1 Corintios 1. Aprendan a sacar las riquezas de la Palabra. Primera de Corintios 1 también nos dice que somos los santos llamados, que Cristo es nuestro, lo cual significa que Cristo es nuestra porción, y que hemos sido llamados por el Dios fiel a la comunión, al disfrute o a la participación de esta porción. Ahora para que nosotros disfrutemos esta porción, Dios nos da Cristo como poder y como sabiduría para que le recibamos como nuestra justicia, nuestra justificación; como nuestra santificación, nuestra santidad; y también como nuestra redención. Ustedes tienen que sacar todos estos puntos de este único capítulo.
A los seres humanos siempre les interesa saber de lo nuevo. En este país cristiano principal, los oídos de la gente están llenos del ir a los cielos y del ir al infierno. A ellos no les gusta oír más de esto. A ellos ustedes necesitan hablar algo concerniente al Cristo todo-inclusivo. Tomen alguna palabra rica y hablen a sus parientes. No prediquen, sólo hablen. Para predicar, puede que necesiten estudiar en un seminario, pero para hablar sólo necesitan adquirir la costumbre. Aprendan a hablar hablando.
Ustedes pueden tener fe, pueden tener el espíritu y pueden tener el Espíritu Santo también, pero cuando intentan hablar, sienten que no tienen nada que hablar. Por supuesto, ustedes dicen que carecen de experiencias. Eso es correcto, pero yo diría que carecen no sólo de experiencias, sino también de la palabra de Cristo. Colosenses 3:16 dice: ?La palabra de Cristo more...en abundancia en vosotros?. Tienen que observar que en este versículo Pablo dice: ?La palabra de Cristo more...en vosotros?. Esta clase de tono indica que la palabra de Cristo está aquí esperando que le permitan entrar en ustedes. Parece que una Persona está esperando aquí, esperando que le permitan entrar. Hace años cuando leí este versículo, no estaba de acuerdo con esta clase de tono. ¿Por qué Pablo dice: ?La palabra de Cristo more...en vosotros?? La indicación aquí es que hoy día la palabra viviente de Cristo espera que le permitan entrar. Esta palabra está personificada como una Persona viviente. No se dice: ?La mesa more en el cuarto?. La mesa no puede morar porque está sin vida. Cualquier cosa que pueda morar en su casa debe ser una persona viviente. Una cosa sin vida no puede morar. Pablo dice: ?La palabra de Cristo more...en vosotros?, y el Nuevo Testamento nos dice que Cristo es la Palabra. No sólo eso, el Espíritu también es la Palabra (Ef. 6:17). La Palabra, Cristo, el Espíritu y Dios: estos cuatro en realidad son uno. Estos son cuatro sinónimos que se refieren a esta misma única Persona. Dios es Cristo, Cristo es el Espíritu, el Espíritu es la Palabra, y la Palabra es Dios, Cristo, y el Espíritu. Por lo tanto, la Palabra es una Persona viviente. Pablo no dice la palabra de otro o de otra cosa. El dice la palabra de Cristo. Seguramente esta es la Palabra orgánica, la Palabra viviente, la Palabra que existe como una Persona viviente. Esta Palabra espera entrar en ustedes. Tienen que abrirse y permitirle entrar.
La palabra de Cristo está personificada; es una Persona viviente que espera que ustedes le permitan entrar. Una vez que le permitan entrar, El llegará a ser su hablar una y otra vez. Con el tiempo, este hablar llegará a ser poesía con ritmo y rima. A veces, cuando ustedes empiezan a hablar por el Señor, se sienten extraños. Cuando ustedes hablan lo mundano, lo cual han estado hablando por muchos años, pueden expresarlo como un cántico, como un salmo con ritmo y rima. Pero cuando ustedes empezaron a hablar Cristo, después de ser salvos por sólo dos semanas, les era algo extraño. Tenemos que permitir que la palabra de Cristo como una Persona habite en nosotros y tenemos que hablar esta palabra con fluidez hasta que nos acostumbremos a ella y que llegue a ser como poesía en nuestro hablar. Todos tenemos que aprender a hablar Cristo y tenemos que aprender a acostumbrarnos a hablar Cristo. Necesitamos acostumbrarnos a tal punto que todo lo que digamos sea una clase de poesía: un cántico, un salmo y un himno. Del mismo modo, hablaremos las palabras saludables (1 Ti. 6:3).
En conclusión, primero debemos darnos cuenta de que Dios desea que hablemos. El desea que todo Su pueblo profetice. En segundo lugar, para hablar necesitamos el Espíritu. Este Espíritu está sobre nosotros y este Espíritu está dentro de nosotros. ¡Aleluya! Fuimos bautizados en el Espíritu; por lo tanto, el Espíritu está sobre nosotros. También bebemos el Espíritu; por lo tanto, el Espíritu está en nosotros. Tenemos el Espíritu. Ahora sólo necesitamos ejercitarnos y decir el amén a lo que dice la Biblia. La Biblia dice que el Espíritu está sobre nosotros. Decimos: ?Amén?. La Biblia dice que el Espíritu está dentro de nosotros. Decimos: ?Amén?. Nosotros ejercitamos tal espíritu de fe para darnos cuenta de que estamos realmente en el espíritu, y que el Espíritu está sobre nosotros y también dentro de nosotros. Cuando hablo, El habla en mi hablar. Tenemos que practicar esto durante todo el día. Si no hay nadie con quien hablar, simplemente hablen a los ángeles en el aire o a los demonios alrededor de ustedes. Permitan que la palabra viviente de Cristo entre y habite en ustedes. Luego hablen Cristo, no en las expresiones comunes, ordinarias y mundanas, sino con El mismo como la Palabra. Tenemos que aprender la terminología espiritual, las frases espirituales, las cláusulas y aun las oraciones espirituales.

GANANDO UN DEPOSITO
DE LA PALABRA VIVIENTE Y RICA
Si ustedes van a hablar la palabra viviente y rica, no deberían confiar en cierta clase de inspiración. Supongamos que ustedes nunca han aprendido inglés, sin embargo confían en que una inspiración espiritual los capacite para hablarlo. Les aseguro que pueden esperar hasta que regrese el Señor, y todavía no hablarán inglés. Para aprender inglés primero tienen que aprender el alfabeto, luego las palabras y luego las oraciones. Hay que estudiar inglés por muchos años antes de poder hablarlo de una manera viviente y rica. De la misma manera no podríamos tener la palabra viviente y rica de la Biblia sólo por la inspiración. En el pasado pueden haber tenido ustedes el deseo de hablar algo de la Biblia, pero se dieron cuenta de que estaban cortos de la expresión, de las palabras. No tenían la palabra viviente y rica.
El pensamiento principal de Pablo en 1 Corintios 12:8-11 es que el Espíritu distribuye la palabra de sabiduría y la palabra de conocimiento a los santos mientras están en las reuniones. Si ustedes no leen la Biblia y por lo consiguiente les falta el depósito rico de la Palabra divina, irán a la reunión vacíos. Entonces, aun si viene la inspiración, no tendrán el depósito que necesitan. Si ustedes le van a servir a la gente una fiesta abundante, primero tienen que obtener los comestibles. Si no tienen los comestibles, ¿cómo podrían cocinar una comida sabrosa? Es imposible. Todos tenemos que emplear el tiempo necesario para adquirir la palabra del Señor de la Biblia.

Divulgando la verdad
Debemos hablar no sólo el evangelio, sino que también debemos hablar la verdad, las realidades divinas en la Biblia. Para hablar la verdad, hay que saber la verdad. Hay muchas verdades en la Biblia. La Trinidad es probablemente la verdad más grande. Casi todos los cristianos saben que nuestro Dios es triuno, el Padre, el Hijo y el Espíritu, sin embargo eso es todo lo que saben. Cuando se les pide que hablen más concerniente a esto, ellos tienen poco que decir. Todos nosotros debemos aprender a hablar algo más profundo. Ustedes pueden decir a la gente que ser bautizado es ser bautizado dentro del Padre, del Hijo y del Espíritu (Mt. 28:19). Entonces, ellos disfrutarán la gracia de Cristo el Hijo y el amor de Dios el Padre y tendrán una porción en la comunión del Espíritu Santo. Ellos disfrutarán las riquezas de la Trinidad. Puede que ustedes crean que sería difícil aprender todas estas cosas, pero yo no lo creo. Todo depende de ustedes. Si tienen el corazón y el deseo, pueden hacerlo de seguro, especialmente si ustedes van a la Versión del Recobro, donde hay una nota larga sobre 2 Corintios 13:14. Esta nota da una lista larga de las referencias concernientes a la Trinidad divina, de Génesis a Apocalipsis. Además, 1 Pedro 1:2 dice: ?Según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo...? Esto es el propio disfrute del Dios Triuno. Entonces Pablo en Efesios 3 dijo que él dobló sus rodillas ante el Padre, para que El nos fortalezca por el Espíritu para que Cristo haga Su hogar en nuestros corazones. Otra vez se puede ver al Dios Triuno. Hay muchos versículos como éstos, incluso Juan 14:17-20. Estas son las palabras ricas. Aprendan a tomarlas y a hablarlas. Puede que doce años atrás ustedes hubieran tenido muchas excusas para no hablar la palabra rica, pero no hoy. Esto es debido a que he puesto muchos comestibles ricos en la dispensa de ustedes o por lo menos en la caseta de libros donde pueden obtenerlos. Ahora ustedes pueden conseguir todas las riquezas.

Ministrando vida
Nuestro hablar con oración, el Espíritu y denuedo es también para la ministración de la vida. La vida se transmite en la Palabra santa. La Biblia es la palabra de la vida. Todo lo que hablemos como la palabra viviente y rica de Dios es la palabra de la vida. Hablamos la palabra, pero dentro de la palabra está la vida. Así que en nuestro hablar espontáneamente ministramos vida a otros. Sin embargo, debido a nuestra escasez de la Palabra de Dios, cuando intentamos ayudar a otros, simplemente no tenemos las palabras para decir nada. Lo máximo que podríamos decir sería: ?Usted tiene que amar al Señor y darse cuenta de que el Señor le ama a usted y es digno de confianza?. En cambio necesitamos ministrar algo nuevo, algo de nuestra propia experiencia, algo que hemos descubierto, algo que hemos experimentado. Al hacer esto nosotros espontáneamente ministraremos vida a otros. Necesitamos el hablar apropiado de la palabra viviente y rica para que podamos ministrar vida a otros.
Si ustedes hicieran estas tres cosas ?predicar el evangelio, divulgar la verdad, y ministrar vida a otros hablando la palabra viviente y rica? entonces al ir a una reunión grande o a una reunión pequeña ustedes serían tan ricos. Tendrían la costumbre de hablar, y tendrían mucho de que hablar, aun con que hablar. Ustedes tendrían mucho; yo tendría mucho; cada uno de nosotros tendría mucho. De esta manera la reunión nunca sería pobre, baja, muerta ni fría. Siempre ella sería elevada, enriquecida y bastante viviente. Esta es la manera de hacer que la vida de la iglesia sea edificada en las reuniones pequeñas.

reuniones pequeñas.
Recobrando a los que son débiles
El hablar rico también nos ayuda a recobrar a los que son débiles. En la iglesia siempre hay varios que son débiles. Ellos necesitan el apoyo de ustedes: ellos necesitan su ayuda a través de la palabra rica por el Espíritu.
En conclusión, si en realidad somos serios con el Señor, todos tenemos que levantarnos. No tomen el atajo. Prepárense con mucha perseverancia, mucha paciencia divina para tomar este camino por a lo mínimo tres o cuatro años. Vayan a las reuniones pequeñas, siempre dediquen  tiempo para meterse en la Palabra santa, oren adecuadamente y aprendan a hablar habitualmente las cosas concernientes a Cristo. Hablen las riquezas divinas primeramente para edificarse a ustedes mismos. Luego vayan a la reunión para practicar esta costumbre de hablar. No digan: ?No siento que yo tenga una carga para hablar algo en la reunión. No estoy guiado; no tengo ninguna inspiración?. Olvídense de la manera tradicional. Aprendan a meterse en la Palabra y orar sobre ella, y luego practiquen el hablar conforme al depósito en ustedes. Entonces cuando ustedes vayan a la reunión, ya sea que tengan o no el sentir de estar inspirado o guiado, simplemente hablarán. Primero el hablar de ustedes edificará a ustedes mismos y luego espontáneamente edificará a otros. De esta manera, las reuniones serán edificadas. Este es el camino para la vida de la iglesia.