Errores en la transmisión del texto griego/hebreo/arameo

Autor Tema: Errores en la transmisión del texto griego/hebreo/arameo  (Leído 1787 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Pablo Pereyra

  • Subteniente
  • ***
  • Mensajes: 489
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
    • En Honor A Su Verdad
Errores en la transmisión del texto griego/hebreo/arameo
« en: Mayo 11, 2010, 05:34:26 pm »
[Esto es parte de mi estudio "Principios y claves para la interpretación de la Biblia," disponible para leer en mi blog: "En Honor a Su Verdad."]

Cómo entender el mensaje bíblico y resolver aparentes contradicciones - Errores en la transmisión del texto

Ahora veremos cómo podemos proceder en nuestro estudio personal de las Escrituras para hallar su correcta interpretación y resolver las aparentes contradicciones que se presenten. Como ya hemos visto, la oración y la relación de comunión con Dios constituyen el primer paso para la comprensión de la Biblia, siendo indispensables para entender el mensaje de Dios. Pero también vimos que es requerido un esfuerzo por nuestra parte en estudiar, considerar y pensar lógicamente la doctrina bíblica. Así que, nos dedicaremos a examinar aquellos componentes de la lógica, la razón y el pensamiento que nos ayudarán a comprender el mensaje de Dios.

Como hemos visto, la Biblia fue originalmente revelada por Dios; y como Dios es perfecto y lleno de sabiduría, no es posible que Su Palabra tenga errores y contradicciones. Los errores en la Biblia se deben a una o más de estas tres causas: la transmisión, la traducción o nuestro entendimiento. A continuación analizaremos cada una de éstas áreas.

Errores en la transmisión

Estos errores son aquellos que se cometieron en la copia de los antiguos manuscritos. Hasta la invención de la imprenta, en el siglo 15, los textos, tanto hebreos como griegos eran copiados a mano. Si bien los escribas (los encargados de hacer las copias de la Biblia) eran muy cuidadosos y tenían varios métodos de verificación para conservar lo mejor posible el original, de vez en cuando cometían ciertos errores que eran pasados por alto en las revisiones, algunos de los errores cometidos incluyen: saltearse o duplicar una letra, palabra o línea, o sin querer cambiar una palabra por una similar o sinónima debido a querer copiar una oración larga de memoria. Para el texto hebreo existían grupos de copistas llamados Sopherim, (palabra que significa “contadores”) que eran encargados de copiar los textos y luego de contar letras, palabras, líneas, etc., este procedimiento no se hizo posteriormente  con el texto griego, es por eso que los textos hebreos, a pesar de ser más antiguos, son tanto o más confiables que los manuscritos griegos. Además, también hubo escribas que a propósito alteraron ciertas porciones de Escritura debido a sus propias posturas teológicas, por ejemplo, en los apéndices 31, 32 y 33 de “The Companion Bible” (La Biblia Compañera) el doctor E.W. Bullinger expone distintas alteraciones intencionales hechas en el texto por los Sopherim.

A pesar de esto, las Biblias que hoy en día tenemos tienen un gran nivel de precisión debido a la cantidad de copias manuscritas que se han hecho, las cuales se usan para comparar unas con otras y así detectar errores de copia. En cuanto al Nuevo Testamento, estiman algunos eruditos que tiene más de un 99% de precisión, ya que de éste existen más de 5.500 manuscritos griegos y más de 10.000 en latín, sumado a miles de traducciones que antiguamente se hicieron en diversos idiomas y más de 36.000 citas bíblicas de escritores del primer siglo que se han recolectado.

En cuanto al texto hebreo, Bullinger en su libro “How to Enjoy The Bible” (Cómo disfrutar la Biblia) explica que existen varios textos (llamados códices) en base a los cuales se hicieron sucesivas copias. Las diferencias entre los textos son mínimas y no son de gran importancia en cuanto al mensaje doctrinal. Los eruditos estiman que hay menos de 900 variaciones entre los códices, contando todo el texto hebreo.

Existen cinco códices que se usaron como patrones para las copias posteriores:

El Códex de Hillel.
El Códex de Ben Asher, conocido como el Códex de Jerusalén.
El Códex de Ben Naphtali, conocido como el Códex babilónico.
El Pentateuco de Jericó, el cual Elías Levita decía que era el mejor.
El Códex de Sinaí, también del Pentateuco, que difiere del de Jericó sólo en algunos acentos.

Ninguno de estos antiguos escritos contiene toda la escritura hebrea completa, y nadie se ocupó de hacer una recopilación completa de ésta sino hasta que el Doctor Ginsburg dedicó su vida a ello. Él fue el primero en realizar esta tarea y en dar una completa exposición de la historia del texto hebreo.

En cuanto al Nuevo Testamento, hay un desacuerdo entre los eruditos sobre si fue revelado en hebreo, griego, o arameo. Algunos sostienen que fue revelada en hebreo y luego traducido al griego y arameo, otros dicen que el original era en griego y otros que fue en arameo. Los argumentos a favor de la revelación en arameo no son muy convincentes, ya que el griego era el idioma más usado en la época y el hebreo era el más común entre los judíos. Además, en los hallazgos arqueológicos los fragmentos de copias y citas de las escrituras en hebreo exceden en 9 a 1 a los del arameo. De hecho, el texto arameo, llamado peshito (palabra aramea que significa literal) es considerado una copia literal del texto hebreo y no un “original,” este es de gran valor para dilucidar agregados y errores de transmisión en los textos del Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento está lleno de expresiones idiomáticas que son propias de la cultura hebrea más que de la griega. Esto se usa para argumentar que el texto hebreo fue el idioma en que fue originalmente escrita la revelación de Dios, pero como los escritores bíblicos fueron descendientes israelitas, es posible que hayan hablado y escrito en griego utilizando expresiones idiomáticas propias de la cultura hebrea.

Pero, ya sea que la Biblia haya sido revelada en hebreo, griego o arameo, lo cierto es que no existen “originales” como para comprobarlo, y todas las copias y traducciones nos sirven para analizar, comparar y así llegar a un texto de mayor “pureza.” Además, no tendría demasiado provecho pasar el tiempo disertando sobre si el texto original era hebreo, griego o arameo, mejor es aprovechar el tiempo para esclarecer el mensaje que transmite la Biblia y conocer mejor a Dios y Su voluntad. De todos modos, hoy en día los textos disponibles más completos y de los que hay mayor cantidad están en griego, y la mayoría de las traducciones y versiones de la Biblia se basan en textos griegos.

Como ya mencioné, existen más de 5.500 manuscritos griegos de lo que llamamos “Nuevo Testamento,” éstos se dividen en unciales (escritos con letras mayúsculas), y cursivos. Los textos unciales, en su mayoría, datan de antes del 800 d.C.; los textos cursivos en existencia son de a partir del décimo siglo d.C. Además, estos textos se clasifican en “recesiones,” según ciertas características que presentan: (1) texto alejandrino o egipcio; (2) texto occidental; (3) texto oriental o bizantino. Sin embargo, no todos los estudiosos están de acuerdo con esta clasificación y han añadido otras recesiones, las cuales simbolizan con letras:

“A” es el símbolo del Códex Alexandrinus, que data de fines del cuarto siglo d.C.

“B” es el Códex Vaticanus, llamado así porque es preservado en la librería del Vaticano, se cree que data del cuarto o quinto siglo.

“C” es el Códex Efraemi, llamado así porque contiene varios escritos de Efrem de Siria. Se cree que fue escrito en Egipto en el quinto o sexto siglo.

“D(1)” es el Códex Bezae, también conocido como Códex Cantabrigensis, llamado así por haber sido encontrado por Theodore Beza, presentado en 1581. Se cree que pertenece al quinto siglo. Éste sólo contiene los evangelios y Hechos.

“D(2)” es otro Códex hallado por Beza, también es llamado Códex Claromontanus. Contiene las epístolas de Pablo y el libro de Hebreos.

“)” se usa para señalar al Códex Sinaiticus, que algunos estiman que es el más antiguo e importante de todos los textos existentes. Fue descubierto por Tischendorf entre 1844 y 1859 en el Monte Sinaí. Su fecha se estima entre mediados del siglo 4 y se estima de gran autoridad.


En el apéndice 94 de “The Companion Bible” Bullinger menciona 16 textos griegos que han sido impresos, cada uno de los cuales representa el esfuerzo de distintos eruditos por alcanzar un texto lo más ajustado posible al originalmente respirado de Dios, en ese apéndice Bullinger también explica brevemente cuál es la teoría que fue utilizada por los críticos textuales modernos para resolver pasajes que estaban en duda.

A continuación doy una tabla con los textos que menciona Bullinger y algunos más que se agregaron después. Éstos no son todos los textos griegos que se han impreso, pero son los más relevantes.

Texto Griego   Año de edición
1 – Complutensian Polyglot   1514
2 – Erasmus (1ra edición)    1516
3 – Stephens (o Stephanus)   1546-1549
4 – Beza    1624
5 – Elzivir (“Textus Receptus”)   1624
6 – Griesbach    1774-1775
7 – Scholz    1830-1836
8 – Lachmann    1831-1850
9 – Tischendorf    1841-1872
10 – Tregelles    1856-1872
11 – Alford    1862-1871
12 – Wordsworth    1870
13 – Reviser’s Text    1881
14 – Westcott y Hort    1881-1903
15 – Scrivener    1886
16 – Weymouth    1886
17 – Nestlé    1904
18 - Frieberg   1966-1975
19 – Robertson-Pierpoint   1995


Hay que tener en cuenta que con el paso del tiempo se han ido encontrado más manuscritos y fragmentos de manuscritos, y citas y material con el cual comparar y obtener un texto más “puro,” por lo cual versiones más antiguas de la Biblia pueden haber sido basadas en textos griegos de menor precisión. Por ejemplo, la traducción original de Casiodoro de Reina (de donde tenemos la base de la Reina-Valera) fue hecha en 1569, para esa fecha, aún no se había hallado el códice de Beza, ni el códice sinaítico, Casiodoro de Reina tuvo que basar su traducción sólo en los códices disponibles. Versiones de la Biblia más modernas, que recopilan información de los manuscritos posteriores (como la Reina Valera 1989, la NVI, entre otras) han corregido algunos de los errores generados por mala transmisión del texto griego del Nuevo Testamento.

Lo errores de transmisión no son fáciles de detectar y resolver, ya que haría falta tener acceso a diversos manuscritos antiguos como para compararlos, cosa que no está al alcance de todo estudiante bíblico y, además, al ser errores del texto griego o hebreo, haría falta conocer bien esos idiomas para poder resolverlos. Por lo tanto, lo mejor que puede hacer el estudiante bíblico común, si sospecha que existe un error en la transmisión del texto, será revisar las distintas versiones impresas del texto griego que estén disponibles y analizar la opinión y comentario de distintos eruditos del hebreo o griego y ver cuál es la que mejor encaja dentro de la lógica bíblica general, pero no hay que asustarse, los errores de transmisión son mínimos y no afectan al entendimiento general del mensaje de Dios en las Escrituras.

Veremos un ejemplo de un error en la transmisión de texto:

Mateo 6:3-4, 6, 17-18
(3) Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha,
(4) para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

(6) Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

(17) Pero tú,  cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro,
(18) para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Las palabras que se traducen “en público” que he señalado en estos tres versículos son las palabras griegas en to phanerö (evn tw/| fanerw/|Å), que literalmente significan “en lo exterior” o “en lo manifiesto.” Estas palabras aparecen sólo en el antiguo texto de Stephanus (del 1550), luego tomadas en el de Scrivener, pero no están en los otros textos griegos disponibles, el texto de Tischendorf, tomado del códice sinaítico, que es uno de los mas antiguos y confiables no lo tiene, por lo que podemos concluir que han sido agregadas al texto original por ciertos copistas antiguos, quizá para agregar incentivo a los lectores.

Reconociendo este agregado, versiones como la Biblia al Día, la Biblia Latinoamericana de 1995, la Biblia en lenguaje sencillo, la versión Dios Habla Hoy, La Biblia de Jerusalén, la Nueva Biblia de los Hispanos, la versión del Nuevo Mundo, la Nueva Versión Internacional y la Reina Valera Actualizada, entre otras, omiten las palabras “en público.” Dios promete recompensar aquello que hacemos con una actitud de corazón correcta, pero no necesariamente será en público o en lo exterior.
“Las mentes pequeñas hablan acerca de las personas, las mentes medianas hablan
acerca de las cosas, y las mentes grandes hablan  la Palabra de Dios.”

Desconectado -Claudio-

  • General de Cuerpo del Ejército
  • ****
  • Mensajes: 4125
  • Sexo: Masculino
  • Como el barro en manos del Alfarero...
    • Ver Perfil
Re:Errores en la transmisión del texto griego/hebreo/arameo
« Respuesta #1 en: Mayo 12, 2010, 12:40:05 am »
 (:9:)  Excelente!!! hace tiempo que quería ver un estudio tratando sobre esto...
... El Señor es mi Luz y mi Salvación ...

Desconectado Eduardo chang

  • Teniente
  • ***
  • Mensajes: 564
    • Ver Perfil
Re:Errores en la transmisión del texto griego/hebreo/arameo
« Respuesta #2 en: Mayo 17, 2010, 04:00:10 am »

La lectura de traducciones como Reina Valera 1960, la Biblia peshita en Español (solo en 6:4 y 6)

Mat 6:4  para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 
Mat 6:6  Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta,(C) ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público
Mat 6:18  para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Se encuentra apoyada por los siguientes textos

L W Q 0250 M (texto mayoritario)

La lectura de traducciones como Reina Valera actualizada y Biblia de las Américas, entre otras

Mat 6:4  para que tu limosna sea en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Mat 6:6  Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Mat 6:18  para no hacer ver a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Se encuentra apoyada por los siguientes textos

alef B D Z f1, 13 33 al , también la vulgata, y textos egipcios

Según  los criterios de la crítica textual: la segunda lectura es preferida por:

1)   La evidencia externa tiene más fuerte apoyo, porque los textos en griego más antiguos (texto occidental y egipcios) favorecen esta lectura. Los textos sinaítico y Vaticano, son más antiguos que L, W y sobre todo al texto mayoritario.
2)   Según el criterio de la evidencia interna: la frase “en público” se considera como una adición de los copistas para armonizar el texto, debido a que completa el paralelismo antitético, cuando se contrasta la recompensa aprobada por Dios vs la de los hombres; además al colocar “en público al final de este versículo, le da un mayor peso a lo que se hace en secreto.
3)   Es la variante más corta. Se prefiere siempre la más corta a la larga. 
 

Debo hacer la aclaratoria, no se disponen de los manuscritos originales, lo que se hace nos aproximan al texto original.

Dios les bendiga!