¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?

Autor Tema: ¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?  (Leído 2571 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Pablo Pereyra

  • Subteniente
  • ***
  • Mensajes: 489
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
    • En Honor A Su Verdad
¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?
« en: Octubre 01, 2010, 05:15:19 pm »
Pregunta frecuente: ¿Qué era el “aguijón en la carne” de Pablo? He escuchado a cristianos aventurar toda clase de suposiciones acerca de este tema, tales como que Pablo tenía un problema en el ojo, u otra enfermedad, o incluso codicias pecaminosas. Además, muchos dicen que Dios le dio esta aflicción para probarlo o para conservarlo humilde. ¿Cuál es la verdad al respecto?

El “aguijón en la carne” de Pablo ha sido sólo eso para muchos teólogos y ministros cristianos a lo largo de los años. Es lamentable que tantas teorías erróneas acerca de ello hayan sido postuladas por cristianos sinceros. Cuando tratamos con la Palabra de Dios, debemos ser diligentes para no inyectar nuestras propias opiniones en cuanto a su significado. Como veremos, el aplicar sólidos principios de interpretación bíblica nos proveerá de una respuesta clara, concisa y correcta a esta pregunta, una respuesta que ayudará a arrojar gran luz sobre algunas verdades bíblicas.

En primer lugar examinaremos el versículo en el que se halla la frase, y los versículos subsecuentes que ayudan a enmarcar su contexto:

    2 Corintios 12:7-10 (RV60)
    (7) Y para que no me exalte desmedidamente por la grandeza de las revelaciones, me ha sido dado un aguijón en la carne, un mensajero de Satanás, que me abofetee para que no me enaltezca demasiado.
    (8) En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí;
    (9) y me ha dicho: "Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad". Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo.
    (10) Por eso me complazco en las debilidades, afrentas, necesidades, persecuciones y angustias por la causa de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

¿Qué podemos ver en estos versículos? Primero: es claro que el “aguijón en la carne” no es un aguijón literal, sino una forma figurada de describir lo que en realidad era. Segundo: vemos que era “un mensajero de Satanás”, lo cual significa que ciertamente no era Dios quien “aguijoneaba” a Pablo con éste. Si hubiera sido causado por Dios, ¿por qué habría pedido Pablo al Señor Jesús que quite este “aguijón” de su vida?

En respuesta, el Señor le dijo a Pablo que le daría la gracia y la fortaleza para enfrentar este problema. Por lo tanto, fuera lo que fuera, el Señor no podía simplemente “eliminarlo” de la vida de Pablo. Esto indicaría que el “aguijón” no era un mal físico, porque el Señor Jesús sanó y aún sana “toda clase de enfermedad”. Pablo entonces dijo que por Cristo él se “gloriaría” en las debilidades, afrentas, necesidades, persecuciones, y angustias, contando con la fuerza del Señor para sobreponerse a su debilidad.

En su excelente libro “Christ The Healer” (Cristo, el sanador), [1] escrito a principios del 1900, F.F. Bosworth hace un trabajo superlativo al mostrar cuál era realmente el “aguijón” de Pablo. Él señala que la palabra “mensajero” (v. 7) es la palabra griega angelos, que es usada 188 veces, y es traducida “ángel” 181 veces y “mensajero” siete veces. En cada caso, el angelos es un ser, ya sea espiritual o humano (pág. 194).

Bosworth observa que la palabra “abofetear” (v. 7) significa asestar “golpe tras golpe”. Él cita la traducción al inglés de Rotherham: “…para que pueda estar abofeteándome”, y hace notar que la traducción (también al inglés) de Weymouth, lee: “Un ángel de Satanás asestando golpe tras golpe”. Entonces, correctamente concluye que si el “aguijón” de Pablo hubiese sido una enfermedad, tendrían que haber sido varias enfermedades, o la misma enfermedad una y otra vez. Y señala que Rotherham utiliza el pronombre personal “él” en vez de “lo” [“lo quite”] (v. 8) para que concuerde inequívocamente con la palabra “mensajero”. Y cita a Weymouth: “En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que me libre de él”. Nuevamente vemos la referencia a un ser o persona y no a una enfermedad (pág. 194).

Antes de examinar otros usos bíblicos de la palabra clave “aguijón”, busquemos un punto de partida para 2 Corintios 12:7, comenzando en el capítulo 10. En el versículo 2 Pablo habla de “algunos” a quienes estaba dispuesto a reprender por su oposición a él. Un estudio de los capítulos 10 al 13 muestra que había muchos “falsos apóstoles” en Corinto, que hablaban contra Pablo y se gloriaban de su propia espiritualidad, mientras intentaban ganar la lealtad (y el apoyo financiero) de la iglesia corintia.

De hecho, la palabra “gloriar,” que hemos visto en 2 Corintios 12:9, nos ayuda a seguir el hilo contextual de estos capítulos. Aquellos a quienes Pablo llama dos veces (sarcásticamente), “súper apóstoles”, estaban diciendo (a los creyentes corintios a los que Pablo había ministrado), que él los estaba desviando del camino, y se gloriaban de ser ellos quienes tenían verdadero conocimiento y entendimiento espiritual.

Pablo, entonces, utilizó la mayoría de los capítulos 10 al 13 para exponer cómo el Señor había trabajado en él y le había dado autoridad para edificar a la iglesia corintia. Él llama a esto “gloriarse”, y lo contrasta con el gloriarse de sus oponentes.

Consideren los siguientes versículos, y noten las referencias a las personas que se oponían a Pablo:

    2 Corintios 10:11-12
    (11) Tales personas deben darse cuenta de que lo que somos por escrito estando ausentes, lo seremos con hechos estando presentes.
    (12) No nos atrevemos a igualarnos ni a compararnos con algunos que tanto se recomiendan a sí mismos. Al medirse con su propia medida y compararse unos con otros, no saben lo que hacen.

    2 Corintios 11:4-5
    (4) Si alguien llega a ustedes predicando a un Jesús diferente del que les hemos predicado nosotros, o si reciben un espíritu o un evangelio diferentes de los que ya recibieron, a ése lo aguantan con facilidad.
    (5) Pero considero que en nada soy inferior a esos superapóstoles. 

    2 Corintios 11:12-15
    (12) Pero seguiré haciendo lo que hago, a fin de quitar todo pretexto a aquellos que, buscando una oportunidad para hacerse iguales a nosotros, se jactan de lo que hacen.
    (13) Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.
    (14) Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz.
    (15) Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia. Su fin corresponderá con lo que merecen sus acciones. 

¿Piensan que aquellas personas que se oponían a Pablo podían ser llamadas “mensajeros de Satanás”? De seguro así parece ¿verdad? Aclaremos que Dios nunca promete que Él quitará todas las “bofetadas” que proceden de oposición humana causada por inspiración satánica. Sino que, como dijo Jesús a Pablo, él (y Dios) estarán a nuestro lado y nos ayudarán a enfrentar tal persecución, la cual, de hecho, Él garantiza que nos vendrá (2 Ti. 3:12).

Siguiendo esta línea, debiéramos señalar que en 2 Co.12:7, donde la RV60 dice: “para que no me enaltezca demasiado”, la NVI, curiosamente lee: “para evitar que me volviera presumido”. ¿Qué? Dada la definición de esa palabra, ¿no sería Satanás quien querría que Pablo se volviera “presumido”? Sí. ¿Entonces por qué enviaría un “mensajero” para evitar que eso suceda?

¿No fue Dios quien le dio a Pablo la “abundancia de revelaciones”? Sí, ¿y por qué Lo hizo? Para elevar a Pablo en medio de la batalla espiritual que estaba llevándose a cabo a su alrededor, para alentarlo a mantenerse firme en la batalla y no desanimarse, para “enaltecerlo” en gran medida. El capítulo 12 dice que Dios incluso le mostró a Pablo algo de las glorias del Paraíso. ¡Tremendo!

Como es frecuente, aquí vemos la batalla del bien contra el mal, esto es: Dios contra el Diablo. Dios estaba tratando de bendecir a Pablo y exaltarlo, y Satanás estaba tratando de destruirlo por medio del “aguijón en la carne”. 1 Tesalonicenses 2:18 viene a la mente: “Sí, deseábamos visitarlos --yo mismo, Pablo, más de una vez intenté ir--, pero Satanás nos lo impidió”. Es lamentable que muchos cristianos enseñen que Dios usa a Satanás para promover Sus propios fines, porque la Palabra de Dios dice exactamente lo contrario: Dios no hace el mal para que venga el bien (Romanos 3:8). [Para conocer más acerca de este tema fundamental lo alentamos a leer nuestro libro en inglés: Don’t Blame God (¡No culpen a Dios!) y algunas de sus secciones en español en www.verdadotradicion.com, haciendo clic en Artículos por Tema, y luego en: No culpen a Dios.]

Pues entonces, ¿qué era el “aguijón”? Cuando buscamos el significado de una palabra o una frase bíblicas, un principio clave para hallar la respuesta es ver cómo la palabra o la frase son usadas en otras partes de la Biblia. Dios, el Autor tanto del lenguaje como de la Escritura, tiene un propósito para todo lo que dice, cuándo lo dice, dónde lo dice, cómo lo dice y a quién se lo dice. Como buscadores de verdad, es nuestro deber adherirnos a los principios lingüísticos que el Autor del lenguaje estableció en Su Palabra. No nos atrevemos a entrar en el terreno de la especulación en cuanto al “aguijón” de Pablo, ni en nada más.

Las palabras “aguijón” y “aguijones” (traducido en el español también como “espinas” o “espinos”) aparecen varias decenas de veces en las versiones en español y otros idiomas. No todas son pertinentes a nuestro estudio, pero aquí están aquellas que sí lo son (todas las escrituras tomadas de la Reina Valera 1960):

    Números 33:55
    (55)Y si no echareis a los moradores del país de delante de vosotros, sucederá que los que dejareis de ellos serán por aguijones en vuestros ojos y por espinas en vuestros costados, y os afligirán sobre la tierra en que vosotros habitareis.

    Josué 23:13
    (13) sabed que Jehová vuestro Dios no arrojará más a estas naciones delante de vosotros, sino que os serán por lazo, por tropiezo, por azote para vuestros costados y por espinas para vuestros ojos, hasta que perezcáis de esta buena tierra que Jehová vuestro Dios os ha dado.

    Ezequiel 2:6
    (6) Y tú, hijo de hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hallas entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde.

    Ezequiel 28:24
    (24) Y nunca más será a la casa de Israel espina desgarradora, ni aguijón que le dé dolor, en medio de cuantos la rodean y la menosprecian; y sabrán que yo soy Jehová.

Luego de leer estos versículos, es claro que Dios usa “aguijón” para referirse a personas. El “aguijón en la carne” de Pablo era los muchos “mensajeros” humanos que Satanás había enviado contra él para detenerlo de hacer conocer el Evangelio de Cristo. No hay versículo de la Escritura que dé ninguna indicación de que el “aguijón” fuera otra cosa sino gente, y ciertamente, ningún versículo dice que era una enfermedad. Dejemos que Pablo describa la oposición con sus propias palabras:

    2 Corintios 11:24-26
    (24) Cinco veces recibí de los judíos los treinta y nueve azotes.
    (25) Tres veces me golpearon con varas, una vez me apedrearon, tres veces naufragué, y pasé un día y una noche como náufrago en alta mar.
    (26) Mi vida ha sido un continuo ir y venir de un sitio a otro; en peligros de ríos, peligros de bandidos, peligros de parte de mis compatriotas, peligros a manos de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el campo, peligros en el mar y peligros de parte de falsos hermanos.

En la batalla entre Dios y Satanás, cada uno emplea seres humanos para subir la apuesta. La diferencia es que el verdadero Dios sólo actúa en conjunción con nuestra libertad de decisión, o sea, Él debe esperar a que nosotros Le obedezcamos antes de poder trabajar con nosotros. Por otro lado, Satanás, el falso “dios de esta era” (2 Co. 4:4) demoniza a aquellos que abren sus mentes a él, y los controla para hacer la clase de cosas que las personas le hicieron a Pablo. Al mismo tiempo, él trabaja para acomodar las circunstancias de nuestras vidas con el objeto de tentarnos a responder conforme a la “carne” (la naturaleza de pecado) en vez de que busquemos apoyo en el espíritu de Dios que hay en nosotros y permitir que la fuerza del Señor se manifieste en nuestras vidas.

Y allí yace la gran verdad que Pablo expone en los tres versículos que siguen a su referencia al “aguijón,” que repetiremos aquí:

    2 Corintios 12:8-10(RV60)
    (8) En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí;
    (9) y me ha dicho: "Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad." Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo.
    (10) Por eso me complazco en las debilidades, afrentas, necesidades, persecuciones y angustias por la causa de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte

Como frágiles seres humanos, viviendo en un mundo maligno y acosados por la naturaleza de pecado heredada de Adán, es imperativo que enfrentemos tanto el “pecado que mora en nosotros”, como la oposición espiritual que existe a nuestro alrededor, que reconozcamos nuestra completa incapacidad para enfrentarlos con nuestras propias fuerzas y que recurramos al poder de Dios. Reconocer y aceptar nuestra debilidad nos llevará hacia nuestro Salvador, quien nos sostendrá y energizará. Es en Cristo, y de Cristo, que nos gloriamos. Verdaderamente, su gracia es suficiente para nosotros, así como lo fue para Pablo. Amén.

Notas: [1] (Publicado por Fleming H. Revell, Tarrytown, NY. Reimpresión de la octava edición con una nueva introducción, 1973).

(traducción de Pablo Pereyra)

Originalmente publicado en:
http://www.truthortradition.com/spanish/modules.php?name=News&file=article&sid=146
“Las mentes pequeñas hablan acerca de las personas, las mentes medianas hablan
acerca de las cosas, y las mentes grandes hablan  la Palabra de Dios.”

Desconectado arturo1

  • Teniente
  • ***
  • Mensajes: 682
    • Ver Perfil
Re:¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?
« Respuesta #1 en: Octubre 01, 2010, 07:09:50 pm »
Los mensajeros no son gente, no son personas, no son humanos, no es contra sangre y carne.

Sensato es lo después, "acosados por la naturaleza de pecado heredada de Adán", que los redimidos no tenemos, sino su imagen, la mente del viejo hombre, la ley de tal gobernador, el gobernador; la mentira, la ilusión de lo que fué, debido a la inexperiencia en cuanto a las cosas de arriba.

El problema no está afuera sino dentro.

Desconectado *key*

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 27168
  • Sexo: Femenino
  • Dios es Bueno :) Tiempos de NOE...
    • Ver Perfil
Re:¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?
« Respuesta #2 en: Octubre 01, 2010, 07:27:03 pm »
Luego de leer estos versículos, es claro que Dios usa “aguijón” para referirse a personas. El “aguijón en la carne” de Pablo era los muchos “mensajeros” humanos que satanás había enviado contra él para detenerlo de hacer conocer el Evangelio de Cristo.

es un misterio
hay que escudriñar aun más.. decir personas no lo comparto.
Las cosas más bellas, se encuentran dentro de ti...

Todas las cosas poseen Belleza, pero no todos la ven...

Conectado dan-el

  • General de Cuerpo del Ejército
  • ****
  • Mensajes: 4306
    • Ver Perfil
Re:¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?
« Respuesta #3 en: Octubre 02, 2010, 03:45:38 pm »
...Donde esta pues vuestra bienaventuranza?...Porque yo os doy testimonio que si se pudiese hacer, os hubierais SACADO VUESTROS OJOS PARA DARMELOS... Galatas 4:15...

Porque razon los galatas estaban TAN preocupados por LOS OJOS DE SHAUL/PABLO ? ? .... Tanto asi que desearian sacarse sus ojos para "DARSELOS" ...   Creo que 'algo habia en los ojos de Shaul/Pablo'...algo que no era bueno o positivo...   Es logico pensar que nadie querria "donar ojos" a los que lo tienen en buen estado...   Se puede arguir que Rab.Shaul estaba muy corto de vista por su vejez... Pero, este argumento es debil; ya que, casi todo anciano termina por padecer 'presbiscia' (perdon si asi no se escribe)...    El contexto de la vida de Shaul / Pablo nos dice que sufria de un tipo de enfermedad en sus ojos...  Su escritura era de grandes carecteres, por lo que recurria a sus discipulos para que se la escribiesen...  Galatas 6:11 arroja luz sobre su problema ocular ...

...Creo que Rab.Shaul padecia de una ulceracion ocular, la que no lo hacia ver bien, y era factible que  sus ojos excretaran algun tipo de fluido...Lo que resultaba deagradable a vista de los demas...

...Tal ulceracion seria provocada por la intensa irradiacion luminica que sufrio el apostol cuando se la aparecio Yahshua camino a Damasco...El resplandor luminico practicamente "QUEMO" sus ojos, y la costra que resulto de ese evento, se le cayeron como "Escamas" cuando Shual/Pablo fue enseniado y predicado  por ananias en su casa, para luego ser bautizado...Hechos 9:18...

...Esa rara ulceracion Rab. Shaul la mantenia bajo control cuando espiritualmente estaba vigoroso; y cuando cambiaba un poco su actitud...'aceptando la influencia de HaSat.an... inflamando su EGO con alguna "LEVADURA PECAMINOSA"... La ulceracion "rebrotaba" con virulencia...   Esa es la forma que operaba el "mensajero de HaSat.an...   "Como las moscas que han descubierto una herida, una vez que se alimentan de ella, dan vueltas y vueltas sobre la herida...No la dejan que se sane...pues constituye su alimento"....   Las grandezas de la revelaciones que recibia Shaul/Pablo de parte de YHWH, lo hacian ser un eficaz instrumento para el Evangelio del Reino...Humanamente es facil pensar que tales dones son dados por algun "merito personal extra" que se posee...

...Y ese es precisamente el contexto de las experiencias de Shaul/Pablo... Bien sabe HaSat.an las debilidades de la carne, ya que son propiedad de el mismo Dia.blo... Nos acecha y nos ataca 'usando nuestras propias debilidiades espirituales...tales como Codicia-Enviadia-Ira-Rencor-Idolatria-Celos, etc...

...Nos dice...Si eres hijo de Elohim...haz esto u aquello... Si eres un instrumento en manos de YHWH, has esto u aquello,  si eres un pecador arrepentido...pruebate a ti mismo haciendo esto u aquello...   En otras palabras... Siempre nos esta 'inflamando el EGO con sus tentaciones malevolas'....   Conste que no le estoy dando el titulo de 'Omnipresente a Hasat.an', el tiene miles de agentes que pululan en el aire buscando a sus victimas humanas para inyectar el 'aguijon en la "carne"....   Eso es   mi aporte   ...Digo yo, No se..quien sabe...(Bueno, si se quien lo sabe todo, a El sea la Honra y la gloria por Siempre)....Shalom.

Desconectado javierocrates

  • Sargento Primero
  • ***
  • Mensajes: 209
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
    • fuentes de paz
Re:¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?
« Respuesta #4 en: Octubre 06, 2010, 08:47:12 pm »
El aguijon de la carne de Pablo no seria algun hermano que le probaba la paciencia?.
Je....es broma


 :)
La sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía (Santiago 3:17)


Desconectado Iglesia Adventista

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 11460
  • Sexo: Masculino
  • LOS ENTENDIDOS RESPLANDECERÁN... Daniel 12:3
    • Ver Perfil
Re:¿Qué era el aguijón en la carne de Pablo?
« Respuesta #5 en: Octubre 07, 2010, 01:00:51 am »
También creo que Pablo quedó con una lesión ocular.

  Pablo escribe en  Gal. 6:11 = "Mirad con cuán grandes letras os escribo de mi propia mano".  = "Mirad con cuán grandes letras os escribo de mi propia mano".


 BENDICIONES