LA COMUNION EN EL ESPIRITU

Autor Tema: LA COMUNION EN EL ESPIRITU  (Leído 1045 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Conectado hgo1939

  • Teniente Coronel
  • ****
  • Mensajes: 2219
  • Sexo: Masculino
  • Cristo y la iglesia. Vida y Edificacion
    • Ver Perfil
LA COMUNION EN EL ESPIRITU
« en: Marzo 22, 2011, 02:55:45 am »
LA COMUNION EN EL ESPIRITU

La comunión no es un simple intercambio de ideas y opiniones, sino un contacto de nuestro espíritu con el espíritu de los demás. Para poder tocar el espíritu de los hermanos y entender lo que significa la comunión de los santos, es imprescindible que el Señor, por Su misericordia, quebrante nuestra cáscara natural y derribe a nuestro hombre exterior. Sólo así será liberado nuestro espíritu y entenderemos a lo que se refiere la Biblia cuando habla de la comunión del espíritu. A partir de entonces sabremos que la comunión se lleva a cabo en el espíritu, no en la mente, pues no es concordar en opiniones. Sólo cuando tenemos comunión en el espíritu podemos orar en unanimidad. Cuán difícil es que alguien que ora con su mente sin ejercitar su espíritu encuentre a otro que piense igual que él y así puedan orar en armonía. Pienso que ni en todo el universo lo hallaría. Sin duda, la comunión se lleva a cabo en el espíritu. Todo aquel que haya sido regenerado y tenga el Espíritu Santo en él, ciertamente puede tener comunión con los hermanos. Una vez que Dios haya derribado las barreras que nos dividían y haya derrotado nuestro hombre natural, nuestro espíritu quedará abierto para dar y recibir, tocar y ser tocado por los demás. De este modo, participaremos de la comunión del Cuerpo de Cristo. Más aun, nuestro espíritu será parte de Su Cuerpo y nosotros seremos la realidad del Cuerpo. En Salmos 42:7 leemos: “Un abismo llama a otro”. Esto significa que “el abismo” que hay en nosotros [lo más profundo de nuestro ser, nuestro espíritu] clama y ansía tocar “el abismo” de los demás, y anhela establecer contacto con “el abismo” que hay en la iglesia. Esta es la comunión entre abismos, es el llamado y la respuesta entre uno y otro. Si nuestro hombre exterior ha sido quebrantado y nuestro hombre interior es liberado, tocaremos el espíritu de la iglesia y el Señor nos podrá usar.
“El quebrantamiento del hombre exterior y la liberación del Espiritu. Pags. 83-88”
Ningún verdadero siervo del Señor debe permitir que sus pensamientos y emociones actúen independientemente. Cuando su hombre interior requiera liberación, el hombre exterior deberá proporcionarle un canal por el cual el espíritu pueda salir y llegar a otros. Si no hemos aprendido esta lección, nuestra efectividad en la obra del Señor será muy limitada.
 “Señor, por el bien de la iglesia, por el avance del evangelio, para que Tu tengas libertad de actuar y para que yo mismo pueda avanzar espiritualmente, me entrego a Ti total e incondicionalmente. Señor, con gusto y humildemente me pongo en Tus manos. Estoy dispuesto a que te expreses libremente por medio de mí”.
He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Santiago 5:11.
Cuando Dios toma en sus manos a un hombre, no le deja hasta que le haya conducido a un lugar de bendición. En sus tratos con Job, Dios hizo una obra meticulosa y completa. Primero permitió que todos sus bueyes y asnos le fueran quitados. A continuación sus hijos e hijas fueron muertos. Todavía no había podido levantarse de todas estas pruebas cuando fue atacado por una “sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza”.Pero llegó un día cuando en absoluta sumisión al Señor, sus protestas se silenciaron y Dios quedó en libertad para hablar. Allí fue cuando finalmente sus pruebas se tradujeron en triunfo. Santiago llama a esto “el fin del Señor”. En última instancia lo que vale no es la cantidad de pruebas que tenemos que sobrellevar, sino que arribemos a la meta que Dios tiene para nosotros por medio de ellas.
 “Señor, doblega a la iglesia para que salves al mundo” Evan Roberts
Watchman Nee
¡Jesús es el Señor! - Jesus is Lord - Jesus ist der Herr - Yeshua adonai - Gesù è il Signore - Jésus est Seigneur - Ιησους ειναι ο Λορδος - Иисус – Господь - يسوع هو الرب - 耶稣是主 - 主イエスは - Jesus é o Senhor - Jesus är Herre
Literatura disponible en:
Living Stream Ministry
corpocri@yahoo.com
laiglesiaenarmenia@yahoo.com

"Solicitos en guardar la unidad del Espiritu en el vinculo de la paz:
Un Cuerpo, y un Espiritu,... un Señor, una fe, un bautizmo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme ala medida del don de Cristo. Efesios 4: 3-7

Desconectado cosme

  • Almirante
  • *****
  • Mensajes: 7824
  • ¡Amo a Dios!
    • Ver Perfil
Re:LA COMUNION EN EL ESPIRITU
« Respuesta #1 en: Marzo 22, 2011, 11:48:09 pm »
Hola hgo1939, la comunión, es una cosa y hablar todos lo mismo, es otra cosa

Se puede tener comunión con los familiares y no tener el mismo sentir, ni el mismo hablar

Se puede tener comunión con los hermanos, pero si no setiene el mismo hablar y el mismo sentir como cuerpo de Cristo, eso solo causara divisiones, y la mutilación del cuerpo de cristo

Y esto hgo1939, perdona que te diga lo que sucede con los que nos asemos llamar cristianos, cada uno dividido en sus propias denominaciones, y cada congregación teniendo su propia iglesia

Y esto ocurre porque cada uno predica sus propio pensamientos como si fuese la palabra de Dios, asi que meditemos antes de hablar y predicar nuestro propios pensamientos como si fuesen de Dios, un fuerte abraso hgo1939,


1Co 1:10  Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos habléis una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que seáis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

2Co 13:11  Finalmente, hermanos, gozaos, sed perfectos, tened consolación, sed de una misma mente, tened paz; y el Dios de amor y paz será con vosotros.

1Co 2:16  Porque ¿quién conoció la mente del Señor, para que le instruyese? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.
2Co 10:5  derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo