LA AUTORIDAD EN EL CUERPO

Autor Tema: LA AUTORIDAD EN EL CUERPO  (Leído 958 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado hgo1939

  • Teniente Coronel
  • ****
  • Mensajes: 2256
  • Sexo: Masculino
  • Cristo y la iglesia. Vida y Edificacion
    • Ver Perfil
LA AUTORIDAD EN EL CUERPO
« en: Abril 09, 2011, 05:05:55 am »
LA AUTORIDAD EN EL CUERPO
Lectura bíblica: Ef. 1:22; 2:15; 3:3-6; 4:15-16; Col. 2:19; 3:10-11
LA AUTORIDAD DEL CUERPO REPOSA EN LA CABEZA
La Biblia nos dice de manera enfática que Cristo es la Cabeza. Un día Dios reunirá todo lo que hay en el universo bajo Cristo como cabeza. En la actualidad el universo no está sometido a la autoridad de Cristo como cabeza, y por eso todo está en confusión. Pero llegará el día en que Dios reunirá todas las cosas bajo la autoridad de Cristo como cabeza. Dios ha ordenado que Cristo ejerza su función como cabeza sobre todas las cosas, pero primero debe ejercerla en la iglesia, y luego, por medio de la iglesia, ejercerá Su autoridad como cabeza, sobre todas las cosas. Hoy en día, Cristo es la Cabeza de la iglesia. Finalmente, El sujetará como cabeza todas las cosas. La iglesia es el medio que Dios usa para agrandar a Cristo, y este agrandamiento continuará hasta llenar todo el universo. La iglesia es “la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo” (Ef. 1:23). Si Cristo no llega a ser la Cabeza de la iglesia, no podrá ser cabeza del universo.
¿Cuál es el significado de que Cristo sea la Cabeza de la iglesia y que la iglesia sea el Cuerpo de Cristo? Significa que toda autoridad está en El. Toda la autoridad está en El debido a que toda la vida está en El. El Cuerpo tiene su consumación en El; El es el manantial de la vida del Cuerpo. El Cuerpo no tiene vida propia. “Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en Su Hijo” (1 Jn. 5:11). Aun después de que la vida eterna nos es dada, ésta sigue reposando en Su Hijo. El Hijo no se separa de Su vida; El la retiene. “El que tiene al Hijo, tiene la vida” (v. 12). Este versículo no dice: “El que tiene la vida, tiene la vida”. Ninguno de nosotros posee la vida como tal; es sólo poseyendo al Hijo como tenemos la vida. El creyente recibe su vida del Señor. Pero esta vida jamás puede separarse del Señor. El creyente no se relaciona simplemente con la vida. Al relacionarse con la vida, el creyente se relaciona con el Hijo. Esta vida es la que nos hace miembros del Cuerpo de Cristo. Puesto que nuestra vida procede de El, la relación de vida desecha la posibilidad de que podamos separarnos de El como nuestra cabeza. El fluir de la vida que haya en nosotros depende de nuestra continua relación con el Hijo. Tan pronto tengamos alguna obstrucción en nuestra relación con El, la vida en nosotros se estancará. El es la Cabeza del Cuerpo, y la vida puede fluir libremente a nosotros solamente cuando El asume todo el control.
Ningún verdadero siervo del Señor debe permitir que sus pensamientos y emociones actúen independientemente. Cuando su hombre interior requiera liberación, el hombre exterior deberá proporcionarle un canal por el cual el espíritu pueda salir y llegar a otros. Si no hemos aprendido esta lección, nuestra efectividad en la obra del Señor será muy limitada.
 “Señor, por el bien de la iglesia, por el avance del evangelio, para que Tu tengas libertad de actuar y para que yo mismo pueda avanzar espiritualmente, me entrego a Ti total e incondicionalmente. Señor, con gusto y humildemente me pongo en Tus manos. Estoy dispuesto a que te expreses libremente por medio de mí”.
Watchman Nee
 “Señor, doblega a la iglesia para que salves al mundo” Evan Roberts
¡Jesús es el Señor! - Jesus is Lord - Jesus ist der Herr - Yeshua adonai - Gesù è il Signore - Jésus est Seigneur - Ιησους ειναι ο Λορδος - Иисус – Господь - يسوع هو الرب - 耶稣是主 - 主イエスは - Jesus é o Senhor - Jesus är Herre
Literatura disponible en:
Living Stream Ministry
corpocri@yahoo.com
laiglesiaenarmenia@yahoo.com

"Solicitos en guardar la unidad del Espiritu en el vinculo de la paz:
Un Cuerpo, y un Espiritu,... un Señor, una fe, un bautizmo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme ala medida del don de Cristo. Efesios 4: 3-7