Las apariciones de Jesus Resucitado

Autor Tema: Las apariciones de Jesus Resucitado  (Leído 3479 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado RAKKEL

  • Subteniente
  • ***
  • Mensajes: 385
  • Sexo: Femenino
  • Tu gracia me basta.
    • Ver Perfil
Las apariciones de Jesus Resucitado
« en: Mayo 24, 2011, 06:37:23 pm »
Las apariciones de Jesús resucitado


1. Conocemos el pasaje de la Primera Carta a los Corintios, donde Pablo, el primero cronológicamente, anota la verdad sobre la resurrección de Cristo: 'Porque os transmití... lo que a mis vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras: que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce... ' (1 Cor 15,3-5). Se trata, como se ve, de una verdad transmitida, recibida, y nuevamente transmitida. Una verdad que pertenece al 'depósito de la Revelación' que el mismo Jesús, mediante sus Apóstoles y Evangelistas, ha dejado a su Iglesia.

2. Jesús reveló gradualmente esta verdad en su enseñanza pre-pascual. Posteriormente ésta, encontró su realización concreta en los acontecimientos de la pascua jerosolimitana de Cristo, certificados históricamente, pero llenos de misterio.

Los anuncios y los hechos tuvieron su confirmación sobre todo en los encuentros de Cristo resucitado, que los Evangelios y Pablo relatan. Es necesario decir que el texto paulino presenta estos encuentros (en los que se revela Cristo resucitado) de manera global y sintética (añadiendo al final el propio encuentro con el Resucitado a las puertas de Damasco:  Hech 9, 3-6). En los Evangelios se encuentran, al respecto, anotaciones más bien fragmentarias.

No es difícil tomar y comparar algunas líneas características de cada una de estas apariciones y de su conjunto para acercarnos todavía más al descubrimiento del significado de esta verdad revelada.

3. Podemos observar ante todo que, después de la resurrección, Jesús se presenta a las mujeres y a los discípulos con su cuerpo transformado, hecho espiritual y partícipe de la gloria del alma: pero sin ninguna característica triunfalista. Jesús se manifiesta con una gran sencillez. Habla de amigo a amigo, con los que se encuentra en las circunstancias ordinarias de la vida terrena. No ha querido enfrentarse a sus adversarios, asumiendo a actitud de vencedor, ni se ha preocupado por mostrarles su 'superioridad', y todavía menos ha querido fulminarlos. Ni siquiera consta que se haya presentado a alguno de ellos. Todo lo que nos dice el Evangelio nos lleva a excluir que se haya aparecido, por ejemplo, a Pilato, que lo había entregado a los sumos sacerdotes para que fuese crucificado ( Jn 19, 16), o a Caifás, que se había rasgado las vestiduras por a afirmación de su divinidad ( Mt 26, 63-66).

A los privilegiados de sus apariciones, Jesús se deja conocer en su identidad física: aquel rostro, aquellas manos, aquellos rasgos que conocían muy bien, aquel costado que habían traspasado; aquella voz, que habían escuchado tantas veces. Sólo en el encuentro con Pablo en las cercanías de Damasco, la luz que rodea al Resucitado casi deja ciego al ardiente perseguidor de los cristianos y lo tira al suelo ( Hech 9, 3-8); pero es una manifestación del poder de Aquél que, ya subido al cielo, impresiona a un hombre al que quiere hacer un 'instrumento de elección' (Hech 9, 15), un misionero del Evangelio.

4. Es de destacar también un hecho significativo: Jesucristo se aparece en primer lugar a las mujeres, sus fieles seguidoras, y no a los discípulos, y ni siquiera a los mismos Apóstoles, a pesar de que los había elegido como portadores de su Evangelio al mundo. Es a las mujeres a quienes por primera vez confía el misterio de su resurrección, haciéndolas las primeras testigos de esta verdad. Quizá quiera premiar su delicadeza, su sensibilidad a su mensaje, su fortaleza, que las había impulsado hasta el Calvario. Quizá quiere manifestar un delicado rasgo de su humanidad, que consiste en a amabilidad y en la gentileza con que se acerca y beneficia a las personas que menos cuentan en el gran mundo de su tiempo. Es lo que parece que se puede concluir de un texto de Mateo: 'En esto, Jesús les salió al encuentro (a las mujeres que corrían para comunicar el mensaje a los discípulos) y les dijo: !¡Dios os guarde!!. Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron. Entonces les dice Jesús: !No temáis. Id y avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán!' (28, 9-10).

También el episodio de a aparición a María de Magdala (Jn 20, 11-18) es de extraordinaria finura ya sea por parte de la mujer, que manifiesta toda su apasionada y comedida entrega al seguimiento de Jesús, ya sea por parte del Maestro, que la trata con exquisita delicadeza y benevolencia.

En esta prioridad de las mujeres en los acontecimientos pascuales tendrán que inspirarse la Iglesia, que a lo largo de los siglos ha podido contar enormemente con ellas para su vida de fe, de oración y de apostolado.

5. Algunas características de estos encuentros postpascuales los hacen, en cierto modo, paradigmáticos debido a las situaciones espirituales, que tan a menudo se crean en la relación del hombre con Cristo, cuando uno se siente llamado o 'visitado' por El.


 Ante todo hay una dificultad inicial en reconocer a Cristo por parte de aquellos a los que El sale al encuentro, como se puede apreciar en el caso de la misma Magdalena (Jn 20, 14-16) y de los discípulos de Emaús (Lc 24, 16). No falta un cierto sentimiento de temor ante El. Se le ama, se le busca, pero, en el momento en que se le encuentra, se experimenta alguna vacilación...

Pero Jesús les lleva gradualmente al reconocimiento y a la fe, tanto a María Magdalena (Jn 20,16), como a los discípulos de Emaús (Lc 24, 26 ss.), y, análogamente, a otros discípulos ( Lc 24, 25)48). Signo de la pedagogía paciente de Cristo al revelarse al hombre, al atraerlo, al convertirlo, al llevarlo al conocimiento de las riquezas de su corazón y a la salvación.

6. Es interesante analizar el proceso psicológico que los diversos encuentros dejan entrever: los discípulos experimentan una cierta dificultad en reconocer no sólo la verdad de la resurrección, sino también la identidad de Aquél que está ante ellos, y aparece como el mismo pero al mismo tiempo como otro: un Cristo 'transformado'. No es nada fácil para ellos hacer la inmediata identificación. Intuyen, sí, que es Jesús, pero al mismo tiempo sienten que El ya no se encuentra en la condición anterior, y ante El están llenos de reverencia y temor.

Cuando, luego, se dan cuenta, con su ayuda, de que no se trata de otro, sino de El mismo transformado, aparece repentinamente en ellos una nueva capacidad de descubrimiento, de inteligencia, de caridad y de fe. Es como un despertar de fe: '¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?' (Lc 24, 32). 'Señor mío y Dios mío' (Jn 20, 28). 'He visto al Señor' (Jn 20, 18). Entonces una luz absolutamente nueva ilumina en sus ojos incluso el acontecimiento de la cruz; y da el verdadero y pleno sentido del misterio del dolor y de la muerte, que se concluye en la gloria de la nueva vida! Este será uno de los elementos principales del mensaje de salvación que los Apóstoles han llevado desde el principio al pueblo hebreo y, poco a poco, a todas las gentes.

7. Hay que subrayar una última característica de las apariciones de Cristo resucitado: en ellas, especialmente en las últimas, Jesús realiza la definitiva entrega a los Apóstoles (y a la Iglesia) de la misión de evangelizar el mundo para llevarle el mensaje de su Palabra y el don de su gracia.

Recuérdese a aparición a los discípulos en el Cenáculo la tarde de Pascua: 'Como el Padre me envió, también yo os envío...' (Jn 20, 21); ¡y les da el poder de perdonar los pecados!

Y en la aparición en el mar de Tiberíades, seguida de la pesca milagrosa, que simboliza y anuncia la fructuosidad de la misión, es evidente que Jesús quiere orientar sus espíritus hacia la obra que les espera (Jn 21,1-23). Lo confirma la definitiva asignación de la misión particular a Pedro (Jn 21, 15)18): '¿Me amas?... Tú sabes que te quiero... Apacienta mis corderos...Apacienta mis ovejas...'.

Juan indica que 'ésta fue ya la tercera vez que Jesús se manifestó a los discípulos después de resucitar de entre los muertos' (Jn 21,14). Esta vez, ellos, no sólo se habían dado cuenta de su identidad: 'Es el Señor' (Jn 21, 7), sino que habían comprendido que, todo cuanto había sucedido y sucedía en aquellos días pascuales, les comprometía a cada uno de ellos (y de modo muy particular a Pedro) en la construcción de la nueva era de la historia, que había tenido su principio en aquella mañana de pascua.   SS.J.P

Espero que esto les sea de bendicion. 

Si te gusto hasmelo saber y si no tambien.
Lo reconocieron al partir el pan.

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re:Las apariciones de Jesus Resucitado
« Respuesta #1 en: Mayo 24, 2011, 08:39:37 pm »
Hermanita, tu tema esta precioso, solo que hay 2 cosas que no concuerdo con tu escrito.

1]Juan 20:21
2] Aserca de la mision de pedro.

Uso la version reina Valera que es la mas confiable.

    23 A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.(A)

Remitir significa: En el sentido biblico significa asegurar la salvacion atravez de Jesus, o en otras palabras es confirmar, cuando halguien viene a Jesus y confiesa su nombre y se arrepiente de sus delitos y pecados, la persona que ora por este pecador arrepentido confirma que es salvo pues creyo en el nombre del hijo de Dios, nosotros, ni pablo, ni pedro ni nadie como sacerdotes, pastores, el papa, puede perdonar pecados, solo Jesus, los cristianos si pueden remitir o en otras palabras confirmar la salvacion delos seres humanos unicamente si confiezan a Jesus como salvador de sus vidas.
Retener, tambien significa que si alguien viene arrepentido y dice por ejemplo "Yo me arrepiento en nombre de lazaro o pedro perdonenme mis pecados, no podemos orar pidiendo para esa pida el perdon de Dios  si este no lo hase en el nombre de Jesus,
Porque dice su palabra:

No hay otro nombre debajo del cielo dado alos hombres en quien podamos ser salvos.
Jesus dijo tambien yo soy el camino, la verdad y la vida y nadie viene al padre sino es por mi.

Por eso mismo, ni pedro, ni Juan ni nadie puede perdonar pecados solo Jesus el hijo de Dios.

tu tema esta precioso en cuanto a lo de la  resureccion de Jesus.


“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado RAKKEL

  • Subteniente
  • ***
  • Mensajes: 385
  • Sexo: Femenino
  • Tu gracia me basta.
    • Ver Perfil
Re:Las apariciones de Jesus Resucitado
« Respuesta #2 en: Mayo 24, 2011, 10:47:51 pm »
 


Gracias hermanita por tus comentarios.  Entiendo que tu biblia diga remitiereis pues dependiendo de la biblia y de la traduccion encontraremos palabras con un significado diferente.
 Mi Biblia es la Biblia de Jerusalem. y en esta Biblia dice:"Dicho esto soplo y les dijo:recibid el Espiritu Santo. A quienes le perdoneis los pecados les quedan perdonados, a quienes se los retengais les quedan retenidos."

en la Biblia Latinoamericana dice:  " a quienes descarguen de sus pecados, seran liberados y a qienes se los retengan, less seran retenidos.

La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)
A quienes perdonéis los pecados, éstos les son perdonados; a quienes retengáis los pecados, éstos les son retenidos.
La Nueva Biblia de los Hispanos (© 2005 Lockman)
"A quienes perdonen los pecados, éstos les son perdonados; a quienes retengan los pecados, éstos les son retenidos."

Reina Valera Gómez (© 2010)
A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; a quienes se los retuviereis, les son retenidos.

Sagradas Escrituras (1569)
A los que soltaréis los pecados, les son sueltos; a los que los retuviereis, serán retenidos.

En lo que todas las verciones concuerdan es en el retenidos.  pero si leemos la frase dentro del contexo en el cual se desarrolla entendemos que se habla del antonimo de retenidos.  por eso es que esta soltareis y perdonar. 

Yo generalmente leo La Biblia  y la cotejo con otras verciones.  Lo bueno es que si tu lo entiendes de esa forma pues yo lo respeto igual pienso que si tu corazon esta en armonia con el de Cristo eso es lo que agrada a DIOS. 

Bendiciones


Lo reconocieron al partir el pan.

Desconectado Dulce presencia

  • Comandante en Jefe
  • ******
  • Mensajes: 37774
  • Sexo: Femenino
  • Yeshua ha'mashiach
    • Ver Perfil
Re:Las apariciones de Jesus Resucitado
« Respuesta #3 en: Mayo 24, 2011, 10:51:54 pm »
Amen hermanita, tambien respeto tus interpretaciones, solo quise aportar a tu tema que se ve tan bello, y poner lo que entiendo segun otros versiculos claves, sigue escribiendo, para visitar tus escritos y opinar, me agrada tu forma de contestar.


“Y Cantare Meshijeinu Malakeinu,Yeshuateinu"

Desconectado Saray7

  • Capitán Primero
  • ****
  • Mensajes: 1399
  • Sexo: Femenino
  • Si Dios esta Conmigo quien Contra a mi!!
    • Ver Perfil
Re:Las apariciones de Jesus Resucitado
« Respuesta #4 en: Mayo 28, 2011, 10:10:01 pm »
Bendiciones Rakkel, de verdad que me alegra leerle, no habia puesto atencion en estos hechos de la biblia, donde dice que quien vio a Jesus ya resucitado, fue una mujer, y lo que dice sobre que Jesus no fue prepotente ante aque aquellas personas que lo condenaron y mataron, bueno si lo analizamos ya eso estaba escrito y profetizado por:

 Isaías 53:7: Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; COMO CORDERO FUE LLEVADO AL MATADERO; y COMO oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

Estas apariciones al genero femenino tienen un gran significado, Dios nos coloca en igualdad al hombre, recuerdo haber leido o haber visto un documental donde decia que los reyes antes de Cristo, casadas con algun rey, cuando este rey moria estas sus esposas eran enterradas vivas con su esposo, segun hacia una fosa grande y eran sepultadas vivas, ellas sosteniendo el cadaver de su esposo.
Romanos 8
Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro, ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios.

Desconectado flp.123

  • Sargento Segundo
  • ***
  • Mensajes: 136
    • Ver Perfil
Re:Las apariciones de Jesus Resucitado
« Respuesta #5 en: Junio 07, 2011, 09:06:43 pm »
Las apariciones de Jesús resucitado


1. Conocemos el pasaje de la Primera Carta a los Corintios, donde Pablo, el primero cronológicamente, anota la verdad sobre la resurrección de Cristo: 'Porque os transmití... lo que a mis vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras: que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce... ' (1 Cor 15,3-5). Se trata, como se ve, de una verdad transmitida, recibida, y nuevamente transmitida. Una verdad que pertenece al 'depósito de la Revelación' que el mismo Jesús, mediante sus Apóstoles y Evangelistas, ha dejado a su Iglesia.

------------------

Me parece que esa cita crea más problemas que los que resuelve. Explico:

Pablo indica en ese capítulo de la primera carta a los Corintios (v.8) que él fue el último en ver al Jesús resucitado.  Indica que igual que Cefas (Pedro), que los "12" (que no podían ser 12 pues Judas ya no era parte de ellos cuando Jesús resucita) y los otros 500, él también vio a Jesús después de su muerte en la cruz.

Estas expresiones de Pablo nunca fueron refutadas por Pedro en sus cartas. Por el contrario, la segunda carta de Pedro invita a los creyentes a leer los escritos de Pablo.  Aunque esto es lo que pone en duda que esa carta haya sido escrita por Pedro realmente (pues las cartas de Pablo no fueron usadas como dogma cristiano hasta después del siglo II) lo que queda patente es que la tradición cristiana reconoce que realmente Pablo fue el último de los apóstoles a quien se le aparece el Jesús resucitado.  Es decir:  que su encuentro con Jesús resurrecto es tan legítimo y real como lo fue para los discípulos en Galilea.  

Aquí viene el problema:  Pablo tuvo un encuentro con Jesús que solamente pudo ser percibido por él, pues fue una visión en el camino de Damasco.  Eso fue una experiencia que solamente él pudo percibir, interpretar, entender y no al momento, sino mucho tiempo después cuando sus "ojos" fueron abiertos de nuevo.  Una experiencia puramente mística, que podría interpretarse como muy personal; o hasta sicológica.  

Entonces puede concluirse que al igual que Pablo, los encuentros con el Jesús resucitado relatados en los evangelios también fueron visiones de las mujeres y algunos de los discípulos.  Visiones iguales a las de Pablo.  Algo que sucede en el corazón y la mente de quien vive la experiencia, pero que no puede ser percibido por nadie más a su alrededor.  

Hay que tomar en cuenta que las cartas de Pablo se escribieron varias décadas antes de que los evangelios se publicaran.  Como unos treinta o cuarenta años antes, quizás más.   Esto hace más probable que esas experiencias o visiones que tuvieron personajes como María de Magdala y Pedro hubiesen sido rediseñadas por los escritores de los evangelios para explicarlas en términos más concretos; pero ya era imposible borrar la realidad.  Pablo revela cómo se apareció este Jesús resucitado.  Fueron visiones que tuvieron varios de sus segidores después de pasar el trauma de conocer que su maestro y líder había sido ejecutado por las autoridades romanas como un delincuente común, y que después de muerto no encontraron el cuerpo del maestro por haber sido puesto en una tumba común, o haber sido robado por ladrones o por los esenios.  

Pues si realmente ocurrió la resurrección: ¿Por qué no se le apareció Jesús al Sumo Sacerdote Caifás o a Pilato para confirmarles que él era realmente el Hijo de Di-s?  Sin duda estos personajes hubiesen creído en él al instante, y se hubiese evitado tanta sangre y martirio sufridos por los pobres discípulos cuando llevaron la "buena nueva".  

Otro punto  es que los evangelios de Mateo y Juan no dicen nada de la asención de Jesús.  Uno podrá pensar que ya que Lucas lo menciona, pues no hacía falta hacerlo también en estos otros escritos.  La realidad histórica es que la mayoría de las comunidades cristianas del siglo I y II no tenían ningún evangelio con ellos; y si acaso, ya bien avanzado el siglo II, algunas tenían solamente uno de los que hoy se usan, pues realmente existían muchos más, que fueron suprimidos después del Concilio de Nicea en el 325 D.C.

Esto significa que muchos cristianos vivieron toda su vida sin conocer que Jesús ascendió a los cielos como cuenta Lucas.  No menciono a Marcos (quien hace una efímera mención de la asención) pues se sabe muy bien que el final de ese evangelio fue añadido casi 200 años después por otro autor. 

En otras palabras para muchos creyentes de los primeros dos siglos estas apariciones de Jesús resucitado no necesitaban concluirse con una asención a los cielos de un cuerpo humano, aunque fuese glorificado, pues se entendía que era un ser espiritual, o una visión divina quien se aparecía a los discípulos.  Así lo confirman los evangelios que no hicieron referencia a ese hecho.  Solamente Lucas, quien no pudo entender cómo algo así no sucedió, si el Jesús se levantó de la tumba con cuerpo y todo.  En algún sitio había que ponerlo, y que mejor que llevarselo al cielo.

Si realmente Jesús ascendió, aunque este viajando a la velocidad de la luz (que es la velocidad límite en el universo) todavía debe estar en algún lugar de la Vía Láctea, pues esta galaxia nuestra mide 100,000 años luz de esquina a esquina.  Si el salió del planeta hace 2000 años, pues todavía le faltan 80,000 años de viaje para salir de la galaxia, viajando a la velocidad más rápida que puede exisitr en esta realidad.   


Desconectado RAKKEL

  • Subteniente
  • ***
  • Mensajes: 385
  • Sexo: Femenino
  • Tu gracia me basta.
    • Ver Perfil
Re:Las apariciones de Jesus Resucitado
« Respuesta #6 en: Febrero 10, 2012, 01:02:31 am »
 (:57:)
Lo reconocieron al partir el pan.