Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Refutando la doctrina católica de la "Intercesión De María Y Los Santos"

Autor Tema: Refutando la doctrina católica de la "Intercesión De María Y Los Santos"  (Leído 336 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado oswaldtb7

  • Capitán Primero
  • ****
  • Mensajes: 1128
    • Ver Perfil
Refutando la doctrina católica de la "Intercesión De María Y Los Santos"

Autor: Danny Totocayo

El catecismo dice de Maria: “Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora” (p. 281, #969).

En el cielo los santos no interceden

1. La biblia no dice en ningún lugar que ella fuese abogada, auxiliadora, ni mediadora. Jesús es nuestro abogado. La biblia lo dice: “...si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1 Juan 2:1). El escritor a los hebreos dice: “De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre” (Hebreos 13:6). Pablo dice: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5). En el cielo solo hay un mediador, en la tierra muchos.

2. María no puede interceder porque los que mueren no saben de la cosas de la vida que se hace en la tierra. “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol” (Eclesiastés 9:5-6).

Samuel Vila dice: “La idea del autor es que (los muertos) no pueden participar en los negocios de la tierra, y esto es bien cierto, y contradice rotundamente la doctrina de la invocación de los santos. Solo Dios, que es omnipresente y omnisciente, puede interesarse e intervenir en nuestros asuntos, ya que ha prometido atender nuestras oraciones” (Enciclopedia Explicativa De Dificultades Bíblicas, Samuel Vila, pág. 55).

Debo hacer una aclaración cuando cito este versículo, No creo que las almas de los muertos están inconscientes, sino solo que no saben de las cosas que se hacen en la tierra.

3. Además de esto María no podría oír los millones de oraciones pidiendo que ella ore por ellos. No hay evidencia alguna que muestre que Dios o los ángeles digan a María todas las peticiones que se le hacen en la tierra para que ella ore por los católicos.

4. La biblia enseña que los santos vivos en cuerpo son los que interceden, no los santos que están en el cielo.

¿Por qué deberíamos ir a María para que ore por nosotros cuando Cristo puede interceder por nosotros? ¿Por qué no ir directamente a Dios como Abraham lo hizo? ¿Acaso los católicos temen acercarse con confianza ante el trono de Dios?

5. Además de esto las almas en el cielo descansan de sus obras (oración, predicación, etc). La biblia nos dice: “9 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos” (Apocalipsis 6:9-11).

6. He oído a varios católicos que dicen que no se ora ni a María ni a los santos, sino que se les pide su intercesión. En realidad yo veo solo contradicción en lo que ellos afirman, porque el catecismo dice: “…Y en la oración mariana, como el santo rosario, “síntesis de todo el evangelio” (cf. Pablo VI, MC 42). Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo, Bendita tu eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte” (Catecismo, 2676, 2677).

7. En el libro de Ezequiel se muestra que Dios busca intercesores en la tierra, no en el cielo porque allí no se intercede. El pasaje dice: “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el fuego de mi ira los consumí; torné el camino de ellos sobre su cabeza, dijo el Señor DIOS” (Ezequiel 22:30-31). En el cielo no había intercesores, sino Dios no habría necesitado de intercesores en la tierra. La evidencia de que no hay intercesores en el cielo es que Dios derramo su ira contra Israel.

Pablo Santomauro, ante la pregunta ¿Es bíblico orar a otros (que ya pasaron a mejor vida - o peor) para que intercedan por nosotros? dice: “En primer lugar decimos que las mismas aserciones en cuanto a la carencia los atributos "omnis", hace imposible que las oraciones lleguen a estos individuos. En segundo lugar, tenemos el ejemplo bíblico. Si vamos a la Biblia, ¿encontramos a la gente del Antiguo Testamento orando a Abraham, Isaac, Jacob, o pidiéndoles que intercedan frente a Dios? No. ¿Algún salmo fue dirigido a Moisés, o escrito rogándole a Moisés que interviniera frente a Dios? No. ¿Oraban los judíos a los profetas o los sacerdotes, o les pedían que intercedieran a Dios por ellos? No. ¿Cantaban los coros del templo cantos de adoración a hombres, mujeres, o ángeles? No. Lo mismo podemos decir del Nuevo Testamento” (¿Oración directa a los santos?).

La forma correcta de orar

1. Ir directamente a Dios el Padre en el nombre de Jesús. Jesús enseño que debemos ir en oración al Padre. “Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará” (Mateo 6:6).

“En aquel día ya no me preguntarán nada. Ciertamente les aseguro que mi Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. 24 Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa. 25 Les he dicho todo esto por medio de comparaciones, pero viene la hora en que ya no les hablaré así, sino que les hablaré claramente acerca de mi Padre.26 En aquel día pedirán en mi nombre. Y no digo que voy a rogar por ustedes al Padre, 27 ya que el Padre mismo los ama porque me han amado y han creído que yo he venido de parte de Dios” (Juan 16:24-27).

Jesús, nuestro Señor enseño que la oración es dirigida al Padre, no a ángel alguno. “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre” (Mateo 6:9).

2. Los discípulos de Jesús nunca oraron a un santo o a María, sino solo a Dios. “5 Pero mientras mantenían a Pedro en la cárcel, la iglesia oraba constante y fervientemente a Dios por él” (Hechos 12:5).

“Y oraron así: «Señor, tú que conoces el corazón de todos, muéstranos a cuál de estos dos has elegido” (Hechos 1:24).
“23 Al quedar libres, Pedro y Juan volvieron a los suyos y les relataron todo lo que les habían dicho los jefes de los sacerdotes y los ancianos.24 Cuando lo oyeron, alzaron unánimes la voz en oración a Dios: Soberano Señor, creador del cielo y de la tierra, del mar y de todo lo que hay en ellos” (Hechos 4:23).

Ninguna oración es hecha a María, Pedro o Juan. Toda oración va dirigida a Dios.

3. En el Antiguo Testamento los hombres y mujeres de Dios que estaban en la tierra oraban a Dios, no a Moisés ni a ningún santo que estaba en el cielo (1 Crónicas 4:10, 1 Samuel 1:11,19-20, Isaías 38:1-5, 1 Reyes 3:5-10, 2 Crónicas 1:11-12, 1 Reyes 17:17-22, 2 Reyes 18:36-38, 2 Reyes 6:16-17, 2 Crónicas 20:5-12,14-15,17, Daniel 2:23, Salmo 9:19-20, Jonás 2:1-10).

4. No hay registro bíblico que nos diga que cuando María estaba viva, los discípulos le pidieran algo para que Dios el Padre o Jesús les concediese.

Los católicos tienen que dar evidencias bíblicas que demuestren que esto sucedía, pero no, no hay evidencia alguna de ello tampoco.
Respuesta a los argumentos a favor de la intercesión de los santos

Argumento 1. En Apocalipsis 5:8-14 se enseña que los santos en el cielo cantan e interceden.

Respuesta:
1. En Apocalipsis 5:8-14 no se dice que los santos del cielo intercedan. Esa es una afirmación falsa. El apóstol Juan dice: “Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. 13 Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. 14 Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos”.

2. Aquí vemos que los 4 seres vivientes y los 24 ancianos cantan, no que intercedan. Es mas Juan nos dice que canción estaban cantando, no que intercesión estaban haciendo. Juan nos dice que aunque “todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos”, ellos no estaban tocando las arpas, ni orando según vemos en este relato. Lo que estos hacen es cantar. Una cosa es tocar el arpa y otra cantar. Una cosa es tener copas de oro llenas de incienso y otra que ellos estén intercediendo

3. Sin embargo, aun si estas oraciones fueron hechas por los santos del cielo, estas oraciones no serían intercesiones, sino oraciones pidiendo juicio. Toda intercesión es oración; pero no toda oración es intercesión.

4. Si los santos en el cielo hubiesen orado, se hubiere dicho que las “copas de oro llenas de incienso, … son las oraciones de los 24 ancianos”, que por cierto si están en el cielo. O también se hubiera dicho “copas de oro llenas de incienso, que son sus oraciones”, Pero Juan dice que “los veinticuatro ancianos… tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos”.
Aquí no se puede decir que en vista de que los 24 ancianos eran santos, por lo tanto ellos están incluidos, ya que Jesús también es santo y sus oraciones no son parte de “las oraciones de los santos”.

5. Ahora ¿Quiénes hacen estas oraciones? Estos pasajes no dicen que las oraciones las hagan los santos en el cielo.
Estas oraciones son oraciones de los santos de la tierra. Apocalipsis 8 parece indicar que estas oraciones son oraciones pidiendo juicio. “1 Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. 2 Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas. 3 Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. 4 Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. 5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto” (Apocalipsis 8:1-5).

6. Si los santos en el cielo oran pidiendo venganza ¿Por qué no pueden interceder?

Los santos en el cielo pidieron venganza como lo vemos en Apocalipsis 6:9-11; ¿pero que se les dijo a estos santos? “11…se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos” (Apocalipsis 6:11). Ellos no debían hacer más oraciones, debían descansar.

Pero aun si los santos en el cielo orasen y además intercediesen, no significa que debamos pedir a los santos del cielo sus intercesiones.

Debemos pedir que nuestros hermanos vivos aquí en la tierra oren por nosotros. De esto hay evidencia bíblica. Pero no hay evidencia bíblica que nos muestre que Moisés, Pablo, Pedro, Juan, María, Bernabé y otros cristianos hayan estado pidiendo la intercesión de los santos que están en el cielo.

7. La biblia no dice que Dios avisa a los santos del cielo lo que piden los santos de la tierra. Juan quien tuvo la visión, solo pudo oír la voz de Dios, los ángeles, los seres vivientes y de los 24 ancianos que estaban en el cielo, no la voz de los santos que están en la tierra. “11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos” (Apocalipsis 5:11).

Argumento 2. “Las almas en el cielo pueden tomar conocimiento de las oraciones de los santos que están en la tierra”.

Respuesta:
1. El católico cree que: “Los santos no necesitan ser omniscientes, omnipresentes y omnipotentes para atender nuestras oraciones. Pues ellos viven (actualmente, apenas con sus almas, una vez que la resurrección de los cuerpos solamente se dará cuando venga el fin del mundo, excepción hecha de Nuestro Señor y Nuestra Señora) en la presencia de Dios altísimo, y en Él ven todas las cosas que Dios quiere que ellos vean. Para ello, sus almas fueron dotadas, por el poder de Dios, de una potencia superior, llamada visión beatífica, que las almas humanas aquí en la tierra no disfrutan. Y, en la luz de la visión beatífica, toman conocimiento de todas las oraciones que los hombres hacen en la tierra, pidiendo su intercesión junto a Dios” (http://www.fatima.org.pe/articulo-349-pregunta-los-santos-son-omniscientes-omnipresentes-y-omnipotentes).

2. Lo que los católicos tienen que demostrar es que las almas en el cielo toman conocimiento de las oraciones de los santos que están en la tierra. No que esto sea posible. No hay evidencia bíblica alguna de que las almas en el cielo hayan sido dotadas por el poder de Dios para conocer las oraciones de los santos que están en la tierra. Dios tiene gran poder para hacer muchas cosas, pero decir que las almas que están en el cielo han sido dotadas para conocer las oraciones de los santos que están en la tierra es pura suposición.

El católico José Miguel Arráiz dice: “Es cierto que solo Dios es Omnipresente (puede estar en todos lados) pero es cierto también que aquellos que están unidos a Cristo, “cara a cara” con Dios como dice Pablo, por medio de Él podemos enterarnos de todo lo que acontece” (“Para estudiar el dogma de la comunión de los santos en la Biblia”.

http://www.apologeticacatolica.org/Santos/SantosN01.htm).

Este apologista católico parece no darse cuenta que nadie está discutiendo si un santo en el cielo puede enterarse o no de las oraciones de las personas que se hacen en la tierra, sino si en realidad se enteran.

Argumento 3. En el cielo los santos son descritos como una “nube de testigos”.

Respuesta:
1. Que en el cielo los santos sean una nube de testigos, no implica que oigan nuestras oraciones. Podrían vernos, pero esto ni siquiera lo dice el texto. Sin embargo aun si pueden vernos ¿Hay evidencia de que aparte de vernos oyen las oraciones de los santos que están en la tierra? No, no la hay.

2. Que sea posible que los santos del cielo vean a los santos de la tierra, no implica que oigan nuestras palabras.
 
3. Si los santos del cielo oyen a los santos que están en la tierra ¿no puede decirse también que hablan? Y si pueden hablar, entonces ¿no pueden predicar el evangelio hasta a los inconversos, aunque estos no los vean? 

4. Si pueden predicar a los inconversos ¿no pueden aconsejar también a la iglesia todo el tiempo?

5. Si Pueden ver y hablar ¿Por qué no predicaron a todo el mundo?

Argumento 4. El arcángel Rafael intercedió.

Respuesta:
El arcángel Rafael dijo: “Les voy a decir toda la verdad, sin ocultarles nada. Ya les manifesté que es bueno mantener oculto el secreto del rey y que también es bueno publicar las obras gloriosas de Dios. Sepan entonces que, cuando tú y Sara rezaban, yo presentaba tus oraciones al Señor” (Tobías 12:11-15).

Debemos hacer algunas aclaraciones:

1. Una cosa es que un ángel presente las oraciones ante el Señor y otra que interceda. Pero aun así, si un ángel intercediera, no demuestra que las santas almas que están en el cielo intercedan. Y si en el cielo las almas interceden, no implica que nosotros debamos pedirles que intercedan por nosotros.

2. Debe notarse también que Rafael jamás es mencionado en la literatura bíblica, sino solo en los apócrifos.

Argumento 5. Jeremías desde el cielo, intercede por su pueblo.

Respuesta:
1. Se dice que el profeta Jeremías intercedía en el cielo. Pero nótese que esto aparece de nuevo en un libro de literatura apócrifa, no literatura bíblica. El autor de 2 de Macabeos termina su libro diciendo: “Si la narración ha sido buena y bien dispuesta, esto es lo que he deseado; mas si ha sido mediocre o imperfecta, es que no podía hacer mejor...” (Macabeos 15:38). Ningún escritor inspirado por Dios podría decir algo así, lo que muestra que este libro es falso, apócrifo y no canónico. Así que todo lo que diga sobre la intercesión de los santos debe de rechazarse.

2. Aun suponiendo que 2 de Macabeos fuera inspirado, no se supone que Jeremías y Onías después de muertos intercedían. No hay pasaje que diga que ellos gozaran de un privilegio que Dios les dio para poder saber que pasa en la tierra. Además según el catolicismo, los santos del Antiguo Testamento no estaban en el cielo.

El Catecismo católico dice: “632 Las frecuentes afirmaciones del Nuevo Testamento según las cuales Jesús "resucitó de entre los muertos" (Hch 3, 15; Rm 8, 11; 1 Co 15, 20) presuponen que, antes de la resurrección, permaneció en la morada de los muertos (cf. Hb 13, 20). Es el primer sentido que dio la predicación apostólica al descenso de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador proclamando la buena nueva a los espíritus que estaban allí detenidos (cf. 1 P 3,18-19).

633 La Escritura llama infiernos, sheol, o hades (cf. Flp 2, 10; Hch 2, 24; Ap 1, 18; Ef 4, 9) a la morada de los muertos donde bajó Cristo después de muerto, porque los que se encontraban allí estaban privados de la visión de Dios (cf. Sal 6, 6; 88, 11-13). Tal era, en efecto, a la espera del Redentor, el estado de todos los muertos, malos o justos (cf. Sal 89, 49; 1 S 28, 19; Ez 32, 17-32), lo que no quiere decir que su suerte sea idéntica como lo enseña Jesús en la parábola del pobre Lázaro recibido en el "seno de Abraham" (cf. Lc 16, 22-26). "Son precisamente estas almas santas, que esperaban a su Libertador en el seno de Abraham, a las que Jesucristo liberó cuando descendió a los infiernos" (Catecismo Romano, 1, 6, 3). Jesús no bajó a los infiernos para liberar a los condenados (cf. Concilio de Roma, año 745: DS, 587) ni para destruir el infierno de la condenación (cf. Benedicto XII, Libelo Cum dudum: DS, 1011; Clemente VI, c. Super quibusdam: ibíd., 1077) sino para liberar a los justos que le habían precedido (cf. Concilio de Toledo IV, año 625: DS, 485; cf. también Mt 27, 52-53)” (Catecismo de la iglesia católica. http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p122a5p1_sp.html).

3. En 2 de Macabeos leemos sobre una visión, no sobre un hecho que sucede en el cielo realmente. Estos pasajes dicen: “Había visto a Onías, antiguo jefe de los sacerdotes, hombre atento, bueno, humilde en sus modales, distinguido en sus palabras y que desde niño se había destacado por su conducta irreprochable. Este, con las manos levantadas, estaba orando por toda la comunidad judía. Luego se le había aparecido, orando en igual forma, un anciano canoso y digno que se distinguía por su buena presencia y su majestuosidad. Entonces el sumo sacerdote Onías había dicho a Judas: Este es el que ama a sus hermanos, el que ruega sin cesar por el pueblo judío y por la Ciudad Santa. Es Jeremías, el profeta de Dios” (2 Macabeos 15:12-14).

En el verso 11 se dice que esta era una visión que había tenido Judas Macabeo en sueño para que su gente tenga aliento. “11 Así armó a todos más con el ardor de su elocuencia que con la seguridad de los escudos y las lanzas. Les contó además una visión digna de crédito que había tenido en sueños, la cual alegró a todos” (DHH).

No era una oración que Onías, y el profeta Jeremías estaban haciendo en el momento en el que Judas Macabeo tuvo esta visión.  Sino que en la visión se muestra a Judas Macabeo, ¡como Onías y Jeremías oraban antiguamente!, así él debía de invocar a Dios para derrotar a sus adversarios.

4. Que se diga que Jeremías “ruega sin cesar por el pueblo judío” en tiempo presente, no indica que siempre eso sucedía en el presente. Por ejemplo Pablo dice que es carnal y hace lo que aborrece en tiempo presente: “14…yo soy carnal, vendido al pecado. 15 Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago” (Romanos 7:14-15). Pero en realidad él está hablando de algo que el hacía en el pasado, cuando estaba bajo la ley Mosaica. Pablo solo unos versículos más adelante aclara que él no anda “conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (Romanos 8:4).

3. En esta visión se muestra que Jeremías le da una espada de oro a Judas Macabeo para que destruya a sus enemigos. Seguramente que esta espada de oro también es simbólica. Era Judas el que tenía que luchar primeramente en oración para que Dios peleara por ellos. Seguramente Judas Macabeo y su gente debían de luchar, pero se debía pedir a Dios para que les diera victoria. Al parecer esta espada significaba en su contexto inmediato la oración para tener victoria.

En el mismo libro de 2 de Macabeos 15 se dice que cuando el invoco a Dios y lucho, tuvo victoria: “22 Invocó al Señor de este modo: Tú, Señor, en tiempos de Ezequías, rey de Judá, enviaste un ángel y aniquilaste a ciento ochenta y cinco mil hombres del campamento de Senaquerib;23 ahora también, Señor de los cielos, envía a tu ángel bueno delante de nosotros, para que siembre el miedo y el terror. 24 Hiere con el poder de tu brazo a estos paganos que te injurian, y que atacan a tu pueblo santo. Así terminó. 25 Los soldados de Nicanor marcharon al son de trompetas y cantos de guerra; 26 los de Judas se lanzaron al combate con súplicas y oraciones, 27 y luchando con sus manos e invocando a Dios en sus corazones, dejaron tendidos a no menos de treinta y cinco mil enemigos, y quedaron muy contentos por esta intervención de Dios.28 Terminado el combate, al retirarse llenos de alegría, descubrieron a Nicanor, con su armadura, muerto en la batalla” (2 Macabeos 15:22-28).

No se dice que judas Macabeo y su gente tuviera victoria por la oración de Jeremías o de Onías, sino porque Judas Macabeo y su gente oro y lucho. Así como Onías y Jeremías oraban, Judas Macabeo debían orar para tener victoria.

Argumento 6. Los ángeles en Apocalipsis 8:4 presentan intercesiones.

Respuesta:
1. El pasaje dice: “Y la nube de perfumes, con las oraciones de los santos, se elevó de las manos del ángel hasta la presencia de Dios” (Apocalipsis 8:4).

Una cosa es presentar las oraciones y otra cosa es orar o interceder. Pero lo que estas oraciones que estos ángeles presentan son oraciones de juicio. Veamos el contexto:

“1  Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. 2 Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas. 3 Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. 4 Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. 5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto” (Apocalipsis 8:1-5).

Estas oraciones no son hechas por ángeles, sino por los santos, pero aun si fueren hechas por los ángeles, no sería razón para decir que los cristianos debamos pedir la intercesión de los santos o de los ángeles.

Argumento 7. Elías, ya muerto, sigue haciendo milagros (Eclesiástico 48:13-16).

Respuesta:
1. El contexto no habla de Elías, sino de Eliseo. Estos pasajes dicen: “13 Cuando Elías desapareció de la vista en el torbellino, Elíseo fue lleno de su espíritu; duplicó sus prodigios, y todas las palabras de su boca eran un milagro. En sus días no tembló ante los príncipes, ni mortal alguno le subyugó.14 Nada fue para él imposible, y en el sepulcro su cadáver profetizó. 15 Vivo, hizo prodigios, y aun muerto realizó maravillas. 16 Con todo eso, no se arrepintió el pueblo ni se apartó de sus pecados, hasta que fue arrojado de su tierra y dispersado entre las naciones” .

2. Un comentario católico reconoce que de quien se habla aquí es de Eliseo, no de Elías. La página católica http://www.mercaba.org/Biblia/Comentada/sapienciales_eclesiastico.htm comentando estos pasajes de Eclesiástico  reconoce que es el cuerpo de Eliseo, no de Elías, el que realizo milagros: “Y aun después de su muerte realizó obras maravillosas: habiendo sido arrojado un muerto al sepulcro de Elíseo, al contacto con sus huesos vuelve a la vida”.

3. Sin embargo debe aclararse que la biblia no dice que Eliseo decidió hacer un milagro, ni pedirlo a Dios.  Lo que se dice en el texto bíblico es que “cuando estaban sepultando a un hombre, (…) arrojaron al hombre en la tumba de Eliseo. Y cuando el hombre cayó y tocó los huesos de Eliseo, revivió, y se puso en pie” (2 Reyes 13:21). Simple como eso.

¿Por qué al tocar los huesos de Eliseo un hombre revivió?

No lo sabemos, pero no podemos suponer que Elías o Eliseo oraron para que un hombre recibiera el milagro de resucitar.

Argumento 8. El rico epulón intercede por sus hermanos (Lc 16,27).

Respuesta:
1. Lo hace; pero su intercesión es hecha a Abraham, quien no le concede nada de lo que pide. Todas las peticiones de este rico pecador fueron negadas. Quizá uno de los mansajes que Jesús nos quiere dar con la historia del rico y Lázaro, sea: “Las oraciones hechas a un santo que ha muerto no serán jamás contestadas”.

2. También este rico pudo haber hecho su oración a Dios, ¿porque no lo hizo? ¿Por qué rogo a Abraham? Quizá porque el pecador supone que los hombres son más misericordiosos que Dios mismo y creen que Dios no puede responderles. Pero la biblia nos dice: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16). “en quien tenemos libertad y acceso a Dios con confianza por medio de la fe en El” (Efesios 3:12).

2. Nótese que quien hace esta intercesión es un rico pecador, no un hijo de Dios. Un hijo de Dios sabe que las oraciones se han hecho a Dios, no a los santos que partieron a la eternidad.

3. Lázaro ni sabía de las oraciones de otras personas. Si alguna buena oración hacia este rico, Abraham tenía que decírsela a Lázaro quien no sabía nada de la petición del rico.

4. Lázaro tampoco podía hacer nada para ayudarle al rico.

6. ¿Dónde estaban los otros santos? ¿Acaso no oran por las personas? Si es así, pudieron haber intercedido a Dios, por los 5 hermanos vivos de este rico, para que El Espíritu Santo los convenciera de pecado, de justicia y juicio para que estos sean salvos. Pero nada de nada. Moisés (La ley) y los profetas serian suficiente revelación a esos 5 hermanos para que clamen a Dios y no necesitaban de las oraciones de los santos que están en el cielo.

Argumento 9.  Los ángeles aparecen ante Dios como intercesores por los hombres, llevando ante Él sus necesidades, intercediendo a su favor (Job 33:23-24).

Respuesta:
1. Estos pasajes dicen: “Pero si hay cerca de él un ángel, uno entre mil que hable en su favor y dé testimonio de su rectitud, 24 que le tenga compasión y diga a Dios: Líbralo de la muerte, pues he encontrado su rescate”.

Estos textos no dicen que hay ángeles, ni siquiera que hay un ángel, sino “si hay cerca de él un ángel, uno entre mil que hable en su favor”. Se habla de la suposición de que si hubiera un ángel que hablara a favor de alguien pidiendo compasión para que lo libre, “Entonces su carne sería más tierna que la del niño, Volvería a los días de su juventud” (Job 33:25). Pero no dice que habría ángel alguno que hiciera esta petición.

2. Nótese que es un ángel. No es un santo que está en el cielo.

Pero ¿Quién es este posible ángel?  La Biblia Textual nos aclara con su traducción de estos versos de que ángel se trata: “23. Si tuviera cerca de él algún elocuente mediador muy escogido, Que anuncie al hombre su deber, 24. Y se apiade de él, y diga: ¡Líbralo de bajar al sepulcro, Porque he hallado su rescate!”.

Esta versión no usa la palabra ángel que es una traducción de “malak”, sino “algún elocuente mediador muy escogido”.

Pero aun si el texto hebreo usara “malak” que significa “ángel”, debe notarse que a seres humanos también se les dice “malak”. Aquí algunos pasajes:

“Yo envío a Mi mensajero (ángel), y él preparará el camino delante de Mí. Y vendrá de repente a Su templo el Señor a quien ustedes buscan; el mensajero del pacto en quien ustedes se complacen, ya viene; dice el SEÑOR de los ejércitos” (Malaquías 3:1. La Nueva Biblia de los Hispanos).

“La explicación del misterio de las siete estrellas que has visto en mi mano derecha y de los siete candeleros de oro es ésta: las siete estrellas son los Ángeles de las siete Iglesias, y los siete candeleros son las siete Iglesias” (Apocalipsis 1:20. La Biblia de Jerusalén).
Puesto que los católicos dicen que aquí en Job 33 se está hablando de un ángel celestial, ellos son los que tienen la carga de la prueba.

3. El contexto nos muestra que es la oración de un hombre quien hace esta intercesión, ya que de este ángel se dice que “anuncie al hombre su deber”. Esto es algo que los seres humanos debemos hacer. Los ángeles celestiales pueden hacer esto también; pero como excepciones. Pocas veces.

Jamás vemos a los ángeles intercediendo por la salvación de la muerte de los santos de Dios. Es la oración de fe del ser humano que le hará recibir un milagro de Dios.

Argumento 10. Los ángeles oran por los hombres (Zacarías 1:12-13).

Respuesta:
1. No son los ángeles que oran por los hombres en estos pasajes. Es el Ángel de Jehova (Jesús, nuestro Señor).  La Biblia Latinoamericana vierte así estos pasajes: “12.El ángel de Yavé hizo, por su parte, esta pregunta: «Yavé de los Ejércitos, ¿hasta cuándo estarás sin compadecerte de Jerusalén y de las ciudades de Judá, a las que has castigado durante setenta años? 13.Yavé dio, entonces, al ángel que conversaba conmigo una respuesta muy esperanzadora” (Zacarías 1:12-13).

2. Aun si los ángeles hicieran estas oraciones a favor de los seres humanos, no significa que los santas en el cielo deban hacerlo.

3. Sin embargo no sé bíblicamente hablando de algún ángel que haga oraciones a favor de los hombres, excepto el Ángel de Jehova (Jesús).

4. Si los ángeles hacen intercesiones, entonces sus oraciones deben ser todas contestadas, ya que no son pecaminosas. ¿Para qué más oraciones a favor de los hombres si los ángeles santos son tantos como las estrellas y todos ellos interceden por nosotros con gran fe?

5. O, ¿será que los ángeles no interceden, como pienso yo?

Argumento 11. La Biblia no prohíbe pedir la intercesión de los santos y de la Virgen.

Respuesta:
1. Seguro que no, como no prohíbe que bautices a tu gato, ni prohíbe el consumo de carne humana.

2. Si alguien quiere pedir a un santo en el cielo que le ruegue a Dios para recibir algo, que lo haga si quiere; pero que no diga que su petición está justificada. Quien afirma que se debe pedir la intercesión de los santos que están en el cielo para recibir algo de Dios es el que tiene la carga de la prueba.

Desconectado oswaldtb7

  • Capitán Primero
  • ****
  • Mensajes: 1128
    • Ver Perfil
Re:Refutando la doctrina católica de la "Intercesión De María Y Los Santos"
« Respuesta #1 en: Abril 09, 2016, 02:18:58 am »
Hola a todos. Después de tiempo. Me alegro de estar de nuevo por este foro. Espero hacer mas publicaiones y me gustaria que otros leyeran este escrito, asi que sientanse libres de publicarlo en sus blogs, o paginas web.

Bendiciones a todos,

Danny Totocayo

Desconectado oswaldtb7

  • Capitán Primero
  • ****
  • Mensajes: 1128
    • Ver Perfil
Re:Refutando la doctrina católica de la "Intercesión De María Y Los Santos"
« Respuesta #2 en: Abril 09, 2016, 08:59:48 pm »
Esperaba a algún católico para que refute mi exposicion

Desconectado oswaldtb7

  • Capitán Primero
  • ****
  • Mensajes: 1128
    • Ver Perfil
Re:Refutando la doctrina católica de la "Intercesión De María Y Los Santos"
« Respuesta #3 en: Diciembre 09, 2016, 12:18:05 am »
Seguramente no hay catolico alguno que pueda defender sus dogmas