BUSCAR:
 Pagina principal | Nuevo testamento | Directorio de música | Mp3 | Links cristianos | Reflexiones | Estudios Bíblicos | Asociados
 Fondos de escritorio | Software | Gifs cristianos | Pasos de vida | Chat cristiano | Consejeria | Sermones en Mp3 |  

(Pasos necesarios en la restauración)

Si realmente quieres ser libre y restaurar tu vida debes superar los siguientes pasos en diferentes áreas de tu vida. Parece tortuoso y difícil pero con la dirección del Espíritu Santo podrás lograrlo de acuerdo a tu perseverancia, obediencia y tiempo necesario para tu caso personal.

El Señor prometió esta transformación en el siguiente versículo:

"Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros.

Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne"(Ezequiel 36:26).

Este versículo expresa la promesa de Dios para cambiarte internamente. Pero este cambio es paulatino porque debes, en el proceso, superar los siguientes pasos en cada área que el Señor irá transformando:

Tener decisión firme para obedecer y vencer

Lo primero es querer cambiar. Debes estar decidido a ser restaurado confiando en Dios.

Recordando que Dios no obliga a nada, El espera la decisión y obediencia de tu parte. El que no quiere ser restaurado no lo será.

" Al de firme propósito guardarás en perfecta paz; porque en ti confía"

(Isaías 26:3). "Firme está mi corazón, oh Dios, mi corazón está firme, ¡cantaré y entonaré salmos!" (Salmo 57:7).

Confianza absoluta en Dios

Debes despojarte de la desconfianza en Dios y de su imagen inadecuada. Los siguientes versículos muestran la falta de confianza en Dios y sus consecuencias:

" Clamo a ti, y no me respondes; me pongo en pie y no me prestas atención"

(Job 30:20). "A Dios, mi roca, diré: ¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué ando sombrío por la opresión del enemigo?" (Salmo 42:9).

Debes derribar los sentimientos de desconfianza para no tener obstáculos en el temor al castigo por los sentimientos de culpa y sentimientos adversos (ira, odio etc.) a causa del dolor emocional y pensamientos destructivos. La confianza absoluta en Dios y en su palabra es la base para crecer espiritualmente, como se expresa en el siguiente versículo:

"Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas" ( Proverbios 3:5,6).

Honestidad ante Dios para debilitar los mecanismos de defensa

Es necesario que liberes en oración a solas con Dios todo el dolor, siendo totalmente honestos porque El Señor todo lo sabe. Mediante la honestidad serás capaz de derribar tus propias mentiras o mecanismos de defensa, paso esencial para dejar que la verdad de Dios sea internalizada en tu vida. Para esto es necesario que recuerdes que de todos modos Dios todo lo conoce, aún las cosas que no te atreves a decirle. Él lo sabe todo, pero ser honesto ante El tiene el efecto de liberarte de las emociones negativas y destructivas.

"¿Podrá alguno esconderse en escondites de modo que yo no lo vea?" Declara el Señor" (Jeremías 23:24).

Veamos, en el capítulo 20, como libera su dolor y tensión el profeta Jeremías, con honestidad de sentimientos y emociones, ante Dios.

"Maldito el día en que nací, el día en que me dio a luz mi madre no sea bendito.

Maldito el hombre que dio la noticia a mi padre diciendo: ¡Te ha nacido hijo varón!, Haciéndolo muy feliz. Sea ese hombre como las ciudades que el Señor destruyó sin piedad. Oiga gritos de mañana y alaridos al mediodía..." (Jeremías 20: 14-16).

Dios nos invita a echar nuestra ansiedad sobre Él para no tener cargas:

"Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros" (I Pedro 5:6).

Ser honestos ante Dios libera la tensión interna; callar produce tensión y conflictos internos, así como enfermedades psicosomáticas:

"Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo el día" (Salmo 32:3).

Aceptar la voluntad de Dios (Señorío)

Tendrás con el tiempo que aceptar su voluntad por hechos dolorosos por causa de accidentes, desastres naturales, muertes, etc., recordar que El no nos mintió.

"Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación, pero confiad; yo he vencido al mundo" (Juan 16:33).

Restaurar la comunión con Dios

Debes confesar tu propia iniquidad a Dios y arrepentirte, pedir perdón a Dios por culparlo del dolor y abandono por el dolor sufrido.

"Confieso, pues mi iniquidad; afligido estoy a causa de mi pecado" (Salmo 38:18).

Destruir la resistencia y formas de evadir el dolor

Debes enfrentar la propia responsabilidad y consecuencias a causa del dolor emocional y no culpar a otros ni evadir con las propias mentiras (mecanismos de defensa), como lo hicieron Adán y Eva al desobedecer al Señor:

"Y el hombre respondió: la mujer que tú me diste por compañera me dio del árbol y yo comí. Entonces el Señor Dios dijo a la mujer ¿ Qué es esto que has hecho? Y la mujer respondió: La serpiente me engañó, y yo comí"

(Génesis 3: 12,13).

Los mecanismos de defensa se destruyen al aceptar la realidad y responsabilidad de los hechos:

"Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas" (Salmo 51:4).

Aceptar el perdón de Dios y asumirlo

"Nosotros hemos transgredido y nos hemos rebelado, tú nos has perdonado"

(Lamentaciones 3:42).

"Cuán bienaventurado es aquel cuya transgresión es perdonada, cuyo pecado es cubierto" (Salmo 32:1).

"Yo, yo soy el que borro tus transgresiones por amor a mí mismo, y no recordaré tus pecados" (Isaías 43:25).

"Te manifesté mi pecado, y no encubrí mi iniquidad. Dije: confesaré mis transgresiones al Señor y tu perdonaste la culpa de mi pecado"(Salmo 32:5). Perdonarte

Porque Dios ha perdonado, por tanto debes asumir los privilegios de ser hijo de Dios.

"Señor, si tu tuvieras en cuenta las iniquidades, ¿Quién, oh Señor, podría permanecer? Pero en ti hay perdón, para que seas temido" (Salmo 130:3,4).

"Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado" (Colosenses 1:13).

"Así dice tu Señor, el Señor tu Dios, que contiende por su pueblo: He aquí, he

quitado de tu mano la copa del vértigo, el cáliz de mi furor, nunca más lo beberás" (Isaías 51:22).

Perdonar al prójimo

Así como Dios te ha perdonado, tendrás entonces la capacidad de perdonar a otros:

"Soportandoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro, como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros"(Colosenses 3:13).

Despojarte de los viejos argumentos

Tendrás que quitar la maleza y escombros en tus pensamientos que son el motor de tus acciones y emociones y renunciar a los viejos argumentos y hábitos destructivos. Debe

Despojarse de los viejos argumentos y renunciar a ellos porque no se puede sembrar entre espinos ni construir sobre escombros.

"Otra vez cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron y no dio fruto" (Marcos 4:7). "Otros son aquellos en los que sembró la semilla entre los espinos, estos son los que han oído la palabra, pero las preocupaciones del mundo, y el engaño de las riquezas y los deseos de las demás cosas entran y ahogan la palabra, y se vuelve estéril" (Marcos 4: 18, 19).

" Porque así dice el Señor a los hombres de Judá y de Jerusalén":

Romped el barbecho, y no sembréis entre espinos" (Jeremías 4:3).

Sembrar en tierra limpia nuevos argumentos basados en la palabra de Dios

Debes sembrar en el área limpia de la mente y del corazón una palabra de poder, de acuerdo a la necesidad. Se debe dejar que el Espíritu Santo guíe, mientras poda cada área de los recuerdos dolorosos. Ciprés y mirto representan tus nuevos argumentos nacidos de la Palabra de Dios

"En lugar del espino crecerá el ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá el mirto, y esto será para gloria del Señor, para señal eterna que nunca será borrada" (Isaías 55:13).

Resolución

Debes restaurar la vida presente según la voluntad de Dios forjando nuevos planes y metas de acuerdo a la visión que Dios te ha dado y según tus posibilidades y talentos. Dios te dará metas reales y alcanzables. Debes tener presente que la vida cambia por tanto debes ser flexible para iniciar nuevos planes aunque ya no sean los que anhelabas en tu pasado. Dios siempre té dará cosas mejores de las que esperas. Él nos dice en su palabra:

"Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, declara el Señor. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos" (Isaías 55:9).

PARA RECORDAR:

"Porque yo sé los planes que tengo para vosotros -declara el Señor: Planes de bienestar y no de calamidad para daros un futuro y una esperanza" (Jeremías 29: 11).

ESCRIBE UNA ENSEÑANZA IMPORTANTE DE ESTA CHARLA PARA APLICACIÓN EN TU VIDA:

ORACION:

" A ti, oh Señor, elevo mi alma. Dios mío, en ti confío; no sea yo avergonzado, que no se regocijen sobre mí mis enemigos. Ciertamente, ninguno de los que esperan en ti será avergonzado; sean avergonzados los que sin causa se rebelan. Señor, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas. Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti espero todo el día. Acuérdate, oh Señor de tu compasión y de tus misericordias, que son eternas. No te acuerdes de los pecados de mi juventud ni de mis transgresiones; acuérdate de mí conforme a tu misericordia por tu bondad oh, Señor. Bueno y recto es el Señor; por tanto, El muestra a los pecadores el camino. Dirige a los humildes en la justicia, y enseña a los humildes su camino.

Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad para aquellos que guardan su pacto y sus testimonios. Oh Señor, por amor de tu nombre, perdona mi iniquidad, porque es grande. ¿Quién es el hombre que teme al Señor? Él le instruirá en el camino que debe escoger. En prosperidad habitará su alma, y su descendencia poseerá la tierra. Los secretos del Señor son para los que le temen, y Él les dará a conocer su pacto. De continuo están mis ojos hacia el Señor, porque El sacará mis pies de la red. Vuélvete a mí y tenme piedad, porque estoy solitario y afligido. Las angustias de mi corazón han aumentado; sácame de mis congojas. Mira mi aflicción y mis trabajos, y perdona todos mis pecados. Mira mis enemigos, que son muchos, y con odio violento me detestan. Guarda mi alma y líbrame; no sea yo avergonzado, porque en ti me refugio. La integridad y la rectitud me preserven, porque en ti espero. Oh Dios, redime a Israel de todas sus angustias" (Salmo 25).

¡Debes recordar que tu restauración es un proceso en el que tendrás que apropiarte de la Palabra de Dios. Tendrás que tener paciencia y enfrentar luchas que deberás vencer paulatinamente. Pero nunca estarás solo porque el Señor estará contigo!

" Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo quita, y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto"(Juan 15:1,2).

EN EL DESARROLLO DE ESTE TEMA PODRAS ENTENDER QUE TU RESTAURACION REQUIERE DE TIEMPO, PORQUE DEBES CONOCER Y CAMBIAR TUS PENSAMIENTOS Y HABITOS DESTRUCTIVOS. ESTO REQUIERE ESFUERZO Y APROPIACION DE LAS VERDADES BIBLICAS PARA APLICARLAS EN TU VIDA.

MEDITACION: EL ARBOL MARCHITO

Había un árbol en tierra seca con la mayoría de sus ramas y hojas marchitas. Llegó la lluvia y rodeos sus raíces más el árbol no crecía . Pasó un hombre rico y se dijo: ¡Que árbol tan débil e insignificante, sería mejor cortarlo!.. .Quemaría para mi fogata, sus ramas secas. Porque no da ni sombra ni fruto, este árbol es débil , nada puede aportarme.

Luego pasó un jardinero y al ver aquel árbol cortó sus ramas secas. Una a una , con

Cuidado, despacio y con amor.

El árbol se resintió; quedó en silencio, encorvado por unos días y fue entonces que empezó a brotar lluvia desde sus hojas. Parecía que llorara en su silencio. Pronto sus lágrimas humedecieron la tierra que rodeaba sus raíces. No era el agua de la lluvia. Era el agua de sus propias lágrimas.

Y lo que era llanto sé convirtió en alimento y el árbol empezó a extender sus raíces y sus ramas retoñaron con vigor. Hasta que el árbol creció y se hizo fuerte y bajos sus ramas muchos buscaron su sombra. Y un día pasó el hombre rico. Y cansado y sediento buscó su sombra y el agua que caía de sus ramas ahora fuertes y descubrió que aquel árbol era el que una vez quiso destruir para su provecho.

Pronto la gente que se le acercaba supo que el árbol crecía por el agua que bebía. Más era un agua que nacía de lo profundo de su ser interior.

"Bendito es el hombre que confía en el Señor, cuya confianza es el Señor. Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes, en año de sequía no se angustiará, ni cesará de dar fruto" (Jeremías 17:7,8).


Volver a la guía de restauración

Principal | Biblia | Música | Mp3 | Links | reflexiones | Estudios | asociados | pasos| Gifs | Fondos | Chat | Consejeria | Sermones
Ponte en contacto con nosotros Copyright ©2002 - 2012 ungidos.com (Todos los derechos reservados) Política de privacidad