BUSCAR:
 Pagina principal | Nuevo testamento | Directorio de música | Mp3 | Links cristianos | Reflexiones | Estudios Bíblicos | Asociados
 Fondos de escritorio | Software | Gifs cristianos | Pasos de vida | Chat cristiano | Consejeria | Sermones en Mp3 |  

(La Ira, odio y rencor)

"Deja la ira y abandona el furor, no te irrites, solo harías lo malo" (Salmo 37:8).

La ira puede invadirte a cada instante y tomar control de tu vida en forma peligrosa.

La Biblia tiene muchas enseñanzas en relación a la ira.

Veamos el siguiente texto bíblico:

"El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua del mal, y sus labios no hablen engaño. Apártese del mal y haga el bien; busque la paz y síguela. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal"(I Pedro 3:10-12).

Algunas personas piensan que no se debe sentir ira. Si eso fuera cierto tendrías que despojarte de tu "carne" porque la ira es una emoción de la naturaleza caída del hombre. Sentir ira es natural pero no tener control de ello es peligroso porque da rienda suelta al pecado y es destructiva en acciones de agresión física o verbal. Con ira sin control puedes pecar contra Dios, culpándolo de tus experiencias dolorosas en tu vida, contra tu prójimo o contra ti mismo.

"Airaos pero no pequeis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo" (Efesios 4:26,27)

La ira da como resultado explosiones de cólera que afectan tu lenguaje, y hieres a otros como lo expresa el profeta Jeremías en el capítulo 20. La ira produce también sentimientos de venganza. Bajo la ira eres presa fácil de Satanás.

Por eso...

"No digas: Yo pagaré mal por mal, espera en El Señor y Él te salvará" (Proverbios 20:22).

La ira depende de muchos aspectos: Del temperamento, de los patrones de conducta aprendidos en el seno familiar y de las experiencias de injusticia o de dolor no resueltas en tu pasado; pero sobre todo de la incapacidad de perdonar al prójimo como a ti mismo. También por ser incapaz de someterte a la voluntad y autoridad de Dios; por falta de paciencia y dominio propio así como de comprensión y aceptación del punto de vista del otro (empatía).

"El necio da rienda suelta a toda su ira, más el sabio al fin la sosiega" (proverbios 29:11).

Debes tener presente que cada persona tiene derecho a tener diferentes opiniones y que cada quien tratará de hacer su voluntad, por eso no debes dar rienda suelta a la ira cuando no se tomen en cuenta tus opiniones. Debes aprender a ser sabio y no tratar de ejercer tu autoridad sin control. Responde calladamente cuando tengas ira y si no puedes dominarla apártate de tu prójimo porque:

" La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor"(Proverbios 15:1). "Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse, porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios"(Santiago 1: 19,20).

Reconoce con humildad ante Dios que tienes problemas de ira para que aprendas a controlarte y a sanar sus raíces.

"Humillaos bajo la poderosa mano de Dios para que Él os exalte a su debido tiempo, echando toda ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros" (I Pedro 5: 6,7).

Tener dominio sobre la ira no es reprimirla sino liberarla adecuadamente sin hacer daño a otros. No debes reprimirla disimulando, porque crecerá dentro de ti y saldrá en forma explosiva y sin control. Cuando la ira se reprime, va creciendo en el fondo del corazón y puede explotar en forma violenta atentando contra tu paz interior o de los que te rodean. También te puede llevar a cometer agresión contra ti mismo y tu prójimo, especialmente en personas indefensas o débiles.

Libera la ira ante la cruz. El Señor comprende tus emociones; exprésale lo que sientes y si ofendes, acude al perdón. No debes reprimir la ira porque si es persistente te puede provocar enfermedades, obstaculiza tu relación con Dios, afecta negativamente tu vida emocional y te esclaviza impidiéndote sentir paz y gozo en tu corazón.

Practica también el dominio propio sobre las pequeñas situaciones con paciencia y comprensión hacia otros, así te fortalecerás, pero sobre todo sigue la luz del Señor que está contenida en los siguientes versículos bíblicos:

"Porque no nos ha dado Dos espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio" (2 Timoteo 1:7). "No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida al seno de los necios"(Eclesiastés 7:9).

"Sed de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu de humildad, no devolver mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición" (1 Pedro 3:8,9).

"Por tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, vestíos de profunda compasión, de benignidad, de humildad, de mansedumbre y de paciencia" (Colosences 3: 12).

"Andad en el espíritu y no satisfagáis los deseos de la carne" (Gálatas 5: 16). "El fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio, contra tales cosas no hay ley" (Gálatas 5: 22,23).

PARA REFLEXIONAR:

¿Explotas con cólera y mal humor por pequeñas cosas?

¿Te es difícil sonreír siempre?

¿Ofendes y te desahogas con niños o ancianos, y en general con personas débiles?

PARA RECORDAR:

"Sed de espíritu sobrio y velad, vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" (I Pedro 5:8). "El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua del mal y sus labios no hablen engaño. Apártese del mal y haga el bien; busque la paz y sígala" (1 Pedro 3:10,11)

ESCRIBE UNA ENSEÑANZA PARA APLICACIÓN EN TU VIDA:

Si tienes odio reprimido, envidia, celos, orgullo, entonces tienes el alimento para la ira. Destruye estos enemigos de tu mundo interior, por medio del perdón en oración.


Volver a la guía de restauración

Principal | Biblia | Música | Mp3 | Links | reflexiones | Estudios | asociados | pasos| Gifs | Fondos | Chat | Consejeria | Sermones
Ponte en contacto con nosotros Copyright ©2002 - 2012 ungidos.com (Todos los derechos reservados) Política de privacidad