BUSCAR:
 Pagina principal | Nuevo testamento | Directorio de música | Mp3 | Links cristianos | Reflexiones | Estudios Bíblicos | Asociados
 Fondos de escritorio | Software | Gifs cristianos | Pasos de vida | Chat cristiano | Consejeria | Sermones en Mp3 |  

(Perdonando a través de la vida)

"Examíname, oh Dios y pruébame, escudriña mi mente y mi corazón" (Salmo 26:2)

Invocaré al Señor, en oración y por medio del perdón, seré salvo de los enemigos de mi mundo interior. Hoy estoy preparado para perdonar a los que me hicieron daño en mi pasado. No juzgaré más sus corazones porque hoy descanso, descanso en la justicia de Dios. Quiero dejar la oscuridad del ayer y vivir en la luz del nuevo día que el Señor me ofrece. Hoy seré como la oveja en los brazos de Dios. Él ungirá mi cabeza con el aceite del perdón y seré sano.

Entiendo que si no perdono seguiré siendo esclavo de sentimientos de ira y odio que afectarán mi vida y la de las personas que me rodean. Guíame Señor por tu camino y a través de mi pasado y seré libre. Permite que en esta oración recorra mi ayer en tus brazos como una oveja cansada que es cargada por el pastor. Sé que tu luz sanará toda herida del ayer porque tu restauras mi alma, mas necesito que me guíes con tu Santo Espíritu.

Examina mis recuerdos dolorosos que están reprimidos en el fondo de mi corazón y que tú los conoces. Tú eres mi pastor en ti confío. Buscaré un lugar tranquilo, verdes pastos donde reposar mientras me sanas, donde nadie interrumpa tu presencia y la voz de tu Santo Espíritu. Haré solo esta oración o pediré a un siervo tuyo que me dirija así seré sano de las heridas del ayer.

Guíame en la oración del perdón y renuncia a viejos argumentos, para la sanidad de mis recuerdos dolorosos.

" Suba mi oración delante de ti como el incienso, el alzar de mis manos como la ofrenda de la tarde" (Salmo 141:2).

ORACIÓN :

Bendito seas Padre de amor perfecto, me postro y me humillo delante de tu presencia y estoy clamando en el nombre de Jesús. Porque tú Señor, estás en mi ayer, en mi hoy y en mi mañana, porque tú eres omnipresente.

Tú puedes sanar mi corazón herido, y escudriñar las mentiras ocultas en mi corazón y que impiden mi paz interior y me producen sentimientos adversos que afectan mi vida y la de los que me rodean.

Pero hoy clamo a ti para que me libertes por medio del perdón. Reconozco delante de ti que con mis fuerzas humanas, no me es posible perdonar porque hay odio, impotencia y frustración dentro de mi alma. Pero hoy decido ser libre y dejo en tus manos mis recuerdos dolorosos y a las personas que me hicieron daño.

Tú eres el único que puede juzgar los pensamientos más profundos del corazón. Sólo tú conoces mis propios pensamientos, así como los pensamientos de los que me fallaron. En tus manos dejo el que tú seas el que haga justicia y confrontes a cada corazón, por eso hoy suelto todo sentimiento de venganza.

Ahora Señor, yo te entrego mis cargas, yo confío en ti, Señor... Tú eres Dios de justicia; tú no eres como los mortales. Tú no eres como los que me fallaron. Tú eres un Dios de justicia pero también de perdón.

Tú me formaste con cuerpo, alma y espíritu, por eso se que puedes sanar mi alma donde moran mis sentimientos y emociones destructivas. Yo hoy decido perdonar, porque tú me has perdonado; porque tú me has enseñado que puedo ser libre por medio del perdón. Puedo ser libre del rencor, de la ira, del resentimiento. Sé que me hirieron, pero yo también herí, herí a otros corazones; no soy libre de pecado. Gracias Señor porque tú me has perdonado.

Tú me dices en tu palabra que es necesario perdonar hasta setenta veces siete y ahora entiendo que eso significa perdonar siempre para ser libre. Yo hoy quiero perdonar desde mi pasado, desde que estaba en el vientre de mi madre hasta la edad que tú me has permitido que tenga ahora, porque quiero librarme de los opresores y cadenas de mi mundo interior.

Quita Señor, todo temor, toda angustia, todo dolor dentro de mí. Sé que tú eres mi pastor y que tú estás tomando ahora mi mano. Yo soy tu oveja; nada ni nadie podrá arrebatarme de tu mano; no temeré.

Guíame y dame el valor de perdonar de corazón, aunque sienta dolor, porque este dolor será pasajero, pero si no perdono será permanente en mi vida. Sé que el perdón es una decisión que yo tomo con valentía para ser libre.

Gracias Señor por tu amor que rompe el odio en mi corazón. Gracias porque has quitado la viga de mis ojos para ver con misericordia la paja del ojo ajeno. Sé que otros me hicieron daño porque estaban heridos dentro de su corazón. Pero hoy yo quiero perdonarlos. Porque tú me has perdonado. Señor, me has dicho en tu palabra: "Si perdonas a los hombres sus ofensas, os perdonaré, pero si no perdonas, vuestro Padre no os perdonará"... Y yo Señor, no quiero ningún obstáculo en medio nuestro; lo único que me separa de ti son mis propios pecados. Por eso yo ahora te pido perdón por todo lo malo que he hecho y que tu conoces, pero que no he querido reconocer por temor o vergüenza, delante de tu presencia.

Ahora, delante de ti traigo mis pecados: Tómalos Señor, ten misericordia de mí... Reconozco ahora mis pecados delante de tu presencia, mi Dios. Yo te pido hoy, que me perdones porque Señor, te he culpado de mis tristezas y carencias. Te he culpado a ti. Por eso hoy te pido perdón, porque me he enojado y me he alejado de tu Espíritu por lo que no me has dado o por lo que me has quitado.

Perdóname Dios, porque no había entendido que tú eres mi Padre soberano y yo con mi pequeñez no puedo entenderte. Tú nunca me mentiste; sabías que iba a sufrir y por eso me dijiste: En el mundo tendréis aflicción, pero no temas, yo he vencido al mundo (Juan 16: 33).

Perdón Señor, porque cuando tuve aflicción pensé que me habías abandonado y era cuando más cerca estabas de mí.

Gracias porque ahora me perdonas y ya no hay obstáculo para tu bendición y la sanidad y libertad de mi alma: Tú me has perdonado.

Yo ahora entonces, perdono a los que me hicieron daño y suelto las cadenas de odio, rencor y resentimiento y que me hacen esclavo de mí mismo.

Yo perdono a los que me engendraron y lo hicieron en forma violenta o sin desearme.

Perdono a mis padres, los perdono en el nombre de Jesús y te doy gracias Señor, porque ahora sé que no nací por casualidad ni en forma accidental. Sino que tú quisiste que yo viniera a este mundo. Sé que siempre me amaste eternamente. Yo ahora perdono a mis padres.

Yo perdono a mi padre terrenal que estuvo ausente en mi infancia. A mi padre que me maltrató, me hirió o me hizo daño. Lo perdono porque solo tú conoces su amor herido. Tantas heridas le llenaron de odio su corazón y por eso no supo amarme. Ahora yo perdono a mi padre terrenal y soy libre de sus malos recuerdos.

El me produjo desconfianza, desconfianza que a veces me impide confiar en ti, Padre del cielo. Pero ahora entiendo que tú eres un Padre perfecto y puedo confiar en ti libremente.

Yo te doy gracias porque ahora me liberas de los malos recuerdos de mi pasado y me aferro a ti Señor, porque tú eres mi Padre de amor perfecto.

Yo, perdono ahora a mi madre, por haberme rechazado, por haber intentado librarse de mí cuando yo estaba en su vientre. Yo te perdono madre y suelto el dolor que me ha causado y todo juicio destructivo que he levantado contra ti. Sé que solo Dios conoce los motivos que te indujeron a intentar quitarme la vida.

Yo te doy gracias Señor, porque ya estaba escrito que yo vendría a este mundo y te doy gracias por haber protegido mi vida. Te perdono madre, te perdono padre, porque pecaron contra mi vida.

Les perdono porque también yo he sido pecador y Jesús me ha perdonado... Gracias Señor, porque ahora siento tu presencia. Tu estás ahora tomándome de la mano. Tu me abrazas y me consuelas. Oigo tu voz que me dice:

"No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios.. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia" (Isaías 41:10).

Señor, yo ahora perdono a los que me criaron en mi infancia. A mis familiares y otras personas, que me criaron cuando era niño y no podía valerme por mismo. Yo perdono su falta de amor, sus ausencias, su incomprensión; su falta de abrazo cuando lo necesitaba. Perdono sus castigos severos y violentos. Perdono Señor, su agresión física y gritos que me aterrorizaron; yo ahora los perdono porque sé que ellos no conocían tu sabiduría ni el verdadero amor, el amor que viene de Dios.

Perdono a los que me hablaron de un Dios de amor, pero que con sus actos solo me hablaban de violencia. Yo los perdono porque no conocían tu verdadero amor, estaban heridos sus corazones, y yo ahora Señor, los estoy perdonando.

Perdono a los que traes ahora a mi corazón y a mis recuerdos... Siento tu abrazo y siento tu consuelo. Veo tus ojos de amor que me dicen: con mi amor yo te he perdonado. Y ese amor me da la capacidad de perdonar a los que me hicieron daño.

Yo perdono a los amigos de mi infancia. A aquellos que amaba y me traicionaron, se burlaron de mí y se aprovecharon de mi inocencia. Los perdono porque tú Señor también me has perdonado. Toda burla sobre mi físico, mi forma de ser, ahora la dejo ir y no me causará más complejos. Soy libre, ya no tendré sentimientos de insignificancia, porque sé que soy perfecto ante tus ojos. Por eso yo hoy perdono a mis amigos porque tu Señor me perdonaste también.

Perdono a todos los hombres y mujeres que me educaron mientras acudía al Kinder, a la escuela y al colegio o a estudios superiores. Los perdono porque no supieron comprenderme y algunas veces se burlaron de mí o cometieron injusticia y me dificultaron mis estudios; me hicieron creer que era incapaz e insignificante o no me dieron el valor que merecía.

Sé que tu Señor, me has dado dones y talentos y puedo prosperar con ellos. Yo también perdono a los que me impidieron estudiar porque me hacían trabajar o me explotaban. Suelto la frustración y miro hacia delante, a nuevas oportunidades; y miro a mi Dios que me instruye.

Tú, Dios, no me desamparas y me abres puertas para prosperar. Tú me has dado dones y talentos para servirte. Tú me haces, Señor, recorrer mi infancia y juventud y ahora traes por medio de tu Espíritu a la persona que más temor y dolor ha producido en mi corazón... Señor quiero ser libre. Por eso decido perdonarlo y soltar la atadura de sus malos recuerdos. Mira, Dios, todo el dolor y odio que llevo dentro de mí, pero permite que fluya el verdadero perdón, porque yo solo no puedo hacerlo. Ahora ya no temo. Yo reposo, sé que ya no puede hacerme daño. No temeré ni odiaré más porque tú, Señor me has hecho libre. La inseguridad y traumas que me causaron, no me dominarán más; tú me irás restaurando y fortaleciendo en el tiempo que necesite para ser sanado. Sé que ahora es Jesús, su palabra y amor quién domina mi corazón.

A ti entrego Señor todo juicio que he levantado. Solo tu Jesús, sabes lo que hubo en el corazón de esas personas que me hicieron daño. Así como solo tú conoces los motivos profundos por los que yo también hice daño a otros.

Pero tú eres un Dios perdonador, por eso yo ahora puedo perdonar también. Ahora yo libero mi dolor ante tu presencia y sé que tú me comprendes y consuelas... Miraré a los niños con alegría porque tú has sanado al niño herido que mora dentro de mí. Trataré de entender y guiar al joven porque tú has sanado al joven lleno de sueños que mora en mí. Yo Señor, dejo ir los sentimientos de culpa. Esos sentimientos que me han esclavizado y me autocastigan.

Yo ahora soy libre. Soy libre del temor a un Dios creado en mi imaginación; un Dios castigador por mis pecados porque fue el Dios que yo imaginé en mi infancia y cuando aún no conocía tu palabra y tu amor perfecto. Sé que tú eres un Dios de perdón y de misericordia y yo te doy gracias porque ahora sé que eres mi Dios verdadero y das paz a mi corazón.

Yo ahora me perdono a mí mismo por los errores que cometí cuando era niño, porque no sabía lo que hacía o estaba herido.

Me perdono a mí mismo porque tú ya me has perdonado. Caí en pecado cuando era adolescente y en mi juventud. Pero también hubo quién pecara contra mi vida y abusaron de mi cuerpo y se burlaron de mis sentimientos. Pero ahora sé que tú me has limpiado y perdonado. Por eso yo me perdono a mí mismo. Perdono a quiénes amé con corazón de adolescente y de joven y me entregué en forma incondicional. Estaba aprendiendo a conocer el amor de pareja y quise amar y ser amado experimentando el amor en forma equivocada.

No puse límites en mi comportamiento y me hicieron y me hice daño a mí mismo. Pero yo ahora perdono a mi pareja a quién no supo amarme y me perdono a mí mismo. Perdono ahora a quién traes a mi corazón y lo pones en mis recuerdos delante de tu presencia...

Ahora Señor, siento que no puedo amar con libertad. No puedo abrazar, tengo temor, temo ser herido. Por eso yo ahora delante de tu presencia de paz y seguridad perdono a ese amor que no me supo amar y respetar porque yo no me di a respetar. Me perdono a mí mismo por haberme equivocado en el amor. Me perdono a mí mismo porque tú me has perdonado y me pides perdonar a mi prójimo.

Yo perdono ahora a mi compañero, pareja. Lo perdono por no haber sido auténtico en el noviazgo, por haberme engañado, traicionado, por no darme lo que me había prometido. Por tanto dolor que ha traído a mi vida y a mis hijos. Dejo atrás el dolor, el odio, el rencor y los sentimientos de celos y venganza porque me hacen esclavo y prisionero, y yo hoy quiero ser libre en tu perfecta paz.

No permitiré tampoco que me agredan, porque soy digno y limpio, soy tu hijo. No permitiré más la agresión. Perdono a mi pareja. Lo perdono por su falta de responsabilidad para con nuestros hijos. Perdono su abandono, sus defectos, pero no permitiré más que peque contra mi vida. Lo perdono porque no me ha amado como yo lo he amado. Perdono toda su falta de amor y comunicación.

Me perdono a mí mismo por mi falta de control, de comprensión, por mis amenazas y agresión. Por el daño que causé a mis hijos y me arrepiento y quiero cambiar. Empezar en un nuevo comienzo pero de tu mano Señor. Me perdono a mí mismo porque tú me estás perdonando y me estás transformando.

Yo ahora perdono a mis jefes y compañeros de trabajo por su falta de honestidad con mi vida, porque me han traicionado.

Sé que tú Señor, un día harás justicia. Por eso yo hoy los perdono y no permitiré que el odio y frustración me hagan fracasar en el trabajo que tú me has dado o me vas a dar. Ahora soy libre del temor al fracaso.

Yo perdono, porque el perdón me libera de los sentimientos de culpa, de la ira, el rencor, la frustración, el temor y todo lo que me hace sentir insignificante. Porque con el perdón puedo caminar sin la carga del ayer, siempre adelante para que sea restaurada mi vida. Gracias Señor, sé que tú seguirás trabajando con tu Santo Espíritu en mi mente y corazón y sanarás mis recuerdos dolorosos. Cada día veré con más resplandor tu luz...

No volveré a mirar la oscuridad de mi ayer porque tú me has limpiado, y con tu amor y perdón me diste amor para mi prójimo y para mí mismo. Con ese amor me diste la capacidad de entender al pecador y poder perdonarlo.

No temeré a mi mañana porque tú estás en mi mañana y tú eres Dios victorioso me estás dando una vida restaurada y sé que comenzaste tu buena obra en mí, y la irás perfeccionando (Filipenses 1:6).

Sé que merezco tus bendiciones porque me has hecho tu hijo y más blanco que la nieve (Salmo 51:7).

Gracias por la sanidad de mi corazón y porque has rotas mis ataduras en un mundo de tinieblas, ahora estoy en tu luz ... y tú eres la luz del mundo(Juan 8:12). Sé que esta oración tiene poder porque es con tu Santo Espíritu, con tu palabra, y en tu nombre, en el nombre de Jesús, amén.


Volver a la guía de restauración

Principal | Biblia | Música | Mp3 | Links | reflexiones | Estudios | asociados | pasos| Gifs | Fondos | Chat | Consejeria | Sermones
Ponte en contacto con nosotros Copyright ©2002 - 2012 ungidos.com (Todos los derechos reservados) Política de privacidad