(Introducción)

La Biblia expresa: "Toda cabeza está enferma, y todo corazón desfallecido. De la planta del pie a la cabeza no hay en él nada sano, sino golpes, verdugones y heridas recientes; no han sido curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite! ( Isaías 1:5,6).

La causa es el pecado y sus consecuencias en la vida de la persona que lo hace esclavo de pensamientos, sentimientos y acciones destructivas que le impiden gozar de paz interior. Al hablar de pecado no solo se considera el propio sino el pecado del prójimo desde que nacemos; el pecado propio hacia Dios y el pecado hacia nosotros mismos. Los líderes de la iglesia y de los ministerios cristianos independientes de restauración deben estar preparados entonces, para curar, vendar y suavizar, los golpes, verdugones y heridas recientes de las personas que están buscando en el Señor su restauración. Deberán contar con el aceite especial para ello y saberlo aplicar en un proceso gradual e integral que considera como parte de un todo al alma de hombre que esta formada por la cabeza (mente) y corazón(emociones, sentimientos, metas, sueños) y que funcionan integralmente con el cuerpo y el espíritu. Porque si un àrea esta afectada negativamente, afectará negativamente las otras áreas y viceversa. Se debe tener claro que la restauración debe ser integral; no deben ver cada área del hombre en forma independiente. La restauración además debe ser gradual porque es un proceso de liberación y sanidad interior de cada persona de acuerdo a sus vivencias y consecuencias del pecado. Este proceso se expresa en el siguiente versículo:

"Más la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va aumentando hasta que es pleno día " (Proverbios 4:18 ).

Como la cabeza esta enferma (mente) y el corazón desfallecido(emociones, sentimientos etc) el líder de restauración no solo debe considerar los aspectos espirituales, sino que también debe considerar los aspectos psicológicos de la persona que a su vez tienen implicaciones en la salud física. En aras de dar restauración en una forma inmediata se han cometido muchos errores en este ministerio lo que a llevado muchas veces a los líderes a achacar todo comportamiento o síntoma maligno como una manifestación de opresión demoníaca, por lo que la ministraciòn, consejería y todo intento de restauración no dan los resultados esperados y hacen que la persona se sienta abandonada o inmerecedora de la bendición de Dios por lo que empeora su condición. Los líderes no preparados para este ministerio han ignorado que las manifestaciones de enfermedad, emociones destructivas, depresión y otras manifestaciones adversas pueden tener otras causas como: físicas, psicológicas. Por lo tanto, no deben existir más artimañas del error en el proceso de restauración cristiana, sino que debe verse como un proceso integral que lleva tiempo, conocimiento de las necesidades emocionales básicas del ser humano como aceptación, propósito para la vida, sentido de pertencia, aprobación , aceptación y sobre todo amor en forma incondicional. El líder de restauración debe entonces, estar preparado en este conocimiento básico y así podrá expresar la palabra de Dios adecuada para vencer los argumentos adversos y ser instrumento idóneo para la obra de Jesucristo como libertador del cautivo y sanador de las heridas emocionales (Isaías 61:1-3).

Podrá también expresar la verdad que hace libre(Juan 8:36) y ser instrumento de la obra del Espíritu Santo en su ministerio de revelación de la verdad y consolación. En este proceso de restauración es fundamental la oración positiva y la disposición y perseverancia de la persona para trabajar en su restauración.

"Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí Para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas del error; sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir Cristo" (Efesios 4:13-15).

Crecer en todos los aspectos es crecer en la vida espiritual, es crecer para dejar atrás los traumas del pecado y avanzar a nivel emocional; es crecer en salud física cuando se es liberado de la opresión de sentimientos y emociones negativas que producen enfermedades; es crecer bajo la guianza adecuada de líderes preparados en el Ministerio de restauración cristiana.

Durante las charlas se recomienda la siguiente estructura:
.Oración de apertura
.Tiempo para comentarios de las tareas y experiencias de la charla anterior.
.Desarrollo del tema por parte del líder.
.Explicación y asignación de tareas para desarrollar en casa.
.Oración de peticiones y entrega de cargas a Dios.

Las meditaciones son originales de la autora de esta guía La Biblia utilizada para este trabajo es la "Biblia de las Américas.

 

 

 

Volver a la guía de restauración