Resistencia y mecanismos de defensa para evadir el dolor

II PARTE: CHARLAS CONSECUTIVAS DE RESTAURACIÓN.

TEMA 2: El PECADO, CONSECUENCIAS Y FORMAS DE EVASION Y CONTROL.

“Más engañoso que todo es el corazón y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?” (Jeremías 17:9).

En el versículo anterior, el corazón representa la mente subconsciente de la persona y la forma que utiliza para reprimir el dolor. Conocer los pensamientos ocultos es obra del Espíritu Santo durante la restauración. El puede comprender y revelar todo conflicto interno.

Los mecanismos de defensa es la forma que utiliza la persona para dar su propia explicación sobre un hecho doloroso y que le permite aminorizar el dolor y la intensidad. El problema consiste en que estas explicaciones se llegan a convertir en argumentos que dirigen la mente y las emociones. Muchos de estos argumentos nacen desde la infancia, así que estos mecanismos son difíciles de detectar y aún la misma persona desconoce. Estos son los pensamientos que utiliza el adversario para controlar al hombre y esclavizarlo.

La Biblia los denomina: muros, fortalezas, cadenas, y todo obstáculo que se levanta contra la verdad de Dios; argumentos creados en la mentira para no afrontar la culpa, las imágenes de temor y todo lo que causa dolor, vergüenza o requiere lucha. La mayoría de las personas prefieren vivir con estos mecanismos de defensa dado que enfrentarlos y destruirlos requiere lucha, cambio y perseverancia; sin embargo desconocen que el precio a pagar es muy alto porque no pueden crecer espiritualmente ni sentirse libres internamente. Los mecanismo de defensa son entonces mentiras que se oponen a la verdad de Dios. Por eso la verdad de Dios, que es su palabra, tiene poder libertador. Como está escrito: ” Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” ( Jn.8.32 ).

Los mecanismos de defensa más comunes son los siguientes:

NEGACIÓN: La persona evade los hechos reales para no enfrentarse al dolor, la culpa y la vergüenza. Porque siente que es mejor pensar que no ha sucedido nada, que todo está bien. Para vencer este mecanismo se debe reconocer que la negación no cambia las cosas, solo trata de ocultar el sol con un dedo y encadena con sentimiento de culpa.

RACIONALIZACIÓN: Esta es otra forma de autoengaño donde impera el yo, el egocentrismo. La persona da una explicación según su conveniencia a un hecho o lo construye a través de su infancia y percepción del mundo, cuando era niño, cuando no estaba en capacidad de entender los sucesos, por lo tanto puede crear argumentos lejanos a la realidad pero que le evitan enfrentar el dolor emocional. Llega a utilizar esta explicación tantas veces que convierte esta mentira en una verdad de su vida, no importa lo descabellado e ilógico que parezca.

PROYECCIÓN: Este es un reflejo de los propios sentimientos que se proyectan en otras situaciones o personas. La persona refleja en otros lo que realmente siente pero que no quiere admitir; juzga severamente, critica, condena. Un ejemplo de esto es asumir que los pensamientos de los demás son negativos con respecto a sí mismo porque en el fondo es lo que siente por si mismo. Lo que le estorba lo ve en los otros porque no puede admitir que está dentro de sí mismo. Así puede reflejarse el odio, aunque niegue que lo siente porque al creerse bueno no puede concebir que dentro de si mismo moren estos sentimientos.

COMPENSACIÓN: Consiste en irse al extremo opuesto de lo que se siente como forma de autoengaño. Expresa que se es muy bello, si en el fondo se cree lo contrario; imagina ser poseedor de un futuro de fama y riqueza, porque se tiene una baja autoestima.

Esta forma de autoengaño puede estallar en una reacción explosiva de violencia o crisis por la tensión interna de sostener un pensamiento o emoción que no se ha liberado por temor a enfrentar una realidad dolorosa. Estos sentimientos son poderosos en personas con baja autoestima.

CULPAR A OTRO: Se le atribuye la responsabilidad a otro para no admitir la responsabilidad, como el caso de Adán y Eva cuando pecaron (Génesis 3:8-12). Son personas que en su vivir diario buscan siempre culpar a otros de sus fallas, y por lo general a las personas que afectan a sus familiares más cercanos o a los más débiles. El no asumir la propia culpa es una forma de defenderse del temor al castigo y condenación por parte de Dios, del prójimo y de sí mismos.

Con este mecanismo de defensa el arrepentimiento y deseo de cambio se hace difícil.

CREAR FANTASÍAS Y VIVIRLAS: Con este mecanismo la persona vive en un mundo imaginario que le sirve para evadir la realidad dolorosa que no concuerda con sus deseos y metas y se aferra entonces a una vida imaginaria con respecto a su pasado, presente o futuro.

Todos estos mecanismos ciegan a la persona y obstaculizan la restauración. Cuando la persona llega a conocer los mecanismos de defensa propios deja de ser esclavo a su propia mentira y asume la verdad de Dios.

Todo lo anterior aleja a la persona de los planes de Dios para su vida e impiden que se tomen las decisiones que le permitan hacer su voluntad.

En ese mundo de mentira (tinieblas) se establece la obra de Satanás.

Si estás dispuesto, Dios hará que caigan los mecanismos de defensa (muros, fortalezas) y

realizará su ministerio, como está escrito:

“Yo iré delante de ti y allanaré los lugares escabrosos; romperé las puertas de bronce y haré pedazos sus barras de hierro” (Isaías 45:2).

” El derribará las fortalezas inexpugnables de tus murallas, las humillará y las echará por tierra, hasta el polvo” (Isaías 25:12).

 

One thought on “Resistencia y mecanismos de defensa para evadir el dolor”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *